Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4- 5 D 7 LOS DOMINGOS DE de Bachillerato, aunque Álvaro tuviera un año más porque había repetido. Si sales, oyes muchas cosas. Como que una chica apuñaló a otra con el mango afilado de un peine de cardar en una discoteca de Coslada. Pero eso luego no sale en los periódicos. O que le han partido la cara a un amigo unos puertas La violencia que ves en estos sitios es la misma que hay en la calle, donde se mueven ladrones, atracadores, agresividad por el tráfico, maltratadores... Todo está lleno de violencia. ¡Pero si hasta en tu casa te pueden entrar a robar, apalearte y hasta asesinarte! En todos lados hay violencia, pero el desastre llega cuando en las discotecas se monta un lío y no llaman a la Policía, porque no quieren buscarse un problema ni que la Policía husmee, y sacan a la gente a que se pelee y se mate en la calle, a sus puertas. Lo que hay dentro es lo mismo que hay fuera, en un parque, en una plaza, en un botellón... Incluso creo que tienes menos seguridad fuera que dentro. Todas las noches, vayas donde vayas, te muevas por los ambientes más selectos o más cutres, en todos los lados hay broncas, peleas, violencia. Y el sábado pasado no fue diferente, sólo se les fue la mano a los puertas No hay consuelo ante la sinrazón. Por eso ante el altar virtual en que los amigos de Ussía han convertido sus redes en Tuenti las lágrimas vuelven a asomarse a los ojos de Álex. ¡Es tan triste! Siento impotencia, pero no sorpresa, porque todos los días te encuentras a gente capaz de hacer tanto daño. Hay gente violenta que disfruta peleándose, armando bronca... Gente como los maltratadores, que no tienen respeto por nadie. No quiero ni imaginarme los padres que tendrán los que me pegaron a mí y me amenazaron de muerte. Es cuestión de educación y según los eduques así saldrán Luego, pondría policías en las puertas de las discotecas. ¿No van a los campos de fútbol? Y quitaría a los porteros, que no son agentes del orden ni autoridad, que son tipos de gimnasio que sólo saben utilizar la fuerza y no la palabra para convencer a la gente. Queremos justicia para compensar una muerte tan injusta, pero la justicia ya ha tomado cartas en el asunto. Nada va a retornar a Ussía, nada les va a devolver a su amigo, a su novio, a su hermano, a su hijo... Lo hemos hablado en el colegio entre nosotros; a nadie le ha extrañado, sólo nos ha puesto tristes. Además, ése era el sitio en que todos los años se hace la cena de fin de curso de mi colegio, la de la orla. ¡Qué coincidencia! El viernes iremos todos a la manifestación. Y después voy a una fiesta ¿En una discoteca? Y Álex, que durante toda la conversación ha mantenido sus ojos en mis ojos, sostiene la mirada. Sí Es la contundencia, la fuerza, la rabia y la razón de sus 17 años impotentes, invisibles. El altar virtual del dolor fuera no hay justicia y en internet está el consuelo de la solidaridad. Es la declaración de Álex, víctima impune de la violencia desbocada en una discoteca light de Madrid. A los jóvenes nunca se nos escucha, a nadie le importa lo que digamos, se nos desprecia salvo cuando se trata de vendernos algo o si armamos la de Dios poniendo la violencia por delante como en esas manifestaciones brutales anti fascistas. No les duele que protestemos, les duele que dejemos de consumir, de ir a sus locales, por eso, ante la falta de justicia, internet actúa de justiciero alentando a la gente a que deje de ir a tal o cual sala, recogiendo los malos tratos, las palizas, los abusos... Ahí están. En la Red nos solidarizamos los unos con los otros y expresamos nuestro dolor, y nos decimos que nos podía haber pasado a cualquiera. Y si no cierran el Balcón de Rosales, se boicotea. A esos no les duele que maten a un chico, les duele perder dinero. En Tuenti se dieron los avisos y se comunicaron, se crearon eventos para recoger firmas para la manifestación y de apoyo a la familia, y se convocó a todos a salir a la calle En el ciberespacio, el goteo continuo de adhesio- A La madre del lobo y el cordero Fotos que salen del álbum del recuerdo