Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 D 7 LOS DOMINGOS DE Romano. S I a. C. Descubierto en 1967. 600 ánforas de vino Madrague de Giens (Isla de Porqueroles, Francia) Mercante griego. S VI a. C. Descubierto en 1985. Cerámica y ánforas Nave de La Pointe Lequin S XIII. Excavado entre 1988- 90. Transportaba frutos secos desde África a un puerto del Golfo de León. Cerámicas Culip VI Barco bizantino del S VII y romano del S IV. Excavados en décadas 1960- 70. Cerámica Yassi- Ada Bizantino. S XI. Excavado 1977- 79. Cerámica y cristalería Serce Limani Pecio de Kelidonia Fenicio. S XIII a. C. Descubierto en 1960. Lingotes de cobre S VII a. C. Excavados 1988- 98. Lingotes de plomo de las minas de Mazarrón Barcos Fenicios de Mazarrón Barco de Kyrenia Nave etrusca de Giglio Griego. S IV a. C. Descubierto en 1960. Ánforas para vino Fenicio. S XIV a. C. Cerámica y 10.000 kg de lingotes de cobre S VII a. C. Lingotes de cobre, plomo y cerámica Ulu- Burum (Porstmouth, Inglaterra) Nao inglesa. 1545. Descubierta en 1971. 20.000 objetos de la época Tudor (Cayo Hueso, Costa de Florida) Galeón español. 1622. Descubierto en 1985. Cargamento de oro y plata Mary Rose Barcos vikingos de Roskilde (Fiordo de Roskilde, Dinamarca) S X- XI. Hundidos a propósito para obstruir una zona navegable Ntra. Señora de Atocha (Costa de Estocolmo) Barco de guerra sueco. 1628. Sacado a flote en 1961. Fue reconstruido y puede visitarse en Estocolmo Wasa Ntra. Señora de Guadalupe y Conde de Tolosa (Bahía de Samaná, costa este de la Rep. Dominicana) Galeones españoles. 1724. Excavados en 1994- 95. Cargamento de mercurio (Costa norte de la Rep. Dominicana) Galeón español. 1641. Expoliado a lo largo de la historia. 25 toneladas de oro y plata, joyas, piedras preciosas, porcelana china tártida un mes antes de su descubrimiento oficial- -y fortuito- -por parte del británico William Smith en 1819 al arribar a las islas Shetland del Sur. Una vez localizados los restos lo normal es que no se rescaten, ya que es una operación muy costosa continúa León. Un convenio de la Unesco declara a este patrimonio intransferible es decir, ni se compra ni se vende, y hay que fomentar la colaboración entre países e instituciones para su conocimiento Claro que hay quien no ha ratificado la norma, como la República Dominicana, por ejemplo. Elías Stadiatis subió a la superficie con la cara pálida y el gesto tembloroso. Con la ayuda de sus compañeros se quitó la vieja escafandra de cobre. El pescador de esponjas trataba de describir lo que había visto bajo el agua, a más de cincuenta metros de profundidad, pero las palabras no le salían de la boca. Por fin consiguió calmarse. Se sentó en la borda del pequeño pesquero capitaneado por el griego Dimitris Kondos y dijo: Fantasmas en las profundidades Mujeres, un montón de mujeres desnudas... muertas, podridas, sifilíticas... cadáveres verdes Kondos se puso la escafandra de Elías y bajó los cincuenta metros para descifrar el enigma y quitarle el miedo a los demás buceadores. A los cinco minutos subió a la superficie con un brazo de bronce atado al cinturón de plomos. Elías había descubierto los restos de un barco romano cargado con estatuas de bronce. Era un día de otoño del año 1900 El experto en arqueología subacuática J. P. Joncheray relata así uno de los hallazgos más interesantes de una ciencia que, por entonces, daba sus primeros pasos hacia la modernidad. La invención de la escafandra en el siglo XIX constituye un precedente esencial para su desarrollo. Los pescadores de esponjas del Egeo la incorporaron a su equipo y, de forma casual, hallaron los primeros restos, entre ellos los famosos campos de ánforas (cargamentos de grandes recipientes de almacenaje en embarcaciones cuya estructura quedaba oculta en el fondo marino) Buceando en el pasado Para sumergirse en busca de tesoros es preciso zambullirse primero en legajos: autos judiciales, registros de cargamentos, salidas de los puertos, mapas de época... Un pescador de esponjas del Egeo describió una escena aterradora: Mujeres desnudas, muertas... cadáveres verdes Se descubrió que eran estatuas romanas de bronce Carlos León publicará en febrero el libro Buceando en el pasado. Los grandes naufragios de la Historia (Espasa Calpe) un recorrido por los yacimientos arqueológicos submarinos más importantes del Mediterráneo y el Caribe y, a la vez, una historia de la evolución de la arqueología submarina como disciplina científica. En este volumen, escrito con un ánimo claramente divulgativo, se describen desde las naves de la Edad del Bronce halladas en las costas de Turquía hasta los galeones españoles de la Flota de Azogues de 1724 hundidos en el Caribe dominicano, pasando por la nave romana de la Madrague de Giens, el buque griego Kyrenia, los barcos vikingos de Roskilde, el Barco de Enrique VIII, el Wasa o el galeón Nuestra Señora de Atocha, rescatado por el conocido buscador de tesoros Mel Fisher. El arqueólogo español participó en la excavación de los restos de los galeones Nuestra Señora de Guadalupe y Conde de Tolosa pertenecientes a la citada flota española de azogues. Desaparecieron en 1724 tras naufragar en la bahía de Samaná, en la República Dominicana. Habían sido expoliados, pero aún quedaban restos muy interesantes para recuperar e investigar señala. Después de dos años en el mar (1994 y 1995) se organizó una gran exposición, Huracán 1724 financiada por la Fundación La Caixa y su Museo de Ciencia de Barcelona, que se completó con otros restos arqueológicos de barcos hundidos en aquellas aguas y con espectaculares escenografías y maquetas. La muestra sirvió posteriormente para impulsar Cosmo Caixa, el museo inaugurado en Alcobendas (Madrid) por el Rey Juan Carlos. ABC Carlos Aguilera Ntra. Señora de la Pura y Limpia Concepción