Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
23 11 08 ACTUALIDAD Maravillas La Santa que dio su vida por los demás La carmelita Santa Maravillas de Jesús promovió una obra social y caritativa ejemplar desde la más rigurosa vida contemplativa de un monasterio de clausura. El Congreso le ha negado una placa en su honor TEXTO LAURA DANIELE ay vidas que no se comprenden sin fe verdadera. Esta es la frase que mejor resumiría la historia de Santa Maravillas de Jesús, una carmelita descalza poco común que desde la más rigurosa vida contemplativa de un monasterio de clausura fue capaz de emprender una obra social y caritativa impresionante. Sin embargo, su nombre ha recobrado relevancia pública esta semana no por su legado ni su elevada categoría humana, sino porque el Congreso de los Diputados, tras una lamentable disputa, se ha negado a colocar en una de sus salas una placa para rememorar el lugar del nacimiento de esta ejemplar mujer hace más de un siglo. Con una personalidad entrañable, capaz de hacerse amiga hasta de los enemigos y un profundo amor a Dios y a los más necesitados, María de las Maravillas de Jesús Pidal y Chico de Guzmán decidió de muy joven dejar su vida acomodada para abrazar la austeridad y la pobreza del carmelo. Había nacido el 4 de noviembre de 1891 en uno de los edificios que hoy es ocupado por el Congreso de los Diputados, concretamente en el número 36 de la calle San Jerónimo. Sus padres, muy católicos, eran los Marqueses de Pidal. Por línea paterna, la mayoría eran políticos. Su padre, Don Luis Pidal, trabajaba como embajador de España ante la Santa Sede y su abuelo había sido diputado. H Escorial (Madrid) y dos años después ya había realizado su primera profesión monástica. Su espíritu inquieto y su gran sensibilidad ante los más pobres entre los pobres le permitió no desconectar nunca de las necesidades reales del mundo. Llama la atención cómo una monja contemplativa de clausura fue capaz de emprender una obra social tan importante. Sería más comprensible en una religiosa de vida activa recuerda Miguel Ángel de la Madre de Dios, padre carmelita descalzo, que se ha dedicado a estudiar su vida. En sus 55 años de vida religiosa, Santa Maravillas fundó once conventos en distintos puntos de España y uno en la India, y emprendió la restauración material y espiritual de otros muchos, como el de San Lorenzo del Escorial y el Monasterio de La Encarnación en Ávila. Debía abandonar el carmelo que había fundado para ir en busca del siguiente- -apunta- -debido a que se colmaban de vocaciones Generosidad sin límites Tanto le preocupaba también la salud de sus hermanas, que decidió costear la creación de la Clínica Claune, en Pozuelo de Alarcón, en la que hoy son atendidas cientos de religiosas sin importar la congregación a la que pertenecen. A sus expensas, además, hizo construir en Getafe el colegio que hoy lleva su nombre, Madre Maravillas y Una educación privilegiada Era normal que, en este ambiente aristocrático, la Madre Maravillas recibiera una educación por encima de la que podía recibir cualquier mujer de su época. Hablaba perfectamente el francés y entendía el inglés. Sin embargo, la comodidad no fue óbice para que cambiara radicalmente de vida. A los 28 años ingresó en el carmelo de El La religiosa, que había nacido en el seno de una familia aristocrática, decidió a los 28 años cambiar de vida y abrazar la austeridad y la pobreza del carmelo En sus 55 años de vida contemplativa fundó 11 conventos, un colegio, dos guarderías, una clínica para la atención de las religiosas y una barriada de más de 200 casas una guardería junto al convento de Montemar en Torremolinos y otra en Ávila. Caudales de dinero pasaron por sus manos- -señala el padre Miguel Ángel- -y ella no se quedó con nada. Todos los bienes que le fueron llegando los repartió También es cierto que solía empezar estos proyectos caritati-