Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14- 15 D 7 LOS DOMINGOS DE ÁNGEL CÓRDOBA hombre, de la creatividad humana, incluida la relación del hombre con Dios. Seremos trabajadores por la paz en la medida en que todos nuestros actos se basen en el respeto hacia aquel que nos invita a vivir según la ley de su reino y del que proviene todo poder (20 de septiembre de 1984) No confundir al César con Dios Pues lo del César devolvédselo al César, y lo de Dios a Dios San Mateo Está en el humus del cristianismo, del que Europa ha bebido desde un principio- -aunque el principio, a veces, se haya perdido de vista durante los siglos en que Europaera la cristiandad -y que gobierna de forma fundamental la vida pública: me refiero al principio, proclamado por primera vez por Cristo, de la distinción entre lo que es del César y lo que es de Dios Esta distinción esencial entre la esfera de la administración exterior de la ciudad terrenal y la de la autonomía de las personas se ilumina a partir de la respectiva naturaleza de la comunidad política a la que pertenecen necesariamente todos los ciudadanos y de la comunidad religiosa a la que se adhieren libremente todos los creyentes. La sociedad, el Estado, el poder político pertenecen al cuadro cambiante y siempre perfectible de este mundo. Ningún proyecto de sociedad podrá establecer nunca el Reino de Dios, es decir, la perfección escatológica, sobre la tierra. Los mesianismos políticos desembocan, con frecuencia, en las peores tiranías. Las estructuras que las sociedades se dan a sí mismas nunca tienen un valor definitivo, no son capaces, ni siquiera, de proporcionar por sí solas todos los bienes a los que aspira el hombre. (11 de octubre de 1988) El misterio de la Historia Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo San Mateo En estas palabras se encierra el gran misterio de la historia de la humanidad y de la historia del hombre. Todo hombre procede hacia delante. También las naciones avanzan. Y toda la humanidad avanza. Avanzar no sólo significa adecuarse a las exigencias de los tiempos, dejando continuamente el pasado a las espaldas: el día de ayer, los años, los siglos... Avanzar también quiere decir ser conscientes del final. ¿Es posible que el hombre y la humanidad, en su caminar sobre esta tierra, se limiten a pasar o desaparecer? ¿Es posible que para el hombre todo consista en lo que construye y conquista sobre esta tierra, en aquello de lo que goza? ¿Aparte de todas las conquistas, del conjunto completo de la vida (cultura, civilización, técnica) no le aguarda nada más? Pasa la figura de este mundo ¿Y, con ella, el hombre también pasa totalmente? Las palabras que Cristo pronunció en su despedida de los apóstoles expresan el misterio de la historia del hombre, de todos, y de cada uno de nosotros en particular, el misterio de la historia de la humanidad. El bautismo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo es una inmersión en el Dios vivo, en aquel que es como dice el Libro del Génesis, en Aquel que es, que era y que va a venir como dice el Apocalipsis (1, 4) El bautismo es el inicio del encuentro, de la unidad, de la comunión, por los cuales toda la vida terrenal es sólo un prólogo y una introducción; la plenitud pertenece a la eternidad. Pasa la figura de este mundo Tenemos, por lo tanto, que encontrarnos en el Reino de Dios para alcanzar el fin, para llegar a la plenitud de la vida y de la vocación del hombre. Cristo nos ha mostrado esta vía y, al despedirse de los apóstoles, la ha reconfirmado una vez más, les ha encomendado que ellos, y toda la Iglesia, enseñaran a observar todo aquello que él les había mandado: Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo (Homilía del 10 de junio de 1979) Esplendor de la palabra Y la palabra se hizo carne (San Juan) Está más allá del tiempo. Está antes que el tiempo. Cuando se hizo cuanto existe -es decir, en el momento del inicio del universo- -la Palabra ya estaba con Dios y era Dios Esta noche, a medianoche, y mañana por la mañana nos llamamos y nos invitamos unos a otros a contemplar lo que tiene un principio a la luz de la Palabra eterna- -porque Todo se hizo por ella y sin ella no se hizo nada de cuanto existe Esta llamada, esta invitación se dirigen hacia todo el mundo visible, hacia el cosmos. Todo aquello que ha sido creado por medio de la Palabra, que en el principio estaba con Dios -y la Palabra era Dios -lleva sobre sí la señal del bien y de la belleza. Estimula hacia la admiración y la alegría. (31 de diciembre de 1981) ¿Podemos ser nosotros trabajadores por la paz si permitimos sin reaccionar la vertiginosa carrera armamentística... presentada como un servicio a la paz del mundo? La Palabra ya estaba con Dios y era Dios Todo aquello que ha sido creado por medio de la Palabra lleva sobre sí la señal del bien y de la belleza