Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 D 7 LOS DOMINGOS DE Ensayo de una de las orquestas de San Ignacio de Velasco de los territorios de la Corona española en 1767, pero nunca se desvaneció. La razón de esta permanencia tiene que ver con el hecho de que se trata de prácticas arraigadas en las propias comunidades, las cuales tienen una concepción muy profunda de la autonomía cultural y, sobre todo, siguen persiguiendo el disfrute de una vida en la que naturaleza y cultura son dos caras de la misma moneda. La recuperación de este barroco amazónico se vio reforzada en 1992 con la declaración de varios pueblos chiquitanos como Patrimonio Cultural de la Humanidad, pero también con los diversos reconocimientos internacionales que han merecido por su labor social y cultural, entre ellos, el Premio Bartolomé de las Casas, otorgado por el Príncipe de Asturias, o la Orden al Mérito Civil, concedido por el Rey Don Juan Carlos. Pero, sin duda, el otro aspecto que más atención ha suscitado acerca del barroco en Bolivia es la recuperación de dos conjuntos de partituras cuyo origen se remonta al siglo XVII. Partituras de música compuesta en Europa, arreglos hechos por indígenas, óperas de la selva, en fin, un auténtico tesoro musical que se ha conservado gracias a la costumbre local de copiar y BOLIVIA BRASIL N Pando Beni La Paz Concepción Cochabamba OCÉANO PACÍFICO Oruro Santa Cruz Chuquisaca San José de Chiquitos CHILE Potosí ARGENTINA 0 Misiones jesuitas Km 400 transmitir la música, como un tesoro propio de la comunidad, a la siguiente generación de chiquitanos y moxeños. La clara conciencia acerca de la propia identidad, el valor de la tradición y la necesidad de anclar el futuro común en la historia de sus pueblos ha sido determinante en la conservación La arquitectura, el urbanismo, el trabajo, la comunidad y, sobre todo, la música, sirvieron como vehículo para la consecución de una vida armónica con la naturaleza y la tradición ABC Tarija PARAGUAY de dos archivos con más de 5.000 papeles cada uno, el primero de ellos situado en Concepción, en la Chiquitanía, y el segundo alojado en San Ignacio de Moxos, en la provincia de El Beni. San Ignacio de Moxos es una pequeña localidad, en la cuenca boliviana del Amazonas, a la que se llega después de varias horas de viaje por un camino de tierra inundado buena parte del año debido a las crecidas del río Mamoré. En San Ignacio también hay una escuela musical que forma a los jóvenes del pueblo y que sigue algunos de los principios de la pedagogía jesuítica, como la obligación de pasar a ser maestro de los más jóvenes tan pronto como se adquiere cierta habilidad. Pero esto no es lo único, San Ignacio también ha sabido conservar, como Urubichá y otros pueblos, la tradición de fabricación artesanal, con maderas autóctonas, de los instrumentos- -violines, violas- -que luego utilizan las orquestas. Además, bajo la dirección del musicólogo polaco Piotr Nawrot, en el Archivo se lleva a cabo la tarea de conservación, catalogación y estudio de los miles de documentos- -partituras, sermones- -que la propia comunidad ha conservado, copiado y transmitido desde el siglo XVII hasta nuestros días. Si la llegada al Plan 3000 nos anticipó lo que podría ser este viaje al barroco boliviano, la estancia en el Archivo Musical de Moxos no hizo más que reforzar la sensación de que durante varias semanas habíamos estado en otro mundo. Un mundo en el que pasado y futuro, naturaleza y cultura, comunidad e individuo no constituyen polos antagónicos, sino los términos necesarios de una relación armónica con el universo. Volvimos a Canadá con un montón de recuerdos, una sensación aguda de haber reencontrado otra dimensión de lo que significa ser humano y muchos interrogantes: ¿Cómo se produjo esta fusión cultural? ¿por qué el barroco arraigó y sobrevivió con tal fuerza en un lugar tan lejano? ¿es posible que la propia historia, la música, se conviertan en vehículos del desarrollo humano y económico? Y, sobre todo, ¿por qué no seguir creyendo en nuestras propias comunidades? Catedrático de Estudios Hispánicos en la University of Western Ontario y director del proyecto internacional de investigación The Hispanic Baroque (www. hispanicbaroque. ca)