Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20- 21 D 7 LOS DOMINGOS DE DESDE MI BITÁCORA Y lo peor está aún por llegar POR EDUARDO SAN MARTÍN o lo digo yo. Lo asegura el economista Nouriel Roubini, de la Universidad de Nueva York. Y algún crédito debe prestársele porque al profesor norteamericano de ascendencia iraní se le atribuye el mérito- -si es que el término no suena un tanto inapropiado dadas las circunstancias- -de haber sido uno de los raros analistas que se atrevió a pronosticar la profundidad y extensión de la crisis financiera internacional cuando, hace apenas unos meses, muchos pensaban que el maremoto provocado por las hipotecas basura había llegado al punto de reflujo. Roubini sostiene que en los próximos meses tendremos noticias macroeconómicas mucho peores de las que esperamos y que 2009 será un doloroso año de recesión global, deflación (crecimiento negativo de los precios) y bancarrotas. Muy lejos, por tanto, de los optimistas antropológicos del gobierno español, que vuelven a formular piadosos pronósticos sobre una improbable mejoría para el segundo semestre del año próximo. (Por N cierto, puede que el pesimismo no cree puestos de trabajo; lo que sí sabemos a ciencia cierta es que el optimismo, tampoco) El lenguaje del profesor neoyorquino es intrincado, pero por entre las brumas de las tecnhnicalities de rigor uno acierta a entender que la deflación es inevitable y que ese fenómeno conduce a una triple trampa: de liquidez (porque aunque los tipos bajen hasta cero, los costes de capital siguen siendo altos porque los precios se sitúan por debajo de esa cota) de deflación propiamente dicha (porque se pierden ingresos y empleos, lo que conduce a nuevos descensos en la demanda y los precios) y de deuda (porque el valor real de lo que se adeuda aumenta por encima de su valor nominal) Un círculo vicioso infernal, según Roubini. Por otra parte, la crisis crediticia (que ha provocado ya unas pérdidas de 2 billones de dólares, es decir, dos veces el PIB español) está convirtiendo a los bancos centrales, tradicionalmente prestamistas de última instancia, en un recurso de primera y casi de única mano. Y, además, en los colectores de las pérdidas registradas en la banca privada. Lo cual quiere decir que los déficits fiscales van a alcanzar proporciones estratosféricas en los próximos años cuando los estados vayan trasladando esas pérdidas a sus balances. El problema de muchos de estos pesimistas contumaces- -y Roubini se ha ganado a pulso esa reputación- -es que son tremendamente certeros en la descripción de los males que nos acechan pero terriblemente difusos en la prescripción de los remedios. Porque la Sibila de los campus neoyorquinos concluye su De profundis con esta recomendación: Sólo acciones políticas agresivas y bien coordinadas asegurarán que la economía global se recupere en 2010 y no se prolongue más el estancamiento y la deflación Vale Roubini, nos quedamos más tranquilos. de los espías israelíes detenidos en Estados Unidos) no parece muy polite hacerlo con el más fiel aliado de uno en la guerra contra el terror Además, dicen los cronistas, existe, un pacto tácito entre ambos países para no marujearse el uno al otro. Pero la sorpresa se convierte en espanto cuando lo que revelaba el tal Murfee es que las grabaciones atañían a la vida personal de Blair. ¿Qué husmeaban los sabuesos de Bush en la vida privada del premier británico? Esperemos que Murfee nos lo cuente en la próxima entrega del culebrón. Hamburguesas y museos ario Pesca asegura que solo quiere ayudar y servir a su país. ¿Que tiene de malo eso en Italia, una nación en la que deberían conmover afirmaciones semejantes? A lo que se va a dedicar el devoto Pesca es a gestionar, por encargo de Silvio Berlusconi, la red de museos y lugares arqueológicos, 3.600 emplazamientos en total, un encargo que, en principio, no parece justificar la marimorena que se ha montado en Italia. El recién nombrado admite que lo suyo no es el arte o la arqueología, pero sí el management sobre el terreno. ¿Dónde? Doce años al frente a la cadena italiana de McDonald s. Y claro, por ahí los mandarines del arte no pasan. www. abc. es blogs san- martin M Bush espiaba a Blair avid Murfee (no Murphy) Faulk es un periodista del Washington Post que ha realizado un descubrimiento sorprendente: asegura haber visto (con sus propios ojos, naturalmente) un archivo de la inteligencia americana con grabaciones del primer ministro británico Tony Blair. El hallazgo es tanto más embarazoso para Bush por cuanto, aunque cada cual espía lo que puede, países amigos incluídos (recuérdese el caso D