Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 11 08 FIRMAS Unai Ziarreta, nuevo presidente de EA, quiere abanderar una plataforma que acoja a quienes defienden ideas soberanistas JESUS ANDRADE PUNTO Y SEGUIDO A vueltas con la Justicia POR PILAR CERNUDA apagar fuegos, llevan las cuestiones de Interior y también las de Justicia, se entienden bien a pesar de las diferencias ideológicas y de partido y Zapatero ha decidido que sea Rubalcaba quien negocie con Trillo asuntos espinosos relacionados con nombramientos, acuerdos y esas historias. Los dos están decididos a que el nuevo Consejo General del Poder Judicial funcione como debe funcionar, y han echado el resto para cortar de sano, desde el principio, las primeras tensiones, las primeras divergencias y las primeras susceptibilidades. Hay dos bloques, como siempre, eso no lo arregla nadie, pero lo que R ubalcaba y Trillo no paran de importa es que esos dos bloques no anden a la greña y de momento parece que lo van consiguiendo. Hay ya dos líderes incuestionables, porque cuentan con la confianza de Rubalcaba y de Trillo. Por parte de los vocales progresistas, el abogado Gómez Benítez, y por parte de los conservadores, el ex consejero de la Generalitat valenciana Fernando de Rosa. Y parece que la cosa funciona, por arriba- -Rubalcaba y Trillo- -existe confianza mutua y sensatez, y por el medio también, así que ya hay mucho terreno conquistado. Ya era hora, porque cuando el Consejo va mal, la Justicia va mal. Sin embargo ahí está el primer fruto del clima de diálogo: el acuerdo sobre la reforma del Código Penal y las nuevas medidas que deberán aplicarse a los terroristas que hayan cumplido condena. Unai Ziarreta, nuevo presidente de Eusko Alkartasuna, va a obligar a que jueces y fiscales abran una nueva carpeta de trabajo, como si no tuvieran suficientes sobre la mesa. Ziarreta, que se define como político de ideas radicales, ha dado un salto cualitativo en las posiciones que mantenía EA hasta ahora al anunciar su ruptura electoral con el PNV para abanderar una plataforma que acoja a quienes defienden ideas soberanistas. Verde y con asa, blanco y en botella: pretende captar los votos de Batasuna y, quizá, sumar a sus listas a personas afines a Batasuna sin pasado delictivo o de excesivo protagonismo. Es decir, una reedición light de las famosas listas blancas que tantos quebraderos de cabeza dieron en el pasado reciente. Los fiscales se aprestan a pasar horas delante del ordenador para investigar a todos y cada uno de los candidatos a las elecciones autonómicas vascas, por si tuvieran puntos negros en su biografía. Pero Unai es hombre inteligente, Arnaldo Otegi también- -pretende ahora hacerse pasar por moderado y crear su propia parcelita política con Díez Usabiaga, Goiricelaia y otros amigos- -y si se empeñan en sumar fuerzas y presentar una candidatura conjunta lo harán. Al tiempo. Además los batasunos han demostrado que cuentan con muy buenos abogados, que conocen perfectamente los resquicios de los códigos y las lagunas de las leyes. Si se concreta esa operación, que tiene pinta de que se va a concretar, cambiaría el escenario que se maneja tanto en el PSOE como en el PNV porque no habría dos parti, dos fuertes con posibilidad de gobernar, sino que el PNV se vería debilitado ante la aparición de una formación más radicalizada y nacionalista, pero marcando distancias con ETA. Porque Ziarreta ya tendría buen cuidado de marcarlas, EA es lo que es y está donde está, pero ha demostrado sobradamente que componendas con los terroristas ni una. Ahora, eso sí, un miembro del Gobierno admitía su preocupación: Si se pone en marcha esa operación, no sabemos lo que puede pasar El PNV por cierto, cambiará de estrategia en las elecciones autonómicas, o eso al menos dicen en el círculo de Urkullu; aunque al final veremos qué hace el lehendakari, que tiene vida propia para desesperación de ese círculo. Pretende Urkullu que se entierre el plan Ibarretxe durante la campaña, que no se mencione, porque la realidad es cruda: no aporta un solo voto sino que resta. En cambio el PNV pretende insistir en que su apuesta es por el futuro, por el desarrollo, la investigación, la solidez empresarial y la creación de empleo. Que es lo que importa a las familias vascas, como a las familias del resto de España.