Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
19 10 08 HORIZONTES Bruselas TEXTO: LAURA VILLENA FOTOS GONZALO CRUZ JR. aminando por las calles de Bruselas el transeúnte se tropieza a menudo con frescos y viñetas en las fachadas de los edificios que evocan un mundo de fantasía. Héroes, superhéroes y antihéroes se pasean por las calles de la ciudad evocando aquellas viñetas de cómic que nos acompañaron de niños y que convierten a la capital europea en un museo callejero del noveno arte. Capital del cómic en 2009 Cuando se habla del noveno arte a nadie se le olvida nombrar a Los Pitufos, a Lucky Luke, a Spirou, o al reputado Tintín, pero pocos saben que todos ellos tiene algo en común: son belgas. Bruselas ha declarado 2009 como año del cómic para exhibir este orgullo nacional de sus cien años recién cumplidos. Escuelas, museos y tiendas de compraventa e intercambio de tebeos se entremezclan con los murales callejeros y dan cuenta de la enorme afición al cómic en esta ciudad y en el país en general, en el que el 80 de la cifra de negocio de las editoriales procede de la venta de libros de historieta gráfica. Por todo ello, y bajo el título 2009, año del Cómic en Bruselas la capital europea se convertirá el año que viene en un escaparate mundial y en el punto de encuentro de veteranos, aprendices, aficionados y curiosos de este arte en el que se funde la fantasía y el humor. La capital europea homenajeará no sólo a los cientos de personajes que ha visto nacer a lo largo del siglo XX y a sus autores, sino que ser- C Estas pinceladas de color no sólo llenan de vida las grisáceas calles del centro de Bruselas, sino que rinden homenaje a una profesión en la que Bélgica lleva la delantera al resto del mundo: la de dibujante de cómic. Cuna de artistas gráficos y patria de Tintín, de Los Pitufos, de Lucky Luke y de Spirou entre muchos otros, Bruselas muestra con exuberancia en sus calles que el cómic no es recuerdo de antaño y que sigue vivo a pesar Aniversario de los Pitufos Una visitante del Museo del Cómic da la mano al capitán Haddock, de paseo junto a Tintín