Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2- 3 D 7 LOS DOMINGOS DE Oleg Deripaska, el hombre más rico de Rusia Dueño del consorcio alumínico Bázovi Element (Elemento Básico) Con una fortuna de 40.000 millones de dólares, es el hombre más rico de Rusia y ocupa el noveno puesto entre las mayores fortunas del planeta. Se le considera el favorito del Kremlin. Formó parte del grupo de 16 empresarios que redactaron el informe especial de recomendaciones dirigido al G 8 para combatir el cambio de clima. Un estudio que se proponía reflejar la opinión de los empresarios ante el calentamiento global. The Times le relaciona con la mafia rusa Vladímir Potanin, pródigo en las fiestas Propietario del consorcio comercial Interros Con un capital de 21.500 millones de dólares, ocupa el cuarto puesto entre los hombres más ricos de Rusia, inmediatamente después de Prójorov. En una fiesta de fin de año pagó al cantante británico George Michael tres millones de dólares por una actuación de menos de una hora. Todo un récord. Desde hace cinco años forma parte del grupo de expertos que recomienda los cambios necesarios para la buena gobernanza empresarial y la confianza en la inversión ABC POOL llo. Lo esencial era estar bien situado dentro de la empresa que iba a ser desnacionalizada y, después, lograr que algún banco prestase el dinero necesario para adquirir sus activos con la garantía de las propias acciones. Alekpérov se alió con el Bank Imperial, y supo hacerse con la protección de Yeltsin y sus burócratas. En 1997, Alekpérov fue acusado de evasión de impuestos, pero tomó cartas en el asunto el entonces primer ministro, Víctor Chernomirdin. Se le imputó el mismo delito en julio de 2000, y entonces fue Putin quien le sacó las castañas del fuego. La muerte, aparentemente de un ataque al corazón, del vicepresidente de Lukoil, Vitali Shmidt, empañó la reputación de Alekpérov. La revista Nóvaya Gazeta donde trabajó la periodista rusa asesinada, Anna Politkóvskaya, difundió la hipótesis de que Shmidt podría haber sido envenenado para favorecer a Alekpérov. Nada se pudo probar. El patrón de Lukoil se hizo con los favores de Putin ayudándole a amordazar a los antiguos oligarcas de la comunicación, Borís Berezovski y Vladímir Gusinski. Principio del fin de la libertad de Prensa en Rusia. A petición del Kremlin, compró las acciones de los periódicos y canales de televisión de Berezovski para cambiar su línea informativa o para, como en el canal TV- 6, provocar su quiebra, aunque perdiera dinero en la operación. Alekpérov no se ajusta al patrón de oligarca munda- no y frívolo que abunda en su país. Pasa muchas horas en su despacho y prefiere mantenerse lejos de las cámaras. Junto a Alekpérov, el segundo gran magnate es Deripaska, el rey del aluminio que a sus 40 años es el hombre más rico de Rusia, con una fortuna de 40.000 millones de dólares, la cuarta mayor del mundo. Ha ganado más que Alekpérov y con menos apoyos, aunque los tuvo. Su parentesco con la familia Yeltsin, al casarse con una de sus nietas políticas, le terminó de catapultar al estrellato empresarial. Hoy es uno de los preferidos de Putin. Pero no consigue desprenderse de las especulaciones que le vinculan con la mafia. Se especula que tuvo negocios con el capo Antón Malevski, muerto en Israel cuando le falló el paracaídas con el que saltaba desde un avión. De Andréi, hermano de Malevski, se dice que posee el 10 de las acciones de una de las compañías de Deripaska. El laborista británico Peter Mandelson y el conservador George Osborne suscitaron un gran escándalo por reunirse con el multimillonario en su yate, en la isla griega de Corfú. Deripaska estudió Físicas y Económicas y nadie sabe de dónde sacó el dinero para comprar acciones de la fábrica de aluminio Sayanski en 1993, de la que pronto se convirtió en director. Hoy encabeza la mayor compañía de aluminio (Pasa a la página siguiente)