Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
19 10 08 ACTUALIDAD Empleados de una empresa dedicada a procesar coltán cerca de Bukavu, al este del Congo Coltán La riqueza maldita del Congo La guerra de los Kivus El conflicto que ya causó cuatro millones de víctimas en el este del Congo vuelve a castigar la región de los Kivus, fronteriza con Ruanda. Las maniobras del general Nkunda, aliado de Kigali, y los beneficios del coltán y otros minerales, abonan la tragedia ante la inoperancia de la ONU TEXTO: ALFONSO ARMADA FOTOS: EDUARDO MOLANO ÁLVARO YBARRA ZABALA os hombres que vienen aquí no deberían tener entrañas La frase pertenece al Corazón de las tinieblas la novela de Joseph Conrad que se utiliza con tanta frecuencia como sinécdoque de África, pero especialmente de uno de sus países donde el sufrimiento ha echado raíces más hondas: la República Democrática del Congo (RDC, el antiguo Zaire de Mobutu Sese Seko) Y sin embargo, la frase describe mejor la codicia de Occidente: en el caso de Conrad, de la finca de esclavos en que convirtió el Congo el rey Leopoldo II de Bélgica. En ese sentido clava la dramaturga catalana Lluïsa Cunillé la frase del escritor polaco que mejor se expresó en inglés al inicio de su obra Après moi, le déluge Después de mí, el diluvio que pronunció Mobutu al ver que su reinado de casi 40 años de cleptomanía al servicio de Occidente se hundía una cala moral que acaso sirva de reveladora pros- L pección en la tiniebla congoleña, donde tantas atrocidades se cometen en nombre de la codicia. No se entiende bien qué ha ocurrido y qué sigue ocurriendo en el este del gigante centroafricano sin el escándalo mineral que atesora el subsuelo congoleño y que se ha convertido en una maldición para sus habitantes. Ante la pasividad de una de las mayores misiones de las Naciones Unidas (MONUC) formada por 17.000 hombres, los tambores de guerra vuelven a sonar en la región del lago Kivu, fronteriza con Ruanda y Uganda, dos actores capitales de la región de los Grandes Lagos. El coltán se ha convertido efectivamente en la principal fuente de la desestabilización de las provincias del este de la RDC (las dos No se entiende bien qué ha ocurrido y qué sigue ocurriendo en el este del gigante centroafricano sin el escándalo mineral que atesora el subsuelo congoleño provincias del Kivu y el Ituri) por el afán de las guerrillas locales y de las multinacionales de controlar su explotación y comercialización dice el congoleño Mbuyi Kabunda, profesor del Instituto Internacional de Derechos Humanos de Estrasburgo y de Relaciones Internacionales y Estudios Africanos de la Universidad Autónoma de Madrid. Se ha instaurado en la zona una verdadera economía de saqueo máximo controlada por Ruanda, Uganda y las guerrillas locales. Del 60 al 70 por ciento de la producción de este mineral transita por Kigali, en Ruanda. Los ejércitos de ocupación de Ruanda y Uganda se enfrentaron en Kisangani, en agosto de 1999 y abril- mayo de 2000, por el control de la explotación de los yacimientos de diamantes, oro y coltán. Estos dos países se han convertido en los principales exportadores de coltán y de los diamantes saqueados en la RDC. Por lo tanto, estos países directamente, o por guerrillas interpuestas, tienen interés en la desestabili-