Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22- 23 D 7 LOS DOMINGOS DE My God, my God! dijo antes de morir La noticia del fallecimiento en Madrid del actor americano Tyrone Power ha causado sensación en Palma de Mallorca. En los muelles del Club Náutico continúa amarrado su yate Cisne Negro que esperaba la llegada de Power, ya que éste quería acudir a la isla en las próximas Navidades. Por otra parte, en Hollywood, los productores de la película Salomón y Saba en medio de la pena que les aflige por la muerte del actor, informan que tratarán de dar fin a la producción, valorada en seis millones de dólares, pero que por ahora no pueden anunciar nada concreto finalmente, los productores decidieron olvidarse de todo el material rodado por Tyrone Power y el papel de Salomón lo encarnó el actor Yul Brynner También se ha sabido que anteayer por la noche el matrimonio Power había cenado en compañía de Luis Miguel Dominguín y de su esposa, Lucía Bosé, en un conocido restaurante madrileño. Ambos matrimonios habían quedado citados para pasar el próximo fin de semana en la finca del torero, La Companza donde éste ofrecía una pequeña fiesta taurina. En el último intervalo del rodaje en el que ha tomado parte Tyrone Power, el actor se interesó por la acogida que había merecido el estreno de su última película en Madrid, Testigo de cargo al que personalmente había asistido. Uno de los jefes del departamento de publicidad de Salomón y Saba le mostró el comentario de ABC aparecido la misma mañana. Tyrone Power, teniendo la prolijidad de los diálogos de Testigo de cargo había insistido en que la película se presentase al público español en su idioma original. Pero después de la proyección en versión española manifestó su asombro- -Tyrone Power comprendía el castellano- -ante la técnica de doblaje, que le pareció excelente en dicha cinta y consideró que había sido un acierto doblarla, cosa que comentaba ayer por la mañana antes de sufrir el ataque. Tyrone Power, instantes antes de morir, no creyó que había llegado su hora. Como sintiera los primeros escalofríos pidió y bebió una copa de coñac español, que era su bebida predilecta, con la esperanza de que su malestar desaparecería rápidamente para así poder reanudar su jornada de trabajo. En el mismo coche que le conducía al sanatorio y que es el que está destinado a Gina Lollobrigida, falleció, como se ha dicho, Tyrone Power. Su cabeza cayó sobre el hombro de su amigo, el productor de la película, Ted Richmond. Y don Antonio Sartorius, que le había ayudado a sentarse en el coche, le oyó pronunciar casi imperceptiblemente: My God, my God! ¡Dios mío, Dios mío! Primeros escalofríos Testigo de cargo y ABC