Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22- 23 D 7 LOS DOMINGOS DE Pienso volver a España tan pronto haya justicia Algeciras 4, Una de la tarde. A primera hora de la mañana de hoy supimos, por conducto fidedigno, que el ex diputado a Cortes y vocal del Tribunal de Garantías, D. Juan March Ordinas, evadido en la noche del jueves de la prisión de Alcalá de Henares, había llegado a Gibraltar, hospedándose en el Rock Hotel. Para comprobar la noticia nos pusimos al habla, por teléfono, con dicho establecimiento, rogando que nos comunicaran con el señor March. Pocos momentos después acudió al aparato el Sr. March, quien nos dijo: -Me encuentro en Gibraltar desde las diez de la mañana de ayer, a cuya hora llegué en automóvil, procedente de Alcalá de Henares. ¿Le acompaña a usted- -le preguntamos- -el oficial de Prisiones Sr. Vargas? -Ese oficial- -contestó- -no ha intervenido para nada en mi evasión. -Pues tenemos noticias de que se encuentra en el mismo hotel de Gibraltar en que usted se hospeda. También se dice que le acompañó a usted en el automóvil utilizado para la fuga. -Lo ocurrido- -dijo el Sr. March- -fue que al salir yo a la calle, ya libre, como el automóvil se hallaba a unos quinientos metros de distancia de la prisión, me encontré con el Sr. Vargas que, casualmente, pasaba por allí, y le rogué que me acompañara, pues mi estado de salud apenas si me permitía andar. El Sr. Vargas accedió, sin duda, por encontrarse fuera de sus horas de servicio y obrar como particular y no como funcionario. Como insistiéramos en preguntarle si se encontraba el Sr. Vargas en el Rock Hotel, el Sr. March dijo: -Si se encuentra en Gibraltar, yo no lo he visto. Al menos, no ha venido conmigo. Luego le pedimos detalles de la evasión, y el Sr. March nos dijo: -Permítame que no hable de eso; lo que sí afirmo es que la única persona que ha intervenido en mi fuga de la prisión ha sido el funcionario Sr. Arnáiz, a quien rogué que me dejara salir, exponiéndole razonamientos, que, unidos a la lectura de la Prensa que diariamente realizaba, le convencieron de la injusticia que se cometía conmigo, decidiéndose a posponer sus deberes de funcionario a los humanitarios. ¿Es cierto que el traslado de Alcalá de Henares adonde ahora se encuentra tuvo lugar en un automóvil Ford, al que se le dio el alto en los alrededores de la prisión y que ocupaban el chófer y dos personas más? -Eso es inexacto. Sólo íbamos el chófer y yo, y no se trataba de un automóvil Ford, sino de otra marca. ¿Cuál es su situación de ánimo? -La misma que antes, ya expuesta en mi carta. Seguramente me presentaré diputado a Cortes por Palma de Mallorca, y pienso volver a España tan pronto haya justicia y cese la tiranía socialista que sigue imperando en nuestro país. Lo que colmó mi indignación y mi paciencia- -siguió diciéndonos- decidiéndome a evadirme, fue saber que el Gobierno se mezclaba oficialmente en el Tribunal de Garantías para que aplazara su resolución respecto a la validez de mi acta de vocal del mismo, y conocer también que habían amenazado con dimitir cuatro ministros si la resolución era favorable a mi candidatura. Mi estado de salud- -agregó- -no me permitía aguantar más. Los Gobiernos que se han sucedido, unos por maldad y otros por cobardía, consentían que continuara en la cárcel, con el deliberado propósito, según mi parecer, de que muriera extenuado. ¿No espera usted que el Gobierno solicite su extradición? -Eso no me preocupa porque yo no he cometido delito alguno ni común ni político, en que pueda apoyarse tal medida diplomática. ¿Permanecerá usted en Gibraltar o piensa trasladarse a otro punto? -De momento permaneceré en esta plaza. ¿A qué hora tuvo lugar exactamente la evasión? -preguntamos finalmente. -A las diez y cuarto de la noche, y no tropecé con dificultad alguna que no estuviera prevista. ABC En la otra página, el suboficial de la guardia de la prisión de Alcalá de Henares, José Sánchez Sánchez (en el centro de la imagen) con dos de los soldados que estaban de centinelas en la noche de la fuga. Junto a estas líneas, March en un acto en Mallorca antes de su encarcelamiento. La caricatura, publicada en las fechas de la fuga, es obra de Sirio