Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18- 19 D 7 LOS DOMINGOS DE LO PENSARÉ MAÑANA Penélope Cruz POR E. RODRÍGUEZ MARCHANTE un Oscar, y con él en la mano su imagen quedará aún más próxima a la de Sofia Loren, actriz con la que comparte, o al menos quisiera compartir, unos ciertos aromas de mujer poderosa, trágica, arrasadora y a la vez llena de ternura, arquetipo de belleza y modelo de la mamma Ya podría hacer en cuanto se lo propusiera un anuncio de pasta. El Círculo de Críticos Cinematográficos de Nueva York le ha dado su premio como mejor actriz se- C Penélope Cruz le van a dar UALQUIER día de estos a cundaria del año por su desembarco en Vicky Cristina Barcelona y digo desembarco porque eso es exactamente lo que hace Penélope Cruz en la película de Woody Allen: llega en tromba y armada hasta los dientes y ocupa por completo el lugar, ante la perplejidad de Scarlett Johansson, que se creía que había ido a Barcelona a rodar una película y no a defender la plaza. En España, los círculos de críticos cinematográficos son más bien ovoides y no suelen tener opiniones tan unánimes sobre el trabajo de Penélope Cruz: el tono, el timbre y el volumen de su voz son atacados como si en vez de películas in- terpretara arias de Verdi. Aunque, parece evidente que lo importante es el Círculo de Nueva York y no el ovoide de por aquí. Cuando estos prestigiosos críticos premian a un actor o a una actriz, el Oscar empieza a mirarlo fijamente, lo cual debiera significar que Penélope Cruz volverá a estar este año entre las candidatas a ganarlo, como lo estuvo hace dos años por su papelón en Volver de Pedro Almodóvar. Es hablar por no callar, pero creo que en esta ocasión no se le escapará. Y además, ya en plan de guasa, se lo habrá de entregar Javier Bardem, su novio, o su ex o lo que sean, pues fue él quien ganó el pasado año el Oscar al mejor actor secundario con No es país para viejos de los Coen. Sería magnífico que esto ocurriera, y más aún si Bardem sube al escenario armado y peinado como Anton Chigurh, y lanza una moneda al aire... Casi arrancaron a la vez, en Ja- món, jamón y casi han llegado al tiempo a todo este rollo de los Oscar. Y entre estos dos casis, ambos dejan una estela de trabajos dignos de un círculo. En comedia, de Penélope Cruz destacaría la flamenquísima Macarena en La niña de tus ojos película de Fernando Trueba, y en drama, el desgraciado y fronterizo personaje de Italia que encarna en No te muevas dirigida por Sergio Castellito. Tras unos años de equilibrios en Hollywood, parece que Penélope Cruz acabará triunfando allí (con cine hecho aquí, por cierto) Su candidatura a los Globos de Oro- -junto a Bardem- -y su más que probable candidatura al Oscar la sitúan a un paso de la cima; bueno, a dos: uno por premio. Habrá de saber Penélope Cruz que si hasta ahora se le criticaba aquí con ferocidad, a partir de este momento, en la cima o casi, le untarán curare a la punta de las críticas. TIRA Y AFLOJA Por César Oroz NO SIEMPRE ES DOMINGO La hora catalana POR XAVIER PERICAY P arece que hay un hombre, en el mundo, llamado Josep Antoni Teixidó. En fin, hombres con este nombre habrá más de uno, seguro. Sólo que este ha sido noticia, noticia fresca y catalana. Les cuento. Josep Antoni Teixidó es el inventor de un reloj de pulsera que da la hora en catalán. Ah, un reloj parlante, dirán ustedes. No, no, nada de eso. Un reloj silente. Un aparato digital, como los que lleva tanta gente en la muñeca. Ah, es que Cataluña está fuera de huso, añadirán. Hombre, según como se mire, no hay duda que Cataluña está fuera de uso, pero en lo tocante al huso horario, y hasta nueva orden, los catalanes siguen compartiendo el del resto de los españoles, gallegos incluidos. Entonces, ¿qué demonios es eso de la hora catalana? Pues otro de los hechos diferenciales en que se asienta la nación cultural. Los catalanohablantes de pura cepa, en vez de decir las dos y cuarto o las seis menos cuarto dicen- -en catalán, claro- un cuarto de tres y tres cuartos de seis respectivamente. Pero, no contentos con esto, son ca- paces de referirse a la hora con un alambicado medio cuarto de nueve allí donde cualquier español emplearía las ocho y doce o las ocho y trece según lo que marcara la manecilla, o de usar la fórmula dos cuartos y medio de diez para indicar que son las diez menos veintidós o menos veintitrés Y todavía hay otras combinaciones posibles, como tres cuartos de quince por ejemplo, cuya descripción les ahorro para no abrumarles. No vayan a creer, de todos modos, que la otra forma de decir la hora, la coincidente con la castellana, no sea lícita. Lo es, qué duda cabe. Pero no es tan catalana como la de los cuartos- -y perdón por la anfibología- De ahí que Josep Antoni Teixidó haya fabricado lo que ha fabricado. Gracias al Horacat- -que así se llama, claro, el invento- los catalanes podrán a partir de ahora consultar la hora sin minusvalía ninguna. En un extremo de la pantalla del reloj les aparecerá la solución numérica habitual, la que poseen todos los relojes del mundo, y debajo, en letras de molde, la fórmula de marras. Aun así, el inventor no debería hacerse ilusiones. He leído que califica el sistema de propio e identitario de los Països Catalans Nada más falso. En las Islas Baleares y en la Comunidad Valenciana no han recurrido nunca a los cuartos. Ni van a recurrir, por lo que más vale que no pierda el tiempo y centre su campaña en la población catalana. Y, ya puestos, que empiece por José Montilla. Además de ser la primera autoridad del Principado, está en periodo de aprendizaje y es capaz de recomendar el invento a todos los ciudadanos. Aunque sólo sea para no sentirse tan solo al dar y pedir la hora.