Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
7 12 08 EN PORTADA Soldados del Ejército indio toman posiciones tras el asalto terrorista al hotel Taj Majal de Bombay Azam El yihadista del siglo XXI POR MIKEL AYESTARÁN. BOMBAY hora quiero morir. ¡Por favor, matadme! Azam Amir Kasav no quería que los médicos del hospital Nair de Bombay le dejaran en manos de la Policía. Tras atenderle y curarle las heridas sufridas en su mano durante el tiroteo con las fuerzas de seguridad, el único terrorista capturado con vida tras la cadena de atentados cometidos en la capital financiera de India pasó a dependencias policiales y se convirtió en una pieza clave para la investigación. Azam es un joven de veintiún años natural de Faridkot, pequeña aldea del Punjab paquistaní a pocos kilómetros de la frontera con India. Habla inglés perfectamente y su rostro fue portada de los medios de medio mundo tras ser fotografiado con un AK- 57 en la mano sembrando el terror en la estación de tren de Chatrapati Shivaji. Con una camiseta con la firma de Versace, una mochila azul y unos pan- A talones safari, Azam y uno de sus compinches mataron a 26 personas e hirieron a 55 entre los andenes doce y quince de la antigua estación Victoria, cumpliendo de esa forma con el objetivo único de matar al mayor número de personas posible que traían. Su misión acabó dejando una mochila con dos bombas de cuatro kilos de explosivo RDX, que días más tarde encontraría la Policía gracias a las indicaciones del propio terrorista. Los yihadistas venían inspirados por el atentado contra las torres gemelas en Nueva York, buscaban su 11- S particular en suelo indio y por eso se centraron en el corazón económico del país, el distrito de Colaba. Tenían aun frescas en sus retinas las imágenes del hotel Marriott de Islamabad ardiendo el pasado 21 de septiembre tras la explosión de un camión bomba a sus puertas, que dejó al menos 60 muertos, pero ellos iban a ir aún más lejos y pretendían volar los dos lujosos hoteles desde sus cimientos para matar a más de cin- co mil personas según la supuesta declaración de Azam a los investigadores. Cumplida la misión en la estación de tren, Azam y su compañero pusieron rumbo a Girgaum Chowpatty en un Skoda robado, pero en el trayecto fueron interceptados por una patrulla de policía que consiguió abatir a uno de los terroristas y detener a Azam. Hasta aquí la versión más extendida de una película de los hechos más que confusos. No hay más que echar un vistazo a los medios paquistaníes o la comunidad bloguera para palpar la cantidad de cuestiones abiertas en torno a este joven de 21 años que en pocas horas se ha convertido en el nuevo modelo de yihadista del siglo XXI. Para empezar, nadie se pone de acuerdo sobre el nombre del terrorista al que se refieren como Ajmal Amir Kamal, Muhammad Ajmal, Muhammad Amin Kasab, Azam Amir Kasav o Azam Amir Kasab. Además, el servicio en urdu de BBC ha viajado hasta tres pueblos llamados Fari-