Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
21 12 08 FIRMAS El Gnomo Deng ace treinta años que el partido comunista chino decidió que el maoísmo era una fiebre puerperal. Hibridó el capitalismo pero no constituyó un Estado de Derecho. Trescientos intelectuales han firmado ahora la Carta 08 en defensa de los derechos humanos. Algunos firmantes ya han sido detenidos, mientras la Carta 08 recibe adhesiones por internet. Es estrambótica y de carácter esquizofrénico la contradicción constante de la institucionalidad china, en busca de la globalidad e intensamente nacionalista, socialmente plural y con partido único, libérrima en el consumo y perseguidora de la disidencia. Hu Jintao habla de reformas pero niega la democratización. Firmar la Carta 08- -homenaje a la Carta 77 de la entonces disidencia checoeslovaca- -puede significar varios años de cárcel por incitación a la subversión del poder del Estado H La época del Gran Gasto requiere un ministro a tono con este New Deal zapaterista. Tendría plazas y calles a su nombre IGNACIO GIL LA SEMANA EN UN BLOC Todo Fomento n puñado de políticos socialistas se ponen cada mañana ante el espejo y se ven de lo más apropiado para ser el nuevo ministro del Gran Gasto, del New Deal zapaterista. Esas verificaciones especulares de autoestima dan mucho combustible para trazar nuevas líneas férreas, restaurar centros urbanos, inaugurar embalses y nuevas redes de telecomunicaciones. Eso va a ser más que la vicepresidencia. Estallarán las costuras anacrónicas del Pacto de Estabilidad y entraremos en época de déficits estratosféricos, digna de un Nodo en versión laicista, sin palio pero con pedestal. Al futuro ministro del Gran Gasto no le cabe duda que tendrá plazoletas y rotondas a su nombre, alguna estación de AVE y un helipuerto. Le va a pergeñar la biografía su propio exjefe de prensa- -ahora dircom- como en las mejores familias. U lición con un SDP que pierde votos por la izquierda, estaba más por la ortodoxia del euro- -es decir, el marco- -y por el rol totémico que le corresponde a Trichet en la tribu europea. Algo genético- -Weimar, por ejemplo- -indispone a los estadistas alemanes con la inflación y el déficit público. No hubo obstáculos para el emparejamiento Adenauer- de Gaulle, GiscardSchmidt, Kohl- Mitterrand pero la pareja Sarkozy- Merkel tiene muy mala química. Ya de entrada, Sarkozy toquetea mucho, hasta el punto de que en sus primeros encuentros con Angela Merkel parecía como si la canciller pudiera quedar preñada por estricta osmosis. Zapatero vuela apatero fue a Washington y se asomó al escaparate de ese gran delicatessen que aúna geoestrategia, la gran política, la macroeconomía y lo que vio le gustó tanto que ya sobrevuela olímpicamente este valle de lágrimas cuando alza el vuelo de águila desde el banco azul. Luego, al regresar del reciente Consejo Europeo, la consolidación del carácter superaba la noción de optimismo. Salvados por los pelos los presupuestos más irrealistas en décadas, dijo que en marzo el empleo va a incrementarse de forma muy estimable En su concepción vital, lo trágico de la condición humana y del ser histórico no ocupa lugar alguno. Flota, surfea, vuela. Z VALENTÍ PUIG Ejes en quiebra N o hay que situarse entre bastidores para contemplar la pugna que ha provocado Sarkozy y que Angela Merkel, tan pudorosa, con tan elevado sentido del ridículo, nunca hubiese deseado. Es cuestión del liderazgo europeo y a la vez de rasgos estilísticos genéricos. A punto de concluir su presidencia europea semestral, Sarkozy ha mostrado ampliamente sus simpatías con las soluciones intervencionistas que el primer ministro británico, Gordon Brown, tuvo la oportunidad de exhibir en su peor momento en las encuestas. Merkel, algo maniatada por su coa- tisbos indiscretos de una cena navideña de empresa. Al final se subastan bragas y calzoncillos. Son braguitas multicolores, con faralaes y algún eslogan, y los calzoncillos- -generalmente de media pierna- -son a rayas o con trama de elefantes. Todos fuman como chimeneas y juegan al acoso sexual con risas de alto voltaje. Una jefa con cara de malas pulgas, la boina coqueta más que torcida, ensimismada en la ristra de drymartinis que liquidó en el aperitivo, apaga un purito panatella en una copa de helado. Desventurados los tímidos y apocados porque no se comerán un rosco o bien habrán tomado tanta propulsión etílica que romperán el techo. A todo volumen, la música parece estar bajo el soi disant control de un maestro de ceremonias de otra galaxia. Como cada año, habrá alguien que vomite en el taxi. A Bragas con eslogan Último hurra C oncebir la celebración de estas Navidades como el último hurra en mucho tiempo no es congratularse en lo sombrío. Liquídense unas botellas de la viuda Clicot, marisco y foie turrones selectos. En enero vendrá la recesión cruda, sumándose a la cuesta ya tradicional. Es una despedida de año ya con la nostalgia incorporada como una pulsera de alejamiento judicial. Están los departamentos de recursos humanos manejando listas, nombres, porcentajes, balances. Algún día volverá la certidumbre pero por ahora va a quedar el eco desvaído de ese último hurra, desarticulado, inconexo, bastante desafinado. 2008 será el año del que nos despedimos peligrosamente. vpuig abc. es