Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
9 11 08 EL LIBRO BIBLIOTECA NUEVA Juan Pablo II y los textos bíblicos Éste no es un libro escrito directamente por Juan Pablo II, pero en él están algunas de las palabras más hondas y sentidas del Papa. Es una recopilación de sus reflexiones sobre textos de La Biblia, en los que el Papa mostró su dimensión más social y profunda. Textos sobre la pobreza, la violencia, el terrorismo, la Palabra, la Historia, la paz... El terrorismo no perdona las deudas Y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros hemos perdonado a nuestros deudores San Mateo Si lo observamos detenidamente, el terrorismo instrumentaliza no sólo al hombre, sino también a Dios, al que termina por convertir en un ídolo del que se sirve para nuestros propios fines. Ningún responsable de las religiones, por lo tanto, puede tener indulgencia hacia el terrorismo y, todavía menos, predicarlo. Es una profanación de la religión proclamarse terroristas en nombre de Dios, cometer violencia contra el hombre en nombre de Dios. La violencia terrorista es contraria a la fe en Dios Creador del hombre, en Dios que cuida del hombre y lo ama. En particular, es totalmente contraria a la fe en Cristo Señor, que ha enseñado a sus discípulos a rezar así: y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros hemos perdonado a nuestros deudores (Jornada de la Paz, 2002) los unos a los otros. Jesús nos enseña que tenemos que perdonar las ofensas ajenas si queremos que Dios perdone nuestros pecados. (6 de mayo de 2001) Que los ricos se sientan inquietos Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos... San Mateo Cuando Jesús subió al monte y empezó a proclamar a las multitudes que lo rodeaban sus enseñanzas, que acostumbramos a llamar el Discurso de la montaña, lo que brotó de sus labios fueron, ante todo, las bienaventuranzas. Son ocho en total y la primera declara: Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos La medida de las riquezas, del dinero y del lujo no es equivalente a la medida de la verdadera dignidad del hombre. Por lo tanto, que aquellos que tienen sobreabundancia eviten encerrarse en sí mismos, que eviten apegarse a sus propias riquezas, que eviten la ceguera espiritual. Que eviten todo esto con todas sus fuerzas. Que no deje de acompañarles toda la verdad del Evangelio y, sobre todo, la verdad contenida en estas palabras: Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos... Que esta verdad les inquiete. Que para ellos sea una admonición continua y un desafío. Que no les permita, ni siquiera durante un minuto, volverse ciegos por el egoísmo y por el afán de conseguir lo que de- Título: La Biblia de Juan Pablo II. Los fragmentos bíblicos más amados por el Papa Editorial: La Esfera de los Libros Páginas: 320 Precio: 20 Euros Fecha de publicación: 11 de noviembre sean. Si tienes mucho, si posees gran cantidad de bienes, recuerda que debes dar mucho, que hay mucho que dar. Y debes pensar en cómo dar, en cómo organizar la vida socioeconómica y cada uno de estos sectores para que esta vida tienda a la igualdad entre los hombres y no a crear un abismo entre ellos. ¡Si tienes mucho talento y estás situado en un puesto alto de la jerarquía social no te debes olvidar, ni siquiera por un instante, de que cuanto más arriba estás, más tienes que servir! Servir a los demás. En caso contrario te encontrarás en el peligro de alejarte y alejar tu vida del camino de las bienaventuranzas y, en concreto, de la primera de ellas: Bienaventurados los pobres de espíritu También los ricos son pobres de espíritu que, en la medida de su propia riqueza, no dejan de darse a sí mismos y de servir a los demás (2 de julio de 1980) Trabajadores por la paz Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios. San Mateo ¿Podemos ser nosotros trabajadores por la paz, hambrientos de justicia, si permitimos sin reaccionar la vertiginosa carrera armamentística... presentada como un servicio a la paz del mundo, cuando es una amenaza real de muerte y mientras sus costes económicos privan a tantos países de medios eficaces para su desarrollo? Nuestro deber es urgente en estos tiempos. ¡Seremos trabajadores por la paz si nuestra conciencia nos hace ser conscientes de los peligros, enérgicos a la hora de promover el diálogo y la cooperación, celosos de respetar el punto de vista de los demás en el instante mismo en que defendemos nuestros derechos, fieles al amor hacia la humanidad y respetuosos para con el don de Dios! Seremos discípulos de Cristo y verdaderos hermanos y hermanas los unos de los otros si participamos juntos en dar un empujón en pos de la civilización que, desde hace siglos, tiende en una misma dirección: garantizar los derechos objetivos del espíritu, de la conciencia del Perdonarse entre religiones porque Dios perdona El diálogo interreligioso es más eficaz cuando nace de la experiencia de vivir los unos con los otros, día tras día, en el seno de la misma comunidad y la misma cultura. En Siria, cristianos y musulmanes han vivido juntos durante siglos y han conseguido que progrese un rico diálogo entre ambos. Todos los individuos y todas las familias viven momentos de armonía y momentos en que el diálogo va a menos. Las experiencias positivas deben reforzar en nuestras comunidades la esperanza de la paz; y no se debería permitir que las experiencias negativas minen dicha esperanza. Debemos buscar el perdón del Omnipotente para todas las ocasiones en las que cristianos y musulmanes se han ofendido mutuamente y debemos ofrecernos el perdón La medida de las riquezas, del dinero y del lujo no es equivalente a la medida de la verdadera dignidad del hombre. Si tienes mucho, recuerda que debes dar mucho El diálogo interreligioso es más eficaz cuando nace de la experiencia de vivir los unos con los otros, día tras día, en el seno de la misma comunidad y la misma cultura