Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24- 25 D 7 LOS DOMINGOS DE DE MI BITÁCORA Los otros Guantánamo de Cuba POR EDUARDO SAN MARTÍN bama, campeón de la defensa de los derechos de los detenidos en ese bochornoso enclave de Estados Unidos en suelo cubano que se llama Guantánamo. ¿Campeón también de los derechos de los habitantes del resto de la isla, recluidos tras una alambrada invisible pero no menos opresiva y sometidos a la tortura permanente de la falta de libertad? Ya que hay que cerrar campos de detención en nombre de la decencia y del derecho, la nueva administración debería proclamar de forma simultánea, también en nombre de la decencia y del derecho, su compromiso con la clausura de ese enorme campo de concentración que es el régimen de los hermanos Castro. Doscientos cincuenta presos en la base de Guantánamo en condiciones deleznables, sin derecho a una defensa justa, sin una acusación formal de la que defenderse, merecen la atención prioritaria del gobierno del país en cuyo nombre se ha cometido semejante atentado contra los procedimientos jurídicos civilizados. Fueron deteni- O dos como sospechosos de terrorismo, pero merecen un juicio justo. Algunos de ellos se convirtieron en víctimas de macabras equivocaciones. En el resto de Cuba, no. Allí nadie está en la cárcel por error. Son centenares los presos de conciencia cuyo única ofensa criminal es disentir de la dictadura y haberlo proclamado en público. Pero pueden contarlo. Muchos otros, que sí fueron juzgados por algún delito serio, real o ficticio, hace tiempo que crían malvas. Y después están los miles y miles de cubanos a los que no se acusa de nada pero que no pueden abandonar la prisión virtual en la que viven desde que nacieron. Todos ellos merecerían también la atención preferente del país que, durante medio siglo, ha proporcionado a los padrinos Castro una coartada permanente para perpetrar sus felonías. Estados Unidos es responsable directo de la vergüenza en que se ha convertido Guantánamo durante los últimos seis o siete años. Pero carga también con una responsabilidad, siquiera indirecta, en la perpetuación de una dictadura cruel e inhumana a sólo unas cuan- tas millas de sus costas. Han pasado cincuenta años y el destino de millones de cubanos habría sido probablemente muy distinto si las sucesivas administraciones norteamericanas, de todos los colores, no se hubieran empecinado obsesivamente en acosar a un régimen a quien el espantajo del gigante vecino le vino de perlas para hipnotizar a un pueblo demasiado celoso de su independencia y algo menos de sus libertades. Con solo diecinueve días de diferencia, los Castro celebrarán medio siglo de despotismo y Barack Obama tomará posesión como presidente de Estados Unidos. Un plazo de tiempo suficiente para que el nuevo presidente norteamericano emita alguna señal hacia los detenidos del lado de acá de la valla de Guantánamo. en Irak con el general David Petraeus y las Brigadas del Amanecer milicias suníes, que, con el apoyo y la financiación de las fuerzas norteamericanas, han limpiado de insurgentes las provincias más conflictivas de Irak. Ahora se quiere repetir la experiencia en Afganistán, según The New York Times. El riesgo: una nueva milicia armada en un país en el que campan a sus anchas demasiados ejércitos privados. Mendigos en Islandia slandia era ese pequeño paraíso donde unos trescientos mil privilegiados compartían una vida regalada al amparo, entre otros paraguas, de unos servicios financieros tan extraordinariamente competitivos que habían hecho presa incluso en algunas de las instituciones británicas más reputadas. Hasta la crisis, claro. La isla se encuentra ahora al borde de la bancarrota y sus bancos sufren el asedio de los pleitos interpuestos desde el Reino Unido. Pero el día a día de los islandeses ofrece ejemplos más expresivos de hasta dónde ha llegado la marea de la crisis: unos 2.500 ciudadanos han recurrido a los paquetes de socorro de las asociaciones de beneficiencia para pasar estas fiestas, un 30 por ciento más que el año pasado. Quién lo hubiera dicho hace apenas unos meses. www. abc. es blogs san- martin I El ejemplo de Irak ace un mes comentábamos que a la música de la guerra global contra el terror se le estaba poniendo otra letra, más sutil que la entonada durante todos estos años por la administración Bush. Llegados al convecimiento de que no todas las guerras contra el islamismo radical pueden ser ganadas sólo con la potencia militar, a ambos lados del Atlántico se avanzaban otras alternativas, la de hacer amigos entre los menos malos por ejemplo. Y se citaba el éxito relativo de la estrategia seguida H