Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 D 7 LOS DOMINGOS DE José Tomás, entre los pitones del segundo toro en su descarnada gloria del 15 de junio en Las Ventas: tres orejas y tres cornadas IGNACIO GIL pero no como algo que haya que preservar a toda costa Carrasco hace estas declaraciones a partir de su análisis sobre la personalidad y la búsqueda de sensaciones de toreros, Tedax y ludópatas. Para ello midió la enzima monoaminooxidasa, encargada de metabolizar los neurotransmisores serotonina, noradrenalina y dopamina, relacionados con las emociones Así define la personalidad del diestro: Son buscadores de sensaciones y riesgos, extrovertidos, con tendencia a la acción, impulsivos y no muy reflexivos, en el sentido de que son echados para delante sin pensar mucho en el peligro. En cambio, los desactivadores de bombas son más fríos y analíticos A pesar de que el valor, el sentido de la responsabilidad, un disparo de adrenalina y el veneno de la emoción le permiten hablar de tú a tú a la muerte y superar los temores, el torero convive muy de cerca con los miedos. Ellos mismos reconocen que pasan mucho miedo- -continúa el psiquiatra- aunque cuando sufren una cornada no prevalecen el dolor ni el miedo, sino seguir dando la cara. Es tal su excitación bioquímica y emoción que están embriagados de toreo y son incapaces de responder a estímulos negativos Carrasco saca a colación y admira la reciente tarde de Perera en Madrid y la de José Tomás en junio: No se puede explicar con palabras. Parecen de otra pasta Además de vencer el dolor marcado por una daga asesina, es sor- prendente la capacidad de recuperación de los hombres de luces. La rapidez con la que vuelven a la cara del toro y repiten en los mismos terrenos es digna de elogio. Su preparación física es tal que la convalecencia es casi fugaz; su pasión por este arte les impulsa a vivir de nuevo una tarde de emociones. Así, Perera ansía reaparecer el próximo 25 de octubre en México, apenas veinte días después del serio percance, aunque los médicos establecen como mínimo un mes y medio en el dique seco. En un verano sangriento como el cantado por Hemingway, son numerosos los partes de guerra. Además de las heroicas glorias en Madrid de José Tomás (tres orejas y tres cornadas el 15 de junio) y Perera (tres orejas y dos cornadas el 3 de octubre) son muchos los que han caído heridos: Cayetano Rivera Ordóñez se vio obligado a cortar la temporada por la grave lesión he- La cara más cruel de la Fiesta: el banderillero Adrián Gómez sufrió el 23 de junio en Torrejón una tremenda voltereta que lo envió al hospital de Parapléjicos de Toledo 6 TOROS 6 pática que sufrió en Palencia a principios de septiembre; Luis Miguel Encabo padeció el percance más grave de su carrera el 31 de agosto en Alcalá, donde un toro le disecó la femoral; el novillero Alejandro Esplá recibió su bautizo de sangre en la Feria de Arnedo... Engrosan también el parte negro el francés Sebastián Castella (con el cuerpo cosido por 16 cornadas con sólo 25 años) Serafín Marín, Joselillo y un largo etcétera. La más reciente, la gravísima cogida del novel Pedro Marín, calificada por los doctores de la plaza como la peor de los últimos cuarenta años en Valencia y que rememoró la tragedia de Paquirri en Pozoblanco. Pero la cara más cruel de la Fiesta se ha cebado con el banderillero Adrián Gómez. Un novillo le propinó una brutal y trágica voltereta el 23 de junio en Torrejón de Ardoz, a la salida de un par de banderillas. Tres vértebras partidas y disección de médula. El parte firmado por el doctor Olmeda provocaba escalofríos: Tetraplejia en la línea media interparietal. Estado muy grave Vive para contarlo en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, donde reza un lema para valientes: Si luchas, puedes perder; si no luchas, estás perdido En la Fiesta no todo son destellos dorados. Los aplausos y las broncas se las lleva el viento, pero las cornás como sentenció El Gallo, se las queda uno. Y a veces conducen a un futuro incierto, azabache como los ángeles del poeta.