Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 1 09 ACTUALIDAD Pilotos Verdugos y víctimas ción cristiana que la gente les odie. El hecho de que en algunas compañías tengamos nóminas ciertamente estupendas parece que automáticamente nos deja sin el derecho a decir que tenemos un límite de horas de trabajo y que tenemos responsabilidades en seguridad. Parece que la gente se olvida que nosotros también vamos dentro de los aviones y que cualquier cosa que pase nos afecta y que como ellos queremos llegar en hora porque, además de volar, tenemos una vida. Yo hablo mucho con el pasaje, siempre que puedo estoy en la puerta del avión recibiéndolo y sé que si a la gente le explicas el problema que hay, se hace cargo Pero Gustavo Barba, piloto desde 1996 y miembro del comité de expertos de la Dirección General de Aviación Civil, sabe de pasajeros que al grito de ¡cabrones! no han podido sacudir al comandante del vuelo porque se ha refugiado en la cabina. ¿Cómo es posible que octavillas en los mostradores de Iberia- -la compañia lo niega- poniendo verdes a los pilotos, inciten a los pasajeros a una rebelión y socaven la autoridad del comandante, que la tiene por ley? Inaudito. Cómo te puedes fiar de una empresa que en vez de cancelar un vuelo para no pagar indemnizaciones establece demoras indefinidas de dos días? Alba Rodríguez, tras más de 60.000 euros, es piloto. Paga el crédito trabajando en oficinas (Viene de la página anterior) no dejo volar a mi hija. Luego está el dinero en infraestructuras, kilómetros de mármol en esas nuevas catedrales góticas de nuestro tiempo en que se han convertido los aeropuertos y después te tienes que pelear para que te recauchuten una rueda. Un último ejemplo: en cien años de la aviación todos los aviones han sido sustituidos por uno mejor, excepto el Concorde, primera aeronave que dejó de volar 25 años después porque era muy cara y no fue sustituida por ningún avión supersónico. Es la aviación en que vivimos. El Concorde es el símbolo Gustavo Barba, satisfecho de servir a la sociedad El ogro, la bestia negra de las empresas y los viajeros no anda lejos. Resulta que es un tipo afable, que habla mucho- -él mismo lo dice- Comandante de Spanair, compañía en la que lleva 21 años, fue antes militar con empleo de comandante tras pilotar F- 5 y Mirage- S 1, y desde hace poco más de un año es presidente del Sindicato Español de Líneas Aéreas (SEPLA) ¿Se siente poderoso sabiendo que los viajeros estamos en sus manos? No, me siento útil. Soy consciente de mi responsabilidad y no vamos a tolerar injusticias. La capacidad de diálogo siempre estará dispuesta, pero tampoco se trata de que nosotros tengamos que abandonar nuestras reivindicaciones naturales O sea que en Iberia están en huelga. No. No sé cuanto se ha perdido con el cerrojazo del aeropuerto de Madrid, pero hubiera merecido la pena el despilfarro de tener quitanieves por si ocurría. Se formó un gran colapso y colea. Y no tenemos la culpa de que haya compañías que quemaran las tripulaciones de imaginaria y ahora no tengan personal. Ese no es problema de los pilotos, es de organización. Que Iberia trate de echar por tierra la labor de los profesionales que trabajan para ella, con los que no firma un convenio desde hace diez años, le costará un peaje. ¿Qué confianza da a los que han de ponerse en sus manos? Le expongo el catálogo de insultos que he oído de pasajeros torturados por el abandono y la desinformación y me dice que lleva con resigna- Han logrado que la sociedad nos demonice- -lamenta el comandante- -y lo que no sabe la gente es que la industria nos somete a jornadas mensuales de hasta 240 horas de trabajo con programaciones de trabajo para los próximos 30 días que conocemos con plazos de menos de 5. La vida del piloto es una vida de incertidumbres permanentes: laboral, porque las compañías existen hoy y mañana desaparecen; profesional, porque renovamos las licencias cada año y si la pierdes, pierdes el trabajo, y una incertidumbre personal por el desarraigo y los horarios. Si cobramos dinero es porque nos obligan a trabajar muchas horas extras, aunque Spanair ha aceptado reducir horas a cambio de recorte de sueldo. Y y volamos hasta los 65 años: si no hay acuerdo con la empresa, al cien por cien, y con horarios infernales Se sentirán poderosos sabiendo que tienen en su mano la posibilidad de provocar el caos, sugiero a Barba. Eso no es real. Una cosa es el poder, y poderoso es el presidente del Gobierno o el de Iberia, que puede poner en la calle a quien quiera, y otra cosa es tener autoridad: la del piloto que le otorgan las leyes abordo de un avión y para protección de los pasajeros. Esa fuerza para crear el caos sólo la he visto cuando se declara una huelga legal que ampara el derecho de no ir a trabajar y, al empresario, de no pagar, exactamente el mismo que en cualquier otro colectivo ¿Me quiere hacer creer que las víctimas son ustedes? No, nosotros sólo somos ciudadanos normales El coste de las horas extras