Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10- 11 D 7 LOS DOMINGOS DE Roldán explica que el Juzgado parte de una concepción excesivamente reducida del valor cultural que el crucifijo tiene en la Europa actual, donde los crucifijos situados fuera de los lugares de culto tienen un significado civil, histórico y cultural más allá de su simple valor religioso, de manera que queda configurado como algo más que un símbolo religioso El presidente del sindicato de profesores ANPE, Nicolás Fernández Guisado, afirma en esta misma línea que la presencia de crucifijos en los centros docentes, al igual que determinadas tradiciones y fiestas, forma parte de un acervo cultural y no sólo religioso. Por tanto, entronca con los orígenes y fundamentos de nuestro entorno cultural Fernández Guisado va aun más lejos al señalar que desde el respeto absoluto a la libertad religiosa, y teniendo en cuenta tanto la aconfesionalidad del Estado como el carácter mayoritario de la religión católica en España, el respeto a las distintas opciones no es incompatible con el uso de estos símbolos en lugares públicos De lo contrario, empezaremos por los crucifijos, seguiremos por las fiestas y acabaremos con las raíces En parecidos términos se pronuncia Rafael Polo, que escolariza a sus hijos en un colegio público de Aragón y pertenece a la Asociación de Padres del Centro. El crucifijo no me molesta- -asegura- es un símbolo cultural que tiene que ver con las raíces de nuestra cultura, de la cultura española y europea Además, dice Polo, es la imagen de mis creencias y el símbolo y no quiero que lo público sea ajeno a mis valores y a mis creencias porque lo imponga una minoría Recuerda este padre que el 80 de los padres piden religión católica para sus hijos en los colegios e invoca que, aunque el colegio sea aconfesional como lo es el Estado, esto no significa relegar la religión y ni mucho menos atacar a sus símbolos. No pude ser- -continúa- -que las minorías se imponen sobre las mayorías Los centros de mayor tradición tampoco han tenido conflictos con los símbolos religiosos. Ángel Ledesma, director del Instituto Virgen de La Paloma de Madrid, una institución muy significativa del sistema educativo español, con más de 2.000 alumnos, señala que, pese a que en su centro hay pocos crucifijos, los símbolos religiosos no molestan a nadie ni crean problemas Recuerda que el instituto cuenta con una iglesia en el centro del recinto, que fue restaurada con la decidida colaboración del viejo socialista Luis Gómez Llorente. Desde el ámbito personal, Ledesma resalta que no tiene ningún inconveniente en que en su despacho o en el que sea haya un crucifijo Símbolo cultural Los laicistas combaten la presencia del crucifijo en las aulas, pese a que España es aconfesional, no laica Pérez- Roldán sostiene que la presencia de los crucifijos no significa la obligatoriedad en las creencias cristianas, ni una tutela especial de los cristianos por parte de los poderes públicos Advierte que de igual forma se puede entender que la costumbre en muchos colegios públicos de no incluir en los comedores escolares la carne de cerdo no significa una especial tutela de los poderes públicos a la religión musulmana, sino simplemente un respeto a dichas creencias Esta afirmación conduce al análisis de la situación de los escolares musulmanes en los colegios españoles. No existen problemas Para la polémica Nombres controvertidos. La sentencia que ordena retirar los crucifijos puede extender la polémica a ciertos nombres de colegios e institutos cargados de ideología, a saber: Escritores. Ramiro de Maeztu (generación del 98, derechista) Giner de los Ríos (Fundador de la Institución Libre de Enseñanza) Rafael Alberti (poeta, comunista) Políticos. Manuel Azaña (presidente de la República) Dolores Ibárruri (Pasionaria) Cánovas del Castillo (jefe del Gobierno) Donoso Cortés, (ensayista y político) -comenta Ledesma- -y su integración es normal En relación con el uso del velo islámico por las alumnas, los datos tanto de la red pública como de la privada concertada indican que son muy pocas las que lo utilizan, pero que se ejerce una gran tolerancia hacia ellas. No son pocos los colegios que ofrecen menús adecuados a las normas del islam. Juan José Nieto, director del Instituto Julio Verne de Leganés (Madrid) coincide en que los símbolos religiosos forman parte de la cultura mayoritaria de España y aboga por respetar los valores y no llevar a la escuela más problemas de los que tiene. Problemas con los que nadie sale ganando.