Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22- 23 D 7 LOS DOMINGOS DE LO PENSARÉ MAÑANA El 2008 a toro pasado POR E. RODRÍQUEZ MARCHANTE l optimismo. La crisis. El pesimismo. Obama. La Bolsa. El terrorismo. La inflacción. El calentamiento global. El frío otoño. Sarkozy. Los Bancos. Los Coen. El agua. El petróleo. Los vascos y las vascas. Cristiano Ronaldo. La Eurocopa. Paco el Pocero. Rafa Nadal. Los Gasol. El 2 de Mayo. La cúpula de Barceló. El zapato contra Bush. Adiós a Paul Newman. Acebes. Zaplana. El batacazo mundial. Michael Phelps. Esperanza Aguirre. Bombay. Leo Messi. Woody Allen Barcelona. El auge de los toros y de los toreros. La Voraz Sociedad Ge- E neral de Autores. La guerra del fútbol. La paz zapateril. Las ministras. Los cuñaos. Las cúpulas de ETA. Gomorra. La financiación a la Cataluña del Estatut. Las cosas de Rajoy. Fernando Alonso. La Expo de Zaragoza. Ingrid Betancourt. Roberto Saviano. Pep Guardiola. La memorieta histórica. Franco ha muerto. Baltasar Garzón. Ruiz Zafón. La violencia de género. La violencia. El Bulli. El temporal. La sequía. Trasvase sí, trasvase no. El AVE. La Sagrada Familia. Los antisistema. Ingmar Bergman. Raúl. La Selección de fútbol. El deshielo. La pornografía infantil. Cayetano. Cayetana. El Caballero Oscuro. Javier Bar- dem y el Oscar. Las cápsulas de café. El rollo zen. Las cacas de los perros. Los bonos basura. Google. Andrés Iniesta. Scarlett Johansson. La Cope. La Champions. El Opus. Camino. Las embajadas de Carod Rovira. Los jueces. La tolerancia cero. Los sindicatos. La luz, el gas, las opas y los campeones nacionales. Los vuelos de la CIA. Los españoles del Liverpool. Mira quién baila. Carla Bruni. Soraya Sáenz de Santamaría y Cospedal. Spanair. La venta de coches. Las teleseries de la policía científica, de hospitales. Los Juegos de los chinos. Desaparecidos. Las explosiones de gas. La imposición del catalán en las escuelas. Los antitaurinos. La televisión digital terrestre. Alberto Contador. El reciclaje de basuras. Las bolsas de plástico. You Tube. La velocidad de los automóviles. Los crucifijos en los colegios. El sector inmobiliario. Carlos Sastre. La Copa Da- pliación de la ley del aborto. La guerra de medios de comunicación. La Sexta, la Cinco, la Cuatro, la Tres, la Dos, la Una... Los tipos de interés. Wall- e. Alfredo Landa y Garci. Bernardo Schuster. La bandera española. La subida de los precios. Charlton Heston. Bobby Fischer. Arthur C. Clark. El libro de la Reina. La aldea global. Los gays. Lo gay. El cine oriental. Marichalar. Los calcetines de rayas. Los túneles de los trenes. El misterio iPhone. La Lotería. El PIB. Los blogs. El IRPF. Los belenes laicos. Los viajes por la cara de los políticos. El derroche. Lo público. El público. La caída de la publicidad. La regulación de empleo. El turismo. El paro. El inmigrante... Y vuelta a empezar... El terrorismo. La Bolsa. Obama. El pesimismo. La crisis. El optimismo... El año de la marmota. vis. Las hipotecas. Severiano Ballesteros. Las grandes estafas. La am- TIRA Y AFLOJA Por César Oroz NO SIEMPRE ES DOMINGO Con la música a otra parte POR XAVIER PERICAY odos tenemos nuestros pequeños momentos de felicidad. En lo que a mí respecta, uno de estos momentos coincide con el acto de desayunar en un hotel. Por supuesto, la existencia del momento dependerá del desayuno, que es como decir que dependerá del hotel. Pero, en fin, supongamos que uno y otro están a la altura. Y supongamos también que el establecimiento dispone de unos cuantos periódicos del día. Pues bien, así las cosas, mi felicidad será completa. A menos que en la sala haya T música. Cualquier música. Da igual que sea clásica, moderna, jazz, punk, latina, country, flamenco o hip hop. Es música, y con eso basta. No vayan ahora a creer que, entre mis fobias, está el arte de las musas. En absoluto. Sólo que me gusta elegir- -el qué y, sobre todo, el cuándo- Del mismo modo que no soportaría tener que oír, mientras desayuno, la lectura de un poema o de un trozo de novela simplemente porque alguien se empeña en ello, no veo por qué tengo que aguantar esa música ambiente. Y más cuando hasta hace bien poco no era así. Al menos en los hoteles. Estaba el bar, es cierto, pero la cosa no pasaba de allí. Ahora la invasión es un hecho- -restaurante, pasillos, lavabos, ascensores- y ya únicamente se salva del asedio la habitación. Hasta nuevo aviso. En realidad, es como si, dando entidad a la vieja metáfora del hilo musical, la sociedad hubiera tirado del hilo hasta la náusea. A estas alturas, dudo que quede todavía algún espacio público libre de música. Entren en cualquier tienda de ropa y encontrarán el chimpum chimpum de rigor. Si residen en una ciudad provista de metro, acérquense a él. Una vez superados los músicos ambulantes que llenan los pasillos y se ganan la vida como pueden, llegarán a un andén donde muy probablemente les aguarde también la música- -eso sí, enlatada- Aterricen en un vestíbulo de aeropuerto, dense una vuelta por una gran superficie co- mercial, acudan a la consulta del médico; tres cuartos de lo mismo. Miren cómo estará el asunto que hasta en La Moncloa- -el espacio público por excelencia, pues allí reside el presidente del Gobierno- -van a instalar, si no lo han hecho ya, unos retretes tuneados. Luego que nadie se extrañe de que la SGAE, aun en tiempos de crisis, siga reclutando espías para aumentar sus ganancias. Ignoro a qué debemos esa pandemia. Pero intuyo que algo tendrá que ver con la creencia de que la música, aparte de amansar las fieras, acompaña y hace la vida más llevadera. Una creencia que no anda muy lejos, por cierto, de la que empujaba a Balbina en Un día volveré la gran novela de Marsé, a plantarse ante su cuñado Jan Julivert, que estaba leyendo, y a darle conversación. No fuera cosa que el pobre se aburriera.