Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26- 27 D 7 LOS DOMINGOS DE Entrada al casco viejo de la ciudad, donde se despliegan las casas burguesas de la urbe junto a la legendaria Grúa de Gdansk los barcos cercanos podían sincronizar sus cronómetros, condición fundamental para determinar la posición del navío en mar abierto. En el siglo XIX había unas 200 esferas esparcidas por el mundo; todo puerto que se preciara contaba con ese genuino medidor. Greenwich erigió su Esfera del Tiempo en 1833 y en la ciudad portuaria polaca de Gdansk se colocó en 1876 la primera Esfera del Báltico, que aguantó hasta su destrucción por una tormenta en 1929. Para entonces ya nadie se quiso molestar en repararla, ya que Marconi y su radio le habían quitado razón de ser. Pero, aunque quedase sin su Esfera, el faro de Gdansk siguió siendo un fiel testigo del correr de los tiempos. Presenció la defensa de Westerplatte, iluminó a los barcos inmersos en la niebla del Báltico y, según cuenta la leyenda, cobijó a las almas que tras perder la vida en el mar se reunían cada 31 de noviembre al amparo de su luz. Si los faros marinos entrañan romanticismo y leyenda, los coronados por la Esfera del Tiempo multiplicaban su aureola de misterio. El faro de Gdansk es uno de los más bellos del Báltico. Con una altura de 27 metros y una estructura gemela al faro de Cleveland, Ohio, renació de sus ruinas cuando un soñador un buen día le sacó del olvido. El soñador se llama Stefan Jacek Michalak, estudiante de elecra del San Lorenzo está salpicada de faros de gran belleza. En 2003 Sgtefan compró al Estado Polaco el faro de Gdansk al que devolvió su histórico esplendor tras años de restauración. En 2004 abrió sus puertas al público para compartir con éste el museo instalado en su interior, dedicado a los faros. Y en 2008 recompuso la Esfera del Tiempo que hoy corona orgullosa la cima del faro. Como en los viejos tiempos, a las 11,55 se alza la esfera hasta lo alto, contemplada por admiradores y curiosos que esperan ver caer la bola dando el punto de las 12. La Esfera está hueca para evitar las batidas del viento, tiene un metro y medio de diámetro y pesa 70 kilos, según nos cuenta Stefan, sin perder nunca su entusiasmo y amenizando la narración con leyendas y anécdotas. Su rayo de luz, cadencioso e inmutable, ha alumbrado hechos dramáticos y luctuosos, en los que hubiera preferido estar ciego, y también acontecimientos grandiosos por los que la ciudad libre de Gdansk ha encontrado su lugar en la historia. Su situación estratégica en la desembocadura del Vístula le convirtió en la puerta marítima de Polonia. Cobró un triste protagonismo aquel 1 de septiembre en el que comenzó la Segunda Guerra Mundial y fue el escenario donde se gestó y maduró el movimiento Solidaridad. SUECIA Mar Báltico LETONIA LITUANIA RUSIA Gdansk ALEMANIA Szczecin Río Wisla Bialystok Varsovia UCRANIA Poznan P O L O N I A Lublin Wroclaw Radom Cracovia ESLOVAQUIA Pistas Dónde dormir y comer. Dom Muzyka Lakowa Telf: 0048 58 326 06 00. Junto a la Academia de Música que mantiene el sabor y la gastronomía de antaño. Ámbar: Bernstein Galerie Dlugi Targ 1 Piwna 47 Telf. 0048 509 607 905 Esfera del Tiempo: Stefan Jacek Michalak. E- mail: sm latarnia. gda. pl www. latarnia. gda. pl Información: www. visitapolonia. org Guía turístico: Miguel Angel Fragas E- mail: mfragas gmail. com La Esfera del Tiempo, en la cima del faro de Gdansk trónica en la Politécnica de Gdansk, en 1966 viajó a Alemania, donde trabajó en grandes compañías de telecomunicaciones y en barcos de la marina comercial alemana. En 1969 se trasladó a Canadá donde estableció su domicilio en Quebec, donde la desembocadu-