Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4- 5 D 7 LOS DOMINGOS DE Víctimas israelíes Bajo el fuego de Hamás POR L. L. CARO. ASHKELON (ISRAEL) La población israelí que habita junto a Gaza vive aterrorizada por los cohetes lanzados desde la Franja. En los últimos ocho años han caído entre 8.500 y 10.000 proyectiles que causaron 18 muertos F ue hace un par de meses, yo estaba en la cocina lavando los platos y la explosión fue ahí en una escuela, a 200 metros. Lo único que le dije que a mi mujer fue que esperaba que no fuera un kassam... pero lo era, y ese kassam significó un cambio total en la actitud de la gente, entendimos que aquello ya estaba llegando a nuestras casas Leon Lipsikiss, vecino de Ashkelón, ciudad industrial a 12,5 kilómetros de la frontera norte de Gaza, recuerda así la primera vez que sintió el impacto de un cohete palestino cerca de su vivienda. Desde entonces, cuando suena la sirena de alerta que advierte de un lanzamiento, tienen 35 segundos para esconderse. Si están en la calle, cumplimos las órdenes de defensa civil: nos adosamos a las paredes, o paramos el coche y salimos fuera hasta que oímos la explosión Si están en su domicilio, vuelan a refugiarse a las habitaciones más interiores, junto a los muros más fuertes y protectores. De noche o de día, cuatro, cinco, o como ahora, hasta diez veces cada jornada. Para su tranquilidad, sus hijos y nietos viven fuera de la órbita de los ataques, en Tel Aviv y Bin Yamina. El primer kassam, que se recuerde, cayó en octubre de 2001 a un kilómetro y medio de Gaza. Hoy estos proyectiles caseros, que los palestinos manufacturan en garajes con TNT, glucosa y fertilizantes agrarios llegados del propio Israel, alcanzan más de 20 kilómetros. A éstos habría que sumar los cohetes katyusha en su versión Grad, traídos de contrabando a través de Egipto, que llegan a Beer Sheba, a más de 40 kilómetros. Ninguno tiene sistema de guía. En ocho años, la cifra de cohetes disparados desde Gaza a suelo judío oscila entre 8.500 y 10.000. En total, han causado 18 muertos en Israel, los tres últimos en el marco de la operación Plomo sólido que en 14 días ha acabado con la vida de 779 palestinos, cifra oficial de la ONU a fecha de ayer. 247 son niños. La víctima número 16 de los cohetes de Hamás y la Yihad Islámica asesinaba por primera vez a una persona en Ashkelon, Hani al Mahdi, de 27 años, en plena calle. Lo que más asusta es el lanzamiento indiscriminado- -dice Leon- Y si bien la cifra de víctimas de este conflicto es muy elevada en ambos lados, el Ejército de Israel no busca el sufrimiento de civiles... Pero ellos tiran misiles de forma indiscriminada, no apuntan, disparan, y cuantas más víctimas, más se alegran Y aunque Leon cree que no hay un solo israelí que esté feliz de que la otra parte sufra reconoce que la guerra emprendida por su país ha generado euforia en esta zona... una especie de liberación Esta lucha va a seguir hasta una solución definitiva: que Hamás no pueda seguir con su actitud bélica A la izquierda, un proyectil AP- ABC lanzado por Hamás en la Franja de Gaza el pasado día 7 de enero. Arriba, el israelí Leon Lipsikiss, vecino de Ashkelón