Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
7 12 08 ACTUALIDAD Wendi Deng La mariposa de acero de Rupert Murdoch Su historia sería la de Madama Butterfly, pero al revés. Ella es una mariposa que ha resultado fatal para ciertos hombres maduros atraídos por su grácil encanto. El libro El amo de las noticias revela nuevos detalles de cómo echó el lazo y puso a sus pies a Rupert Murdoch, el cazador cazado POR ANNA GRAU. NUEVA YORK D icen que uno nunca puede estar seguro al cien por ciento de por qué hace exactamente lo que hace. El magnate de prensa australiano nacionalizado norteamericano Rupert Murdoch peleó como un toro, como un Wendi, a la derecha, junto a Carla Bruni (izquierda) y la Reina Rania de Jordania. Ella sí sabe codearse tiburón y como un tigre por hacerse con la propiedad del diario The Wall Street Journal en el año 2007. Sin duda con esa pieza ponía un broche de oro espectacular a su impresionante imperio mediático, News Corporation Pero Murdoch pudo dar la batalla por el Journal pensando quizás también en su corazoncito... Lo que a alguno podría a pensar: ¿Y si se trataba de vengar una afrenta periodística a su tercera esposa, Wendi Deng? Wendi y Rupert se casaron en 1999. El novio tenía sesenta y ocho años y la novia treinta y dos y se habían conocido siendo ella su empleada, concretamente siendo alta ejecutiva de la división televisiva de News Corporation en Hong Kong. Si no bastara con todo ello para que las malas lenguas echaran humo, The Wall Street Journal publicó en 2000, sólo un año después de la boda, una semblanza de Madame Murdoch que ponía los pelos de punta. Parecía el libreto de Madama Butterfly... sólo que al revés. Una primera diferencia con la protagonista de la ópera de Puccini es que Wendi Deng no nació en Japón, sino en China. Su padre dirigía una planta de maquinaria industrial en Guangzhou, donde Wendi empezó a estudiar Medicina. Tenía dieciocho años cuando conoció al matrimonio estadounidense formado por Jake y Joyce Cherry, que empezaron dándole clases par- ticulares de inglés (Joyce) y acabaron convirtiéndose en su pasaporte a América (Jake) Joyce Cherry regresó a Estados Unidos antes que su marido, que, transcurrido un cierto tiempo, la llamó para sugerirle hacer la buena obra de sacar a la encantadora Wendi del hoyo de la China comunista. Los Cherry tramitaron un visado de estudiante para su protegida, a la que metieron a vivir en su casa de Los Angeles, compartiendo litera con su hija de cinco años. Esto ocurría en 1988. En 1990, Jake Cherry se divorciaba de su esposa para contraer matrimonio con Wendi. Él tenía entonces cincuenta y tres años y ella veintiuno. Estos son los hechos, que, por supuesto, se pueden interpretar de muchas maneras. En el año 2000 los Murdoch acusaron a The Wall Street Journal de interpretarlos con mala fe y sin sentido A su vez se abstuvieron de dar una versión alternativa. Por lo que la versión que ha quedado, y de la que- -siempre citando al Journal- -se hicieron eco otros medios, es esta: al poco tiempo de tener a Wendi en casa, Joyce Cherry se percató de que algo raro pasaba entre su protegida china y su marido, al que Wendi aconsejaba incluso cómo se tenía que vestir y qué tenía que comer. Encima, ambos empezaron a desaparecer misteriosamente hasta tarde por la noche. Cuando la esposa encontró unas fotos sexy de Wendi, tomadas por su marido en la habitación de un hotel de China, ya no lo pudo tener más claro. Y los echó a los dos de casa. Jake Cherry agachó la cabeza, pero no negó los hechos y se fue a vivir a un apartamento con su joven amante y en seguida esposa, que mientras tanto proseguía sus estudios y se licenciaba por la Universidad de Yale. Armada de su flamante titulación norteamericana y de la codiciada green card la