Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28- 29 D 7 LOS DOMINGOS DE REUTERS AFP AP Los actores premian a Clinton. Dustin Hoffman, Diane Keaton y Mary Steenburgen, entre otros artistas, galardonaron a Bill Clinton en los premios Oceana s por su labor en la defensa del Medio Ambiente Rania de Jordania cree en el futuro. Al menos eso les dijo a los niños que participan en un proyecto educativo en los barrios más pobres de Sao Paulo (Brasil) adelante con sus planes de viajar a Egipto y que Alfonso la visitará de nuevo- -en breve- -en Sevilla. Muy animada y sugerente, con un escotado vestido azul, llegó Eugenia Martínez de Irujo a la fiesta de los premios Telva de moda. Lo hizo junto al matrimonio Tous, que para algo diseña su propia colección de joyas, y allí coincidió con su ex cuñada Genoveva, encantada de tener al lado a sus buenas amigas Paloma Cuevas, Carolina Adriana Herrera y Arancha del Sol. La noche fue de vestidos y joyas, y entre lo más comentado, el modelo de alta costura en rojo que lució Esperanza Aguirre (el color de la bandera de la Comunidad de Madrid) que firma Pedro del Hierro, o el diseño en plumas y azabache de Ladrón de Guevara, que con tanta gracia paseó Ana Rodríguez, la esposa de José Bono. El matrimonio Aznar fue una de las sorpresas de la fiesta, lo mismo que el nuevo look de una Nati Abascal que está radiante y como nunca. Con vestido de Oscar de la Renta y joyas impresionantes de Suárez no me extrañaría que Nati hubiera pasado por las manos de Maribel Yébenes, que una vez más revoluciona los tratamientos de belleza con sus dos novedades para esta temporada: el Splendid y el Pitangui y su técnica especial de rejuvenecimiento. Otra belleza fue la modelo Nieves Álvarez, que acompañó al premiado Stefano Pilati por su labor en YSL mientras que el grupo formado por Alaska y Mario Vaquerizo con Bibiana Fernández, Bimba Bosé y otros auparon a un Davil Delfín que, emocionado y agradecido, dedicó su trofeo a su amor Gorka, en presencia de la Infanta Doña Cristina. que presidió la gala luciendo un modelo del diseñador Lorenzo Caprile. No en vano fue quien la vistió para su boda con Iñaki Urdangarín. Por cierto, entre las mesas me encontré con Petro Valverde, quien firmó el vestido de novia de la Infanta Doña Elena, y a quien Marichalar debió alejar de su lado, puesto que nunca más la Infanta volvió a llevar un Petro en público. AL HABLA CON EL MOÑO DE AMY El demonio es un camello Sus canciones, sus adicciones, su mugre y, sobre todo, su moño forman la identidad de Amy Winehouse POR ROSA BELMONTE La espesa cantante británica está grabando en Londres su tercer disco. Luego está viva. Cosa que intuíamos porque no hemos visto su obituario y porque hace poco dio una entrevista por el telefonillo de su casa a una televisión francesa. Ahí recomendaba que nos ocupáramos de nuestros asuntos y no de su vida. Pero la tentación con una artista tan peculiar como Björk y los ornitorrincos es insuperable. Y más desde que el mismísimo Satán se ha presentado en su vida en forma de camello. El moño de Amy Winehouse se suelta el pelo y lo cuenta todo. -Primero hay que llevar el pelo de un largo respetable. Se separa en tres secciones, se pone un postizo en forma de bollo, con su redecilla, en la cocorota. Y luego se cubre el bollo con algunas de esas secciones de pelo natural. -Se ha publicado que Amy echa la culpa de sus adicciones al Diablo. ¿Pelo natural? Perdone que me tire por el suelo. Bueno, no, que está muy sucio. Y cuando se puso de rubio canario, ¿dónde estaba usted? Aprovecharía para cambiar sus dudosos hábitos higiénicos. -Estaba de vacaciones en Benidorm. Llevaba desde Back to black sin tomar un descanso, siempre en todo lo alto. Y no cambié ningún hábito higiénico. El jabón daña nuestro ph, lista. Pero el descanso me duró poco tiempo. ¿Y no encuentra que es la persona, animal o cosa ideal para echar la culpa? -Está poseída por su talento y su creatividad. Este tercer disco también lo ha escrito ella. ¿Pero entonces Amy está poseída como la niña de El exorcista -Satán es su camello y nada le falta. No se ría, que se puede llevar una sorpresa. -Ella también tendrá que ver algo. Y no me negará lo bizarro de ponerse a gritar, en la sesión de grabación, con sólo dos notas y aporreando su guitarra de 3.000 libras, que Satán le está dando las drogas. -Supongo que en cuanto se dio cuenta Amy Winehouse de que con esa pinta parecía Mildred Roper metida a meretriz barata. Pero al grano, de pronto, cuando se cansó de ser rubia, volvió a tener el peinado de siempre. ¿Fue magia? -Potagia. Es peluquería, pedazo de ignorante. -O sea, que esto del demonio es tan autobiográfico como Rehab -Ya escuchará el disco, que va a ser mejor que los dos anteriores. -Se siente muy seguro de sí mismo porque Amy es capaz de pegarse por usted. ¿Lo dice por el concierto de Glastonbury? -Usted no tiene abuela, como su dueña. Pero debería saber que no es nada original, que Charo Baeza siempre ha ido así peinada- -Cuchi Cuchi. Bueno, da igual. ¿El fin de este andamiaje capilar del que usted es protagonista es parecer más alta? ¿Quién es esa Charo Baeza? -Claro, por el puñetazo que la cantante dio a un espectador que intentó tocarle el pelo. -Incluso a las Vírgenes se les puede tocar el pelo (y a saber de quién es) -Pero yo soy el moño de Amy Winehouse. Imitado por Chanel. -Se lo merecía. A quién se le ocurre ponerme la mano encima. Amy Winehouse, la del moño suelto AP ¿Pero en qué consiste exactamente esa pelambrera? -Sí, como el presidente de Corea del Norte. ¿Y el fin de su peinado es dar pena? -Entiendo que también le molesta que lo toquen por lo que pueda llevar escondido. -Vale, alguna vez le he guardado un tirito que se ha sacado del pelo y metido durante un concierto.