suben a la Red. Bajo ellas, Bea Ussía, la hermana pequeña de Álvaro, cuelga su despedida: Te quiero brooo Brother, amigo... No te olvidan nes ha construido el más emocionante homenaje a la vida de Ussía. Esta tarde, víspera del evento de la manifestación en el paseo de Rosales, las lágrimas resbalan por la cara de Alicia cuando acaricia con el cursor las fotos y los comentarios que los amigos de Álvaro, amigos de sus amigos a su vez y por los que tiene acceso a esas páginas de Tuenti, suben cada día al altar de internet. Ussía, yo no te olvidaré... Vamos a cuidar todo lo que has dejado, cuídanos desde donde estés... Cabronazo, te queremos Siempre en nuestros corazones Por su sonrisa en nuestros corazones Y ahí se ve a Ussía haciendo bromas, abrazado a sus amigos, riendo el último día, minutos antes de su muerte, entre compañeros, con su novia, con esa camiseta de los Lakers que le trajo su hermano, en la playa interminable de Santi Petri, bajo el agua en la piscina, con once o doce años y hasta con tres y con unos pantalones a rayas y de la mano, seguro que de su madre, y el subrayado de alguien que comenta ya quedaba claro que iba a tener rotas a todas Cómo te examos de menos Por su sonrisa único e inconfundible Cómo poder olvidar esa sonrisa y esas ganas de vivir. De superarse. Todo un ejemplo de persona, siempre te llevaré en el corazón K grande eres cabrón, cuídanos muxo Lejos de los ojos, cerca del corazón Joder Álvaro, y ahora con quién me voy a reír de las notas de Jorge... Te quiero tío Y a muchos comentarios, la apos- En Tuenti, amigos de Ussía construyen el libro de su vida. Ahí está Álvaro hecho un niño tilla: Etiquetar a Bea, que le va a gustar Y Bea Ussía, la hermana pequeña de Álvaro, después del aviso, responde con un increíble... te Te quiero broo... Brother, hermano, amigo... Te quiero brooo, tan wapo komo siempre Alicia, de 15 años, llora; llora por ese chico que han reventado a la puerta de la discoteca, por su hermana, por sus padres, por todos esos amigos. Por ella. Preciosa peña, grande Álvaro En Internet ¡se lamen hoy tantas heridas! Y se exponen: porterosdediscoteca. blogspot. com, bajo el santo y seña de un grupo radical, ha iniciado una bitácora con la finalidad de denunciar públicamente los casos de brutalidad y tortura de esos porteros de discoteca que tan solo son matones a sueldo del mejor postor La cita de los abusos ya es un rosario. Se trata del modus operandi de la juventud redmediática una generación que tendrá que aprender a no- aprender tendrá que creer que se divierte tendrá que fingir y disimular que son jóvenes y, sobre todo, tendrá que ser siempre joven sin conciencia de las contradicciones e incoherencia de una realidad cada vez más gestionada por la falsa y postmoderna perspectiva cínica del poder Lo explica a D 7 Blanca Muñoz, especialista en Sociología de la Cultura de Masas y autora de Cultura global (Edit. McGraw- Hill) Para Javier Elzo, catedrático de Sociología de la Universidad de Deusto que presenta mañana en Madrid su último libro La voz de los jóvenes (Edit. PPC) la cuestión es que ellos no creen en la justicia, dicen que las denuncias no sirven para nada y en eso, desgraciadamente, sabemos que hay mucho de cierto. porque para cuando una sentencia es firme y ejecutiva ha pasado la intemerata, y los jóvenes son presentistas. Así que no denuncian pero se lo cuentan entre iguales en la Red. Es un problema muy grave porque están creando redes horizontales donde ellos se lo guisan y se lo comen. Y eso a pesar de que soterradamente están pidiendo cada vez más referencias de adultos, aunque no dan ese paso. ¿En quién confiar, en los padres que no están, en los jueces, policías? Y fíjese que, al final, gente que no sabemos quién es, amigos virtuales del messenger, condicionan su comportamiento. Y con esos, con gente que no conocen, también comparten el dolor y se solidarizan Pero cuidado: es una solidaridad puntual. Esto en una semana está olvidado, podrán hacer una manifestación, dos, pero seguirán yendo a las discotecas. Volverán: ése es su espacio de integración, allí se socializan