Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
D 7 12 10 08 LA CARTA DEL CORRESPONSAL 32 D 7 LOS DOMINGOS DE París TEXTO Y FOTO: JUAN PEDRO QUIÑONERO El mercado universal El zoco más cosmopolita de París comienza en la Rue Emilio Castelar y desemboca en una orgía de sabores, colores, libros, frutas, licores... n el Marché d Aligre Mercado de Aligre nos cruzamos cada fin de semana decenas, centenares, ¿millares? de desterrados, prófugos, exilados de más de un centenar de nacionalidades, paseando en busca de los genios de lejanas tierras: melocotones del Bajo Cinca, fresas de Huelva, vinos de Jumilla o de Chile, tomates de Almería, menta marroquí, pollos asados portugueses, cerveza china, dulcería libanesa y magrebí, licores rusos, chacinería polaca, cakes escoceses, ejemplares atrasados del New Yorker, ropa usada austríaca, la vuelta al mundo de Blasco Ibáñez (en francés) botos de Valverde del Camino, bu- E das artesanales en jade de los Mares del Sur, iconos religiosos (cristianos, judíos, musulanes) colecciones de fotos de familias perdidas en un París difunto... Todo eso y mucho más puede encontrarse en el Marché d Aligre Mercado de Aligre (Metro Ledru Rollin) entre las calles Emilio Castelar, Aligre, Cotte, ThéophileRoussel y Beccaria. Un mercado tradicional (cubierto) y un mercadillo semanal que es un archipiélago maravilloso de puestos de fruta, comida, ropa, e imprevisibles sorpresas. El mercado diario y el mercadillo semanal solo son la parte visible de otros mundos no menos cosmopolitas, visibles e invisibles. En Pastelería argelina y puesto de frutas en el Mercado de Aligre una esquina se encuentra una de las raras librerías parisinas donde ofrecen al visitante un pequeño catálogo con el proyecto en curso de traducción al francés de la obra completa de Ramón Gómez de la Serna. En otra esquina se compra carne cortada según los preceptos musulmanes. Más allá, una pareja de señoritas vietnamitas venden pan auténticamente francés Los jubilados magrebíes que pululan aquí y allá se cruzan con floristas de origen turco o hindú. Mientras los Campos Elíseos o las grandes arterias del turismo de masas (Centro Pompidou, Louvre, etc. huelen a perfumes de rebaño gregario, el Marché d Aligre Mercado de Aligre huele a la más honda humanidad. Un joven marroquí me glosa las virtudes de los higos chumbos que vienen de Almería y me los presenta con el primor con que se venden las cosas únicas y preciosas. Un señor paquistaní le vende a Carmen melocotones de Calanda, que era la tierra de Luis Buñuel y los escritores de la Franja. Entre los puestos de libros viejos (de 1 a 5 euros, salvo casos más o menos excepcionales) me topo con el volumen consagrado a India, Ceilán, Sudán, Egipto, Nubia... del Viaje de un novelista alrededor del mundo, de don Vicente Blasco Ibáñez, que quizá siga siendo el escritor español más cosmopolita de todos los tiempos, el único que pudo pagarse una mansión de ensueño, en el corazón de la Costa Azul. Afortunadamente desconocido y oculto para la horda turística, el Marché d Aligre Mercado de Aligre es, todavía, un milagro intacto. Un espacio abierto, una tierra de nadie y de todos, un lugar de callada comunión entre el viajero, el flaneur, y los genios terrenales de lejanas tierras, que se cruzan, siembran, fecundan e iluminan las calles de un París todavía a salvo de la marea negra cosmopolita (pura polución del marketing) este sí, el más genuinamente mestizo y cosmopolita. Allí vuelvo, cada fin de semana, en busca de fruta, perfumes, fragancias que me hablan de otros mundos, que están en este. PRESIDENTE DE HONOR Guillermo Luca de Tena PRESIDENTA- EDITORA Catalina Luca de Tena CONSEJERO DELEGADO José Manuel Vargas DIRECTOR GENERAL José Luis Romero DIRECTOR Ángel Expósito Mora DIRECTOR ADJUNTO José Antonio Navas SUBDIRECTOR Alberto Aguirre de Cárcer REDACTOR JEFE Alberto Sotillo D 7