Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
21 12 08 ACTUALIDAD tomados en cuenta. Esto no quiere decir que pasemos de todo, sino que no estamos de acuerdo con el sistema político La muerte de Grigopoulos es un suceso que se repite con demasiada frecuencia en otras partes del mundo. Pase donde pase saldremos a la calle para que los afectados sepan que no están solos, aunque nos cueste acabar en comisaría con algún miembro roto a manos de la Policía La edad acaba por domeñar la ira. Más que hacerte conservador, descubres nuevas vías de lucha. No es todo salir a la calle a romper las cristaleras de los bancos concluye María. La gente publica en revistas y escribe libros, colabora en obras de teatro, se cartea con presos o habla con sus vecinos en la cola del mercado En un artículo titulado Nihilismo y revolución publicado en alasbarricadas. org un autor anónimo alerta sobre la negación sistemática de todo, sin que de ella surjan nuevas alternativas reales y efectivas Observamos con asco el nihilismo que impera entre nuestras filas. La pasiva negación de lo que nos han enseñado a odiar Las consignas llenan el vacío de cerebros que han sido instruidos para odiar y reprobar todo lo que viene de los malos: los ricos, los poderosos, los políticos, los empresarios, los científicos, los periodistas, los profesores Si hacemos críticas, planteemos soluciones prácticas y reales al mismo tiempo El artículo ha suscitado debate. Muy bueno el texto. Esa es la moral k necesitamos, no rebeldes sin causa. Primero pienso, luego resisto comenta un lector. Otro, en cambio, da una visión distinta: Jodo petaca, lo que hace la maría, ya me diréis qué maría fumáis, porque es de la buena, vamos... Salud kamaradas Nihilismo y revolución Un estudiante se encara con un policía en la plaza Syntagma de Atenas durante una protesta organizada esta semana AFP Antisistema Apóstoles de la negación (Viene de la página anterior) el dinero reina por encima de todo. A los que estamos en contra de esos mediocres valores se nos persigue porque somos una amenaza; se nos tacha de radicales y violentos, pero los que nos cuelgan estos adjetivos son los mismos que torturan bajo el amparo de la ley, gobierne quien gobierne En su opinión, gran parte de la juventud es conformista. Las desigualdades sociales no se encuentran entre sus preocupaciones; los jóvenes están insensibilizados con tanta basura mediática, no han abierto los ojos porque una vez que los abres no puedes volver a cerrarlos Y dispara contra los políticos: No son personas honradas. A lo largo de la historia de este país todos los partidos que han gobernado han estado envueltos en fraudes y mentiras, por no mencionar a los retrógrados del franquismo que aún perduran en diferentes organismos del Estado. No queremos que estas personas decidan nuestro futuro. Por desgracia, los que no votamos a los de siempre o, sencillamente, no votamos, no somos Manual del anarquista del siglo XXI n el maremágnum de artículos que circulan por la red que intentan definir el movimiento antisistema hay un interesante manual firmado por el astrofísico Santiago Alcobé, no exento de fina ironía. He aquí un resumen: Jamás reconozcas ser antisistema. Trabaja de lo que puedas (si lo necesitas, claro) hasta los antisistema necesitan financiación. Nunca hagas nada que esté de moda y, sobre todo, nunca hagas nada calificado de alternativo Nunca asistas a eventos culturales promovidos por las instituciones. Debes tener televisor en casa pero nunca veas la televisión ni alardees de ello. El teléfono móvil es exclusivamente una herramienta de trabajo. Utiliza sólo internet y el correo tradicional como medios de comunicación. Come lo que te dé la gana. El sistema es anglosajón, así que debes aborrecer cual- E quier cosa de origen o procesada por el mundo anglosajón, la música incluida (te pillé, nunca serás antisistema) No leas libros de moda, lee libros con años de solera; a ser posible que el autor esté muerto. Realiza tus desplazamientos en transporte público o a pie; puedes utilizar tu coche de forma excepcional (no olvides cogerlo el día sin coches pero nunca te desplaces con medios supuestamente alternativos como el patinete, la bicicleta o los patines. Nunca tomes parte en una carrera popular a menos que seas profesional. Todos los eventos multitudinarios (incluidas las manifestaciones antisistema) son para la masa. Si eres creyente, practica la religión que te enseñaron en tu infancia; ninguna religión te aportará nada que no sepas ya. Vota por el partido que menos te decepcione de acuerdo con su programa electo- ral escrito. Ten cero hijos o más de tres. Estudia materias de muy dudosa salida profesional. Viaja a países de los que te pregunten: ¿Y qué hay en ese sitio? Mantén una estética discreta; la corbata es más antisistema que el pelo rasta El ecologismo es un problema de ricos; los campesinos de la selva húmeda tropical no piensan en las generaciones futuras, les preocupa que sus hijos puedan comer hoy. Los indigentes y drogadictos son parte del sistema. Cualquier tribu con denominación propia es parte del sistema. Incluso los terroristas. El mayor daño que puedes causar al sistema es no consumir... Y concluye: Si a todo el mundo se le ocurriera actuar de acuerdo con lo apuntado, puede que hundiéramos el sistema. Entonces nos quedaríamos sin internet para expresarnos libremente.