Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
19 10 08 EL ZOO DE PAPEL RADAR Nostalgia en tiempos de crisis Ha sido un amor de verano, una de esas series que las cadenas se inventan para cubrirle las espaldas a sus intocables Swingtown apareció en junio en la CBS, y, trece episodios después, en septiembre, se cerró una mirada indiscreta y tierna sobre los años setenta, la liberación sexual y el intercambio de parejas. La serie navega ahora en internet de mano en mano de fans atrapados por la historia de tres parejas de vecinos- -los Miller, los Decker y los Thompson- -y por su intento desesperado por encontrar la felicidad. Al verla, nos acaricia el recuerdo de los papeles pintados, de las canciones de The Hollies y otros grupos más conocidos de la época (lastfm. es group swingtown) de los pantalones ajustados y de esos juegos sugerentemente provocadores del mundo que entonces despertaba. Cuando asusta el futuro, el pasado se torna un refugio inocente y vivo en esa travesura llamada Swingtown que quizá alguna vez veamos en España, un viaje en el tiempo meticulosamente escrito y ambientado en el que los sentimientos se entrecruzan y cambian, como ocurre en la vida, de tal forma que, al final de la aventura, nadie es el que era. Luego vendrían Carter y Reagan, el puritanismo, el fin de la guerra fría, Irak, Bush, otro mundo. Al hilo de este evidente tono revival que nos envuelve, Hollywood anda dándole vueltas a los remakes de varios de los éxitos de los años ochenta, como Robocop Una imagen de la película Las uvas de la ira de John Ford, basada en la inolvidable novela de John Steinbeck J. F. ALONSO Temores El cine se vuelve contra nosotros Películas clásicas de la Gran Depresión para amenizar la secuela y comprobar con alivio que siempre se puede estar peor y mucho peor vestido POR ROSA BELMONTE as películas que más miedo me daban de pequeña eran Diálogo de carmelitas (esas pobres monjas en el carro camino de la guillotina) Quiero vivir (Susan Hayward ejecutada en la cámara de gas siendo inocente) y Las uvas de la ira También me daba miedo que se cayera un trozo de balcón de mi casa y asustara al caballo del gobernador romano de Judea. Aunque los romanos sólo salían a la calle el Domingo de Resurrección. Y también las cabinas (por José Luis López Vázquez) y los terremotos (por la película de Charlton Heston) Salvo la cámara de gas (a no ser que se rompiera la goma del butano) y la guillotina, todo estaba al alcance de cualquiera. Sobre todo la pobreza insoportable de Las uvas de la ira Si ya encabezaba mi ránking de pelis provocadoras de angustia, ahora (bueno, siempre lo ha hecho) también encabeza la lista de películas sobre la Gran Depresión que habría que ver durante la secuela que vivimos. Otras podrían ser Qué bello es vivir Bonnie Clyde Pennies from heaven (la de Bernardette Peters, claro) De ratones y hombres o La rosa púrpura de El Cairo En tiempos de crisis, ir al cine, como hacía Mia Farrow, siempre es la respuesta. Si se tiene dinero para ello, que esa es otra (sigue sin ser lo mismo verlo en casa) frente del reparto, Swingtown una serie sobre el como en los viejos intercambio de parejas en los 70 tiempos. Contra la crisis, la vida burbujeante, la brillantina de Grease (1978) que estos días, quizá por casualidad, vuelve a los escenarios de Madrid en formato musical. Danny, Sundy, Rizzo, la gomina, los besos atropellados en la parte trasera de un coche. Ay. Summer Nights cantaban, tan felices ellos. Pesadilla en Elm Street y Cazafantasmas con Bill Murray, Dan Aykroyd y Harold Ramis otra vez al L