Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
23 11 08 EN PORTADA Maremàgnum: un ecuatoriano golpeado y arrojado al mar Octubre de 2003. Tres porteros del complejo de ocio Marmàgnum de Barcelona, impiden la entrada a tres ecuatorianos, un africano y dos españolas, Cuando piden explicaciones, son golpeados y amenazados. Tras la pelea, el ecuatoriano Wilson Pacheco es arrojado a las aguas del puerto de Barcelona, donde muere ahogado. Según testigos de los hechos, uno de los atacantes comentó: No valía la pena lanzarse al agua por un sudaca de mierda Ocio sin ley Todos somos Ussía POR VIRGINIA RÓDENAS í, Ussía somos todos. Cualquiera podía haber sido Ussía. ¿Y ha tenido que morir Ussía para que se fijen en nosotros? No, no, no. Sabemos que seguimos siendo invisibles, que esto es un paripé entre los políticos a los que han acudido los amigos y compañeros de Álvaro porque les han puesto contra las cuerdas, pero volverá a ocurrir. Sucede cada viernes, cada sábado, cuando decenas de nosotros en España volvemos a casa con el guantazo que alguien nos ha calzado impunemente. Te quitas las deportivas y te pones zapatos y entonces el puertas te mira de arriba abajo y te dice que no le gustan tus zapatos... O alguien pone los ojos en ti dentro del local; no hay razón alguna para ello, porque eres uno más, pero no, estás equivocado; se han fijado en tu cara, en tu pelo, en tu bolso... Y estás perdido. O te tropiezas con alguien... o alguien piensa que le has mirado mal... O... La violencia está a flor de piel. ¿Pero por qué me ha tocado a mí? Es algo que te coge desprevenido, es una tromba de fuerza inesperada. Entonces, rápido, fuera del local, a matarse a la calle, porque ahí nadie quiere problemas. El corazón se te pone en la garganta. ¡Dios mío! ¿Por qué a nosotros? Inexplicable. Todo alcanza una velocidad de vértigo. Lo de menos es el dolor físico, es el susto, el miedo. Es la impotencia. Ponla con mayúsculas. Como la estupidez, el absurdo... ¿Sentiría eso Álvaro cuando se vio acorralado? Seguro. Es más, es la soledad. ¿Quién te echa una mano entonces? No, no, Álvaro sentiría rabia, una rabia infinita. ¡Sólo quería divertirse después de los exámenes! Como yo, como todos. Te obstinas en tener razón porque nada tiene sentido. ¿Cómo vas a pensar que tienen tu vida en sus manos? Sí, la S Los acusados del caso Maremàgnum, James Anglada (d) Antonio Fernández y Mariano Romero. Arriba a la izquierda, vídeo del suceso captado por una cámara de seguridad muerte de Ussía resucita fantasmas. El del miedo, el del dolor... el de la terrible injusticia. Nos recuerda que somos invisibles que no hay ley que valga para nosotros. Por eso nadie denuncia. O muy pocos. ¿Y de qué les sirvió a los que le hicieron? De nada. Yo soy la prueba Álex tiene 17 años y cursa 2 de Bachillerato, el mismo que hacía Álvaro Ussía Caballero. Es la mayor de dos hermanas, una alumna notable, de la que bien podría decirse, como ha dicho del chico muerto el padre de su presunto asesino, que esta niña rubia, de colegio privado, también es una pija consideración que a los ojos miserables de un matón de discoteca debe ser razón de peso para exterminar al prójimo. Anda que si Hitler levantara la cabeza y viera tanto alumno aventajado Lo piensa Álex que se despertó el domingo pronto- -tres exámenes para el lunes le cortaron la marcha del fin de sema- Ohjú: Arrastrado a puñetazos Agosto de 2006. Un joven es duramente golpeado en las puertas de la discoteca Ohjú, cerca de Véjer (Cádiz) Según amigos de la víctima, éste fue expulsado del local a puñetazos por encender un cigarrillo en zona de no fumadores. Los vigilantes del local, en cambio, aseguraron que se limitaron a expulsar al joven por consumir y tratar de vender droga en el interior de la discoteca. En la bronca se vieron implicadas varias personas que llegaron a pelear a botellazos, según el dueño del local. Joven agredido en la discoteca Ohjú. Entre otras contusiones, sufrió fractura de mandíbula