Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 11 08 EN PORTADA VÍCTOR INCHAUSTI Alexéi Mordashov, el chico del acero Empezó a construir su fortuna ya en tiempos de Yeltsin al frente de la empresa del acero Severstal. Supo aprovechar el plan de privatizaciones que siguió a la caída de la URSS para hacerse una fortuna que se calcula en 22.100 millones de dólares. El chico del acero le llaman. Superviviente nato, supo saltar de la era Yeltsin a la de Putin, de quien es fiel mecenas y consejero. Dueño de un canal de televisión y de varios periódicos Nueva Rusia Los magnates de Putin (Viene de la página anterior) del mundo tras la fusión de su empresa Rusal con Sual y la suiza Glencore. Acaba de adquirir el 25 de Norilski Nikel, la productora de níquel y paladio más importante del planeta. Es dueño del poderoso grupo de inversiones Bázovi Element de la fábrica de camiones GAZ, de varias inmobiliarias y pronto también de la petrolera Russneft. El otro gran protegido del Kremlin es Abramóvich, de 42 años. Comenzó a amasar su fortuna de 23.000 millones de dólares gracias a su proximidad con el entorno de Yeltsin. Después supo nadar y guardar la ropa cuando Putin se enfrentó a los viejos oligarcas. Irrumpió en el mundo de los negocios de la mano de Berezovski y logró convertir a Sibneft, una pequeña petrolera siberiana, en una de las grandes empresas del país. A petición de Putin, vendió Sibneft al Estado. Ahora es dueño, entre otras empresas, del grupo metalúrgico Evraz. De todos los magnates rusos, Abramóvich es el que más cultiva la imagen de oligarca caprichoso y derrochador. Compró en 2003 el club de fútbol londinense Chelsea, tiene dos mansiones en el Reino Unido, un chalet en Francia, tres yates, dos aviones y una despampanante flota de vehículos. Este año se ha gastado 80 millones de euros en comprar a su nueva pareja, la modelo Dasha Zhúkova, dos magní- Abramóvich, durante un partido de fútbol del Dínamo de Kiev ficos cuadros, uno de Francis Bacon y otro de Lucian Freud, para su propio museo de arte. En julio logró desembarazarse del cargo de gobernador de la remota región de Chukotka, una de las más pobres de Rusia. Putin fue quien le embarca en el cargo con la idea de potenciar la economía en las zonas más deprimidas del país. Eso sí, Abramóvich lo dirige todo desde Londres. Otro buen amigo de Putin es AP De todos los magnates rusos, Abramóvich es el que más cultiva la imagen de oligarca caprichoso y derrochador. Le ha puesto un museo de arte contemporáneo a su mujer Mordashov, propietario de la siderúrgica Severstal. Intentó sin éxito adquirir Arcelor. Economista de 43 años, posee una fortuna de 22.100 millones de dólares. Le llaman el chico de acero Tenía 27 años cuando fue puesto al frente de la dirección de finanzas de Severstal Y siguió un guión muy parecido al de otros magnates para hacerse con la empresa. Fundó una filial, Severstal- Invest, para mantener a flote la acería. Después, gracias a las privatizaciones, se adueñó paso a paso de toda la empresa invirtiendo sumas irrisorias. Se hizo con la amistad de Putin financiando sus campañas electorales y comprando canales de televisión y periódicos para depurar su línea