Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30- 31 D 7 LOS DOMINGOS DE PIXI Y DIXIT El éxito siempre sabe a poco Juan Carlos Ferrero. Tenista SUPERCOSAS El dinero no libera del miedo al futbolista Unai Emery. Entrenador Soy un competidor insaciable George Clooney. Actor AP mayor publicidad le ha llegado con sus irrupciones en los desfiles de Ágatha Ruiz de la Prada en Milán (desfilando) en el de Jean Charles de Castelbajac (tratando de dar un papel a una modelo) o en el de Stella McCartney (gritando, abucheando y chupando un Tampax desde la segunda fila) Estos dos últimos, en París. Bueno, cuando yo me paseo entre la ropa de Stella McCartney para Adidas también me dan ganas de gritar y comerme un Tampax. ¿Pero quién demonios se pone esas prendas drapeadas para hacer deporte? Te las pones por la calle y te apedrean. Rebobino. El reportero austriaco Bruno, antiguo personaje televisivo de Sacha Baron Cohen, ha hecho más gamberradas para su película. Y vale, voy a poner por una vez el título completo: Bruno. Un delicioso viaje a través de América con el propósito de hacer a los heterosexuales visiblemente incómodos ante un gay extranjero con camisa transparente Borat también tenía subtítulo (Lecciones culturales de América para beneficio de la gloriosa nación de Kazakistán) Y todo esto vuelve a recordar a Zooolander (a la escuela para niños que no saben leer bien y quieren aprender Todas las presuntas denuncias de Michael Moore con sus presuntos documentales (vamos, que poner en esa fea situación al gran Charlton Heston) todo eso, digo, lo hacen Stiller y Sacha Baron Cohen con mucha más gracia y menos ma- nipulación. Porque el cine del americano y el británico es cine político. Lo de Ken Loach es otra cosa, más que nada por su afán aleccionador. Y porque un título como El viento que agita la cebada invita no a entrar en el cine, sino en el sex shop de al lado. El secretario del Nobel dijo la semana pasada que los escritores americanos no participan en el gran diálogo de la literatura que están aislados y que por tanto no iban a premiar a ninguno de allí. El galardón, claro, ha ido para un francés con zapatos ventilados. Entre otras cosas, por su sensibilidad extasiada Cielos. Los americanos tampoco participan en el gran diálogo del cine, si es que existe. Sólo siguen haciendo el mejor, aunque sea para la tele. Es cierto que Tropic Thunder parodia de Hollywood y elogio de la idiotez, no le ha salido a Stiller tan redonda como Zoolander Pero escuece. Igual que las mamarrachadas de Sacha Baron Cohen. Stiller admira al británico y lo llama para decírselo. La gente con talento y los tocapelotas, como los enanos (homenaje a Monterroso) tienen un sexto sentido para reconocerse. El bolso de Palin, donde se lee: Las mujeres de verdad cazan alces AP 12 almóndigas res cerditos, 4 jinetes (del Apocalipsis) 5 lobitos, 7 enanitos, 10 negritos, 12 monos, 40 ladrones, 11.000 vírgenes y, sobre todo, 12 almóndigas las de Belén Esteban. A la pregunta de si a su hija le pasaba algo, que la querían llevar al endocrino, respondió que su hija estaba estupendamente. Y para recalcar la salud de la chiquilla soltó orgullosa: Cuando estuvimos en Córdoba se comió 12 almóndigas más grandes que mi cabeza Cómo no vamos a ser fans de la Esteban. T en la suite de un hotel de Londres cuando a un periodista de The Guardian se le ocurrió sacar el tema de la taza. Para saber si era verdad. La Dunaway se sintió insultada, se puso hecha una pantera, dio por acabada la entrevista y siguió en modo pantera. Tal como reaccionó no parece una persona a la que se le pueda negar ir al baño. La que faltaba S El pipí de Faye Easy Riders, ranging bulls donde describía el ambiente del plató de Chinatown Cuenta que Faye Dunaway tiró una taza de orina a la cara de Polanski después de que el director le negara una pausa para ir al baño. Pues la tensión de aquel plató es una tontería al lado de la que se vivió hace unos días P eter Biskind escribió un libro egún Brigitte Bardot, Sarah Palin es una vergüenza para las mujeres. Hasta ahí, ninguna novedad. Sus razones no son de progre sino de amante de los bichos. Le critica su apoyo a las explotaciones petrolíferas que dañan el hábitat animal y no haber adoptado medidas para proteger los osos polares. Y, atención, le suplica que no se compare con los perros (por lo del pitbull y el pintalabios) Ningún pitbull es tan peligroso como usted Y mientras, Palin se pasea con un bolso en el que se lee Las mujeres de verdad cazan alces NI SE TE OCURRA ¿Qué apoyamos? Las exhibiciones mamarias de Salma Hayek son un clásico. Su primer encuentro con el protagonista masculino de Ugly Betty fue en un ascensor tirándose un café encima, quitándose la blusa y dejando todo palote al chico. Debe de ser una de las pocas productoras ejecutivas de una serie de éxito que se ha presentado en el set enseñando las tetas. Una mujer de contrastes. Lo mismo va al desfile de Balenciaga vestida de monja que se presenta en el ¿Qué apostamos? alemán con traje regional y el mostrador desplegado. Parecía escapada de un capítulo de Benny Hill o de una película de Russ Meyer. No sé cómo sus compañeros de sofá no apoyaron ahí el vaso de agua. Salma Hayek, feliz con su escote