Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 D 7 LOS DOMINGOS DE Los Viña suplicaron al Principado de Asturias que asumiera la tutela de su hija de 13 años, impotentes para controlarla. En 2007, ANAR (Fundación de Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo) registró un aumento de hasta el 9,5 de llamadas de socorro de padres desbordados años, si no han repetido- Existe una situación generalizada- -dictamina el documento- -de falta de atención, desinterés, esfuerzo nulo, ausencia de claridad respecto a sus objetivos, tanto en sus estudios como en la vida. La cultura del esfuerzo, la autodisciplina, el sacrificio y el trabajo bien hecho no significan nada para ellos. Buscan la gratificación inmediata y los logros fáciles. Su filosofía es lo quiero y lo quiero ya Y esta concepción de la vida la plasman en su forma de actuar, tanto en su entorno social como en el centro escolar Y no sólo: otra investigación, dirigida por el profesor Fernando Gil Villa, del Departamento de Sociología de la Universidad de Salamanca, que lleva por título un ilustrativo Juventud a la deriva añade que el 23 de los jóvenes españoles entre 14 y 18 años admite haber cometido actos vandálicos, un 38 participado en peleas, un 30 conducido sin carné, el 60 bebido alcohol habitualmente en fine de semana; el 28 consumido marihuana o hachís y el 4,4 cocaína. En diez años- -concluye el estudio- -se ha duplicado el número de chicos que exhiben conductas infractoras Y en cuatro años, según el Programa Daphne, se han multiplicado por siete en España las denuncias de agresiones de hijos a padres. Tal cariz ha adquirido este último dislate que la Comunidad de Madrid ha creado un centro exclusivamente para menores con medidas judiciales por maltrato familiar ascendente, siendo el único Gobierno regional que ha tomado cartas en el asunto. Carmen Balfagón, directora de la Agencia para la Reeducacion y Reinserción del Menor Infractor, explica que estos niños no son hijos de la marginalidad sino de familias de clase media- alta; niños de la llave, que cuando llegan a casa están solos, que hacen lo que les da la gana porque no hay nadie que les ponga límites, que ven películas o juegan con vídeos violentos sin que nadie les diga que esas conductas no deben ser y que cuando tienen 15 ó 16 años alguien les dice un día tú hoy no vas a esa fiesta reaccionan con violencia física. Ya es fuerte- -enfatiza la abogada- -que un padre tenga que ir a la Comisaría a denunciar a su hijo. Por eso el programa de intervención para estos casos pivota además de sobre el niño, sobre la familia, que ha perdido el control Durante este año han pasado por el centro El Laurel y a instancias judiciales, 138 chavales, cuyo retrato robot se corresponde con el de varón entre 15 y 16 años- -las chicas son menos, pero más violentas- cuyos padres no podían soportar que les pegaran más. Los casi 2.000 chicos que cumplen medidas judiciales en el medio abierto y estos 138 maltratadores ya han tenido un toque de atención, pero saldrán sin antecedentes penales, que es la virtualidad que tiene la Ley del Menor, y serán los adultos de mañana. Pueden llegar a presidentes del Tribunal Supremo, porque no tendrán antecedentes que indiquen que no son aptos para ocupar ciertos cargos. ¿Qué sucederá cuando esos niños con esa falta total de valores tengan que aplicar la ley? Por eso es tan importante que los poderes públicos hagan la reflexión y nos asombra la irresponsabilidad del Gobierno Por otra parte, tan optimista con su Informe Juventud en España 2008, que presentó la ministra Aído, y según el cual los españoles entre 15 y 29 años son más participativos, sinceros, con más trabajo, más estable y satisfactorio, y que han adelantado la edad de las grandes decisiones; eso sí, en un 36 partidarios de la pena capital. La sentencia contra la madre que le dio una bofetada a su hijo- -añade Balfagón- -es el síntoma de que nos estamos volviendo locos. Yo pregunto al juez y al fiscal: quién se va a responsabilizar del daño a ese menor tras año y medio de alejamiento de su madre. Los padres desbordados son multitud. Lo que hace falta es mucho esfuerzo, como el de la Comunidad de Madrid, que con este centro especial ha reducido la reincidencia del 47 al 1 Ésa debe ser la apuesta: invertir en que un menor no vuelva a delinquir Y si los padres empeñados en no frustrar y lavar su culpa de ausencia son puestos contra las cuerdas, REUTERS Antecedentes sin consecuencias La agresión de niños a padres es tan grave que en Madrid hay un centro exclusivo para menores con medidas judiciales por esta razón. Este año han pasado por El Laurel 137 chicos La palabra del profesor, despojado de autoridad, está por debajo de la del alumno. La dirección del centro y la autoridad educativa, que no quieren líos, miran para otro lado la figura del profesor ya besa la lona. La última perversión ha sido aconsejada por la Fiscalía General del Estado para quien delito de atentado contra la autoridad es sólo la agresión grave contra un maestro público (funcionario) pero no de la educación privada o concertada. De esos atentados contra maestros da cuenta Inmaculada Suárez Valdés, Defensora del Profesor. Estas agresiones- -dice- -constituyen el 8 de las denuncias recibidas que van desde golpearle, empujarle en aulas o pasillos, propinarle patadas, escupirle, arrojarle piedras en la calle hasta agarrarlo por el cuello, intimidarlo fuera del centro escolar rodeándolo con un grupo de amigos, lanzarle todo tipo de objetos (tizas, papeles, mesas... en clase, perseguirlo... Si los medios de comunicación difundieran imágenes con las agresiones que he citado se crearía una gran alarma social: la indefensión de una persona que debiendo tener el rango de autoridad pública se encuentra sometida a este tipo de vejaciones y la degradación que supone para una sociedad este tipo de hechos tan perjudiciales para la convivencia. Yo soy psicóloga pero también profesora y le aseguro que los padres no ponen límites, pero tampoco permiten que los ponga la escuela. Se ha despojado al profesor de toda autoridad y se le ha puesto en el mismo plano que el alumno. Hasta tal punto llega esta situación que, cuando surge un conflicto entre profesor y alumno, al que se cree es al alumno, la palabra del (Pasa a la página siguiente)