Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 D 7 LOS DOMINGOS DE zación del este de la RDC donde intervienen constantemente desde 1998, bajo el pretexto de luchar contra sus movimientos de guerrilla respectivos que actúan a partir del territorio congoleño, pero en realidad para saquear los recursos naturales de la RDC y financiar sus economías o para el enriquecimiento personal de las elites de estos países (políticos y altos cargos militares) El balance del coste humano de estas prácticas es escalofriante: más de 4 millones de muertos, víctimas de represalias, asesinatos, atrocidades, desplazamientos, violaciones... en los dos Kivu y en el Ituri En el mismo sentido se manifiesta el ex cooperante en la zona y estudioso de los Grandes Lagos Ramón Arozarena: El papel del coltán (también el oro y casiterita) es fundamental en la desestabilización del este por parte de los diferentes grupos armados de hutus, tutsis y maï- maï, entre otros. Es evidente, sin embrago, que el gran desestabilizador de la zona es el general Laurent Nkunda, a quien todas las informaciones apuntan como agente de los intereses económicos y estratégicos de Ruanda en la región. Cuando las milicias de Nkunda están débiles, reciben un refuerzo de Ruanda. De esta manera pueden mantener al escaso y mal preparado ejército congoleño distraído con Nkunda mientras diferentes grupos armados pueden seguir teniendo el control de otras zonas de minas y sacar todo ello por Ruanda a precio de saldo. El Gobierno ruandés se encarga de transferir los minerales por el mercado negro y obtener con ello suculentas ganancias para los dirigentes. Las multinacionales obtienen los minerales por debajo del precio de mercado El general Nkunda, que se autoproclama máximo protector de los banyamulenges (tutsis instalados en el este congoleño desde antes de la colonización belga) acaba de ampliar el calibre de su reto: ya no se limita a defender los derechos de su pueblo, sino que, como hi- Liberar todo el Congo El gran desestabilizador de la zona es el general Laurent Nkunda, a quien señalan como agente de los intereses económicos y estratégicos de Ruanda en la región cieran en su día Ruanda y Uganda, que llevaron en andas a Laurent Kabila (el padre del actual presidente) hasta el trono de Kinshasa, y acabaron con el régimen de Mobutu, ahora dice que su objetivo es liberar todo el Congo. Como consecuencia de sus enfrentamientos con el ejército en Kivu Norte, cientos de miles de personas se han visto forzadas a huir de sus casas desde que se reanudó la guerra a finales de agosto y viven con miedo, sin medios para cubrir sus necesidades básicas manifestó Médicos sin Fronteras el pasado 6 de octubre. Estábamos asistiendo a unos 250.000 desplazados en Nyanzale y Kabizo. No sabemos adonde han huido en las últimas semanas asegura Anne Taylor, coordinadora general de MSF en Goma. MSF critica la pasividad internacional. A pesar de que actualmente está desplegada en RDC una de las fuerzas de paz más grandes del mundo, la MONUC no está siendo capaz de cumplir su mandato de protección de la población civil en Kivu Norte Arozarena es mucho más explícito: La presencia de la MONUC no ha servido para garantizar el fin de la explotación ruandesa y ugandesa de los recur- sos mineros del Congo. No me atrevo a dar un juicio definitivo sobre la MONUC, pero parece increíble que 17.000 soldados no sean capaces de desempeñar una función estabilizadora en la región. Lo que me lleva a pensar a veces en que su ineficacia esté de algún modo buscada; esto es, que existan intereses ocultos en mantener un statu quo de inestabilidad, como muchos congoleños afirman. Por un lado, me cuesta admitir semejante cosa, por otro, los hechos lo confirmarían En esa sospecha (y en los intereses mineros occidentales) hace hincapié Kabunda: Lo cierto es que la MONUC no dispone ni de la capacidad ni de la voluntad de mantener la paz o de imponerla en el Kivu, donde desde 1996 perviven en la zona bandas armadas y la cultura de la violencia de los beligerantes, decididos a seguir con sus actividades de saqueo. La MONUC nunca ha apostado por el uso de la fuerza para desarmar o acabar con las milicias armadas, utilizadas en el saqueo del coltán Versión extensa: http: www. abc. es 20081014 internacion al- africa guerra- kivus- 200810141648. html El peor de los canallas A. A. Ya me gustaría que acabara como en mi novela. Pero si quisiera ajustar cuentas en todas las novelas con los canallas que pueblan el mundo necesitaría miles de páginas. Dick Cheney es uno de los canallas más grandes de la historia de la humanidad. Ha preferido permancer en la sombra y dejar que Bush cargue con todas las culpas, pero si hubiera tenido la fuerza habría sido como Adolf Hitler, y ganado la guerra Quien así se expresa es uno de los escritores españoles más prolíficos, Alberto Vázquez Figueroa, que en su última novela, titulada con una palabra de dos sílabas- Coltán no sólo convierte a Cheney en presidente de una empresa que se ha enriquecido a costa de la guerra de Irak, sino que se dedica a eliminar a los otros miembros del Consejo de Administración de la firma de la forma más artera: contratando a un asesino que se hace pasar por un terrorista Robin Hood que exige a los principales accionistas que reinviertan sus ganancias en reconstruir Irak o serán asesinados. Al final, el autor envenena al alter ego del vicepresidente de Estados Unidos cuando trataba de hacerse con el control de buena parte de las minas de coltán en el este del Congo. Una fábula moral. Guerra y negocio Mineral estratégico. El coltán es una mezcla de columbita y tantalita del que se obtiene el tantalio, un material básico para la fabricación de aparatos y elementos electrónicos. Aunque al utilizarse como material primario es difícil detectar la cantidad de coltán empleada. Telefonía móvil. El coltán se convirtió en un metal muy preciado en el año 2000, en coincidencia con el momento de mayor apogeo de la telefonía móvil. Su precio subió ese año de 49 a 380 dólares la libra de polvo. En 2001, bajó a 100 dólares y desde entonces ha ido descendiendo paulatinamente aunque todavía siga siendo un gran negocio. Sobre todo, si se tiene en cuenta que a un chiquillo que trabaje en las minas del Congo apenas se le paga un dólar al día. Sostén de una guerra. El próspero negocio del coltán provocó que la guerrilla utilizase este mineral para financiarse en un conflicto que en cinco años causó cuatro millones de muertos. Países vecinos como Ruanda, Uganda y Burundi aprovecharon para hacer pingües negocios con el contrabando de coltán. El comercio de este material sigue siendo una actividad opaca y dada al contrabando y otras irregularidades. Amplio uso. El coltán se emplea en teléfonos móviles, ordenadores, deuvedés, consolas de videojuegos y cámaras digitales entre otros muchos productos. De la tina al móvil. Coltán de una mina del Congo