Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
23 11 08 ACTUALIDAD Carlos El eterno heredero Carlos de Inglaterra ha cumplido 60 años, pero su ascenso al Trono no parece próximo. Él ya ha asumido que su importancia histórica será por su amplia labor humanitaria como Príncipe de Gales POR EMILI J. BLASCO E l Príncipe Carlos es el Príncipe de Gales que ha alcanzado más edad y será la persona más vieja en acceder al Trono en la historia británica si la sucesión no se produce en el próximo lustro. Cumplir 60 años y aún no haber alcanzado la misión para la que ha sido preparado puede parecer frustrante. El caso es que no es probable que la salud de Isabel II, de 82 años, vaya a decaer de modo súbito, por lo que el reinado de Carlos III- -no parece que vaya a abdicar directamente sobre su hijo el Príncipe Guillermo- -sería seguramente bastante breve. El Príncipe de Gales, que llegó a sexagenario el pasado día 14 con una fiesta bautizada como Rock Royal (con actuación estelar del también sesentón Rod Stewart) y sesenta pequeños regalos de su esposa, la Duquesa de Cornualles, ha tenido tiempo para asumir esta realidad. Las cuentas las habrá hecho en más de una ocasión, con el recuerdo de su abuela la Reina Madre, que alcanzó los 101 años. El aniversario marca, según varios analistas, la toma de conciencia del Heredero de que, Rey o no y al margen de la duración de su reinado, el grueso de su legado será la importante actividad que ha puesto en marcha para dotar de contenido un título que constitucionalmente está casi desprovisto de funciones. El príncipe Carlos ha comprendido que su puesto en la historia británica se deberá a lo que haya logrado cumplir como Príncipe de Gales y que su reinado, forzosamente corto- ¿quién sabe si no abdicaría después de un cierto periodo para que su hijo Guillermo no tenga que pasar a su vez demasiado tiempo en la sala de espera del Trono? será más bien un colofón de esa otra labor que habrá cumplido durante más de cuarenta años. Según el historiador Robert Lacey, el hijo mayor de Isabel II se da cuenta de que puede ser como uno de esos viejos líderes de la Unión Soviética, una especie de Andropov de sangre azul que sólo está unos años por eso ha llegado a la conclusión de que su importancia radicará en lo que ha conseguido como Príncipe y en lo que haga para preparar al si- guiente Rey Es esa serenidad la que ha transmitido el Príncipe de Gales en su significativo cumpleaños y la que ha llevado incluso a la prensa crítica a tomarse más en serio la figura humana del Heredero. Desde las páginas de The Guardian se ha venido a reconocer que algunas de las maledicencias que se han contado del Príncipe Carlos no son ciertas... como que un lacayo le pone cada noche la pasta de dientes sobre el cepillo (sólo ocurrió una vez que el Príncipe se fracturó la muñeca) o que por las mañanas se hace servir siete huevos cocidos para elegir el que mejor se ajusta a su gusto del día. El reconocimiento a la labor humanitaria que realiza el Príncipe de Gales es unánime. Su fundación, la Prince s Trust, es la mayor organización no gubernamental del Reino Unido, y también una de las más efectivas en la ayuda a jóvenes de entornos sociales con problemas. El año pasado apoyó a 40.000 jóvenes en la puesta en práctica de sus propios proyectos y empresas. Su fundación aglutina a 19 organizaciones, y el príncipe encabeza además el patronato de otras 350 entidades, cuya recaudación de fondos ayuda a promover. Su matrimonio con Camila Parker Bowles, además, ha contribuido a dulcificar su figura. Aunque la Duquesa de Cornualles no puede rivalizar en popularidad con la difunta Lady Diana (sólo el 17 por ciento de los británicos desea que en su día llegue a usar el título de Reina) su presencia junto al Príncipe de Gales otorga a éste mayor normalidad y mitiga su imagen de excéntrico. En muchos asuntos el Príncipe Carlos ha ido contracorriente. Unas veces para ser alabado como visionario, como con su temprana apuesta por la agricultura y la alimentación ecológicas, y muchas otras para seguir enfrentado con diversos grupos profesionales, como le ocurre en sus críticas a la arquitectura moderna y su defensa de la medicina alternativa. También discutida es su práctica de enviar continuos memorandos a ministros y altos cargos expresando su ideas sobre los más variados asuntos. Uno de sus amigos y biógrafos, Jonathan Dimbley, ha asegurado que Carlos III será un Rey que se expresará públicamente en materias nacionales e internacionales, pues considera que la Monarquía del mañana puede requerir una implicación más activa con el fin de ser más cercano a la preocupación de los ciudadanos en tiempos que pueden ser realmente inquietantes. Pero el Príncipe Carlos nunca podrá quitarse algunos sambenitos. A saber: en su sesenta cumpleaños, eBay subastaba en internet unas grandes orejas de látex por 3,5 euros. Un Príncipe a contracorriente Carlos celebra su 60 cumpleanos el pasado 14 de noviembre AP Su fundación es la mayor organización no gubernamental del Reino Unido, y también una de las más efectivas en la ayuda a jóvenes de entornos sociales problemáticos