Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2 11 08 70 ANIVERSARIO Don Juan Carlos y la Princesa Doña Sofía en un momento de la ceremonia que se celebró por el rito ortodoxo Los novios, frente a los Condes de Barcelona en la ceremonia religiosa FOTOS: ABC El 7 de junio de 1962 los recién casados llegaron a Nueva York, una etapa de su viaje de novios. La Reina dice que el Rey le hacía siempre las maletas Así lo contó ABC Crónica de una exclusiva El inspector me sigue. Al entrar en el comedor, Don Juan Carlos y la Princesa Sofía me estaban esperando. -Bravo, Meneses. Pero tienes sólo unos minutos, ya que la Reina Federica no quiere fotos mientras comemos. Nos dirigimos al balconcillo que da sobre la parte posterior del restaurante. Don Juan Carlos mira discretamente fuera. Todavía quedan algunos periodistas rondando. Decidimos esperar un instante. Entretanto, Don Juan Carlos enseña a la Princesa Sofía un álbum turístico sobre España que alguien regaló al Príncipe a su llegada al aeropuerto. ¡Camino libre! -nos dice un criado que ha observado por el balconcillo. Los últimos colegas se han ido a almorzar. En el estrecho balcón cabemos apenas los tres. Don Juan Carlos saca una pitillera de oro para encender un cigarrillo. -Esta pitillera la reconozco yo- -exclama alegre la Princesa Sofía. -Me la regalaste hace un par de meses- -dice Don Juan Carlos- Bueno, Meneses, ¿qué piensas de mi prometida? -Que es encantadora, Señor. Y es cierto. La Princesa Sofía, que sólo conocía por fotografías, gana mucho al natural. Es sencilla, muy femenina y se siente la mujer Señora: En este cumpleaños suyo, ruego de todo corazón al Supremo Creador conceda a Su Majestad muchísimos años más de vida. La suya, Señora, ha sido una vida plena. Sus cualidades humanas, destacando dentro de ellas su bondad, inteligencia y sencillez, son componentes que adornan sus profundos principios arraigados en la solidaridad con sus semejantes y constituyen los pilares fundamentales de su sabiduría. La vida suya, íntegramente dedicada al servicio de sus semejantes, a su país, nuestra amada España, y a su familia es paradigma que nos indica cómo debe ser un ser humano. Que Dios la siga teniendo entre nosotros muchisísimos años más para que con su ejemplo nos siga iluminando. Profesor Manuel Elkin Patarroyo M. Premio Príncipe de Asturias en Ciencias y Tecnología 1994 más feliz apoyada contra el hombro de su novio. Aunque Don Juan Carlos comparte esa felicidad, se le nota más sereno que la Princesa Sofía. Para muchos parecerá adulación el decir que forman una pareja simpática, llena de juventud, sencilla y humana, pero ninguno de mis colegas, de nacionalidades dispares, contradice estas cualidades de la joven pareja. Muchos compañeros periodistas, acostumbrados a las bodas principescas, saturados de escenas palaciegas, reconocen a Don Juan Carlos un don de gentes poco común. No hay periodista que haya hecho un reportaje con él que no sea reconocido en seguida por el Príncipe, quien recuerda perfectamente su nombre, el periódico para el que trabaja e incluso detalles del reportaje anterior. Esto ha creado siempre un contacto muy cálido entre los periodistas y Don Juan Carlos. -Vente a Atenas, allí podremos hacer algo mejor y con más tiempo- -me dice el Príncipe al despedirme. -En Atenas nos veremos, Señor.