Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8- 9 D 7 LOS DOMINGOS DE Inteligencia y bondad extrema Una persona de extremada bondad e inteligencia Así recuerda el Marqués de Marañón, Gregorio Marañón Bertrán de Lis, sobrino nieto de la Madre Maravillas, a esta excepcional mujer a quien tuvo la fortuna de conocer. En pocas personas he visto esa coincidencia en términos tan altos, y además mezclados con un gran sentido del humor Para el presidente del Patronato del Teatro Real, se trataba sencillamente de una mujer extraordinariamente humilde hasta el punto de sentirse incómoda ante cualquier elogio de sus propias hermanas. En tanta estima la tenían- -señala- -que fue elegida por distintas comunidades para ser priora durante 48 años consecutivos. Su espiritualidad, que seguía los pasos de Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, era, además, su gran fuerte y fuente de una paz impresionante. Este personaje acogedor, como gusta recordarla, llevaba una vida contemplativa, pero con una percepción excepcional de las necesidades del mundo Y todo eso, sin contar con un ningún medio de comunicación moderno La lista de la ingente labor social de esta notable mujer resultaría interminable, y aún así no llegaría alcanzar la dimensión de su caridad. En el convento donde vivía Santa Maravillas- -recuerda Miguel Ángel- -no se compró una lavadora hasta que el pobre más pobre de sus alrededores no tuvo una Como muchos de los religiosos de comienzos del siglo XX, la carmelita también sufrió la persecución durante la Guerra Civil. En 1936, debido a los bombardeos de las milicias rojas, debió abandonar junto a las hermanas su convento en el Cerro de los Ángeles en Getafe- -el primero que fundó- -para trasladarse a un piso en el número 33 de la calle Claudio Coello en Madrid, Al igual que sucedió en otras congregaciones religiosas, la santa, que en ese entonces tenía 45 años, aconsejó a las monjas que marcharan a casa junto a sus familiares, pero ellas no quisieron abandonarla y la comunidad al completo se mantuvo unida durante los tres años que duró la contienda. Fueron tiempos muy duros. En varias ocasiones, la Madre Maravillas, quien nunca negó ante sus enemigos su condición de religiosa, vio ante sí la posibilidad de morir en el martirio. Los interrogatorios eran constantes y muchos a punta de pistola. Sin embargo, su carisma y su desbordante paz interior la salvó de esa muerte injusta. El padre Francisco Armenteros, responsable de prensa del Arzobispado de Getafe, durante el proceso de canonización de la religiosa, califica de sorprendente cómo el entonces jefe de los milicianos quedaba impresionado con la conversación de la carmelita cada vez que iba a interrogarla Incluso, con el paso del tiempo, aquel piso donde las hermanas habían reconstruido temporalmente su vida monástica se convirtió en una zona protegida. Los milicianos- -añade- -encontraron una vez a dos monjas en la calle y las llevaron allí para que no corrieran peligro Pese a que a Santa Maravillas de Jesús no le hubiera importado morir en el martirio si así se cumplía la voluntad de Dios, su partida a la Casa del Padre no llegó hasta muchos años después, el 11 de diciembre de 1974 a los 83 años de edad. ¿Que me voy al cielo? ¡Qué alegría! -exclamó- ¿Cómo no me lo han dicho antes? Así rememoran la partida de esta mujer excepcional sus hermanas, que eran conscientes de que asistían al fallecimiento de una santa. Todo ocurrió en el carmelo de La Aldehuela (Getafe) en el que permaneció tras su fundación en 1961. Allí se encuentra actualmente su tumba, junto al altar de la Iglesia del convento, que es visitado todos los años por una multitud de devotos. Además, un museo atesora los recuerdos de esta sencilla religiosa, entre ellos, su vieja máquina de escribir con la que inmortalizó frases como: Yo quiero a todo trance santificarme, entregar, pero de veras, toda mi nada al Señor Su santidad fue reconocida rápidamente por la Iglesia católica, no sólo por sus virtudes sino también debido a las innumerables gracias que Dios comenzó a conceder por su intercesión. Uno de los milagros más impresionantes y que sirvió para su causa de canonización fue el de un niño argentino llamado Manuel Villar, ocurrido hace ocho años en la localidad de Nogoyá, al noreste de este país sudamericano. El pequeño cayó a una piscina llena de fango y cuando sus familiares se percataron de lo ocurrido el niño ya estaba en parada cardiorespiratoria, prácticamente muerto. Su madre, muy devota de Santa Maravillas de Jesús, encomendó a su hijo a la monja y el pequeño inexplicablemente se recuperó sin ninguna secuela neurológica. El Papa Juan Pablo II celebró la ceremonia de canonización de la carmelita junto a otros cuatro beatos españoles durante la que fue su última visita a España en mayo de 2003. De ella destacó que vivió animada por una fe heroica, plasmada en la respuesta a una vocación austera, poniendo a Dios como centro de su existencia Pronta canonización Le perdonaron la vida Santa Maravillas de Jesús antes de ingresar en el carmelo de El Escorial vos sin medios económicos, confiando siempre en la Providencia de Dios, que nunca le falló. Las hermanas que vivieron con ella le solían replicar entre bromas que no se puede ayudar a todo el mundo, pero ella siempre insistía: A todo el mundo no, pero sí a quien pase a nuestro lado Y las necesidades del prójimo nunca encontraban límites en su generosidad. Prueba de ello, fue la construcción de una barriada completa de más de 200 casas en la localidad madrileña de Perales del Río, que lleva el nombre de Colonia Madre Maravillas y en la que hoy viven centenas de familias trabajadoras.