Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6- 7 D 7 LOS DOMINGOS DE MACÍAS s DE TÍO HITLERIANO MARXISTA Y Autodenominado marxista y admirador de Hitler, el número de muertos bajo la feroz dictadura de Francisco Macías oscila, según las fuentes, entre 50.000 y 80.000, la sexta parte de una población entonces de 300.000 almas. El primer presidente de la Guinea poscolonial gobernó con mano de hierro de 1968 a 1979, año en que fue derrocado y ejecutado. OBIANG s A SOBRINO AFRICANO RICO DINOSAURIO Presidente desde 1979, cuando acabó con la dictadura de su tío para implantar la propia. Uno de los más ricos dinosaurios africanos, estudió en la Academia de Zaragoza. La tortura y la violación de los derechos humanos son el contrapunto al sistemático saqueo de las riquezas del país. El FBI investigó sus millonarios depósitos en la banca Riggs de Washington. M. HERNÁNDEZ- SANJUÁN WE ARE HERE! FILMS el lugar de los blancos en la sociedad tendrían las mismas comodidades Desde el exilio, como Donato, el portavoz del Movimiento para la Independencia de la Isla de Bioko (MAIB) Humberto Riochí, cree que estos cuarenta años de independencia han sido catastróficos con regresión en todos los ámbitos Un diplomático europeo enamorado del continente, que cree que España en África colonizó razonablemente bien y descolonizó rematadamente mal recuerda cómo muchos vecinos ven a Guinea: Le non pays (el no país) Para él, la celebración de hoy puede muy bien calificarse de celebración de la nada. El petróleo nada tiene que ver con la miseria de Guinea, sino la conjunción criminal del Clan de Mongomo la camarilla de Obiang y la tolerancia internacio- Le non pays nal. La democracia, con Obiang y sus gentes, es una mera palabra cuatrisílaba sin sentido alguno El historiador Gustau Nerín, autor de libros como Guinea española: descolonización paradójica sostiene que el colonialismo, en Guinea, como en cualquier otra parte del mundo, consistió en un mecanismo de dominación de un colectivo sobre otro. Y la única forma de mantener esta dominación era la violencia, porque los pueblos colonizados se resisten a ser sometidos. La colonización española no fue excepcional: hubo escaramuzas, amenazas, torturas, desplazamientos de poblaciones en masa, prisiones injustas, trabajos forzados, confiscaciones de tierras... No hay ningún motivo para tener nostalgia del colonialismo. Europa exportó a África sus peores prácticas; España, que durante mucho tiempo tuvo regímenes autorita- rios en la misma metrópoli, en Guinea actuó de modo tiránico Visión diametralmente opuesta la ofrece otro historiador, José Menéndez: La colonización de Guinea Ecuatorial fue modélica. Los logros sanitarios fueron sorprendentes. La educación, inmejorable. En Guinea no había analfabetos. Por desgracia, el esfuerzo gigantesco de casi dos siglos se arrojó por la borda en pocos meses, como hago constar en mi libro Los últimos de Guinea donde constato el fracaso de la descolonización. Si Guinea producía por los años sesenta del pasado siglo 500.000 toneladas de cacao de inmejorable calidad, en 1979, al ejecutar a Macías, sólo se habían logrado 8.000 toneladas. Todavía no se ha recuperado la nación de aquel trauma... Javier Sangro, actual embajador de Madrid en Malabo, piensa que especialmente desde 1979, Es- paña hubiera debido de implicarse más, siempre con absoluto respeto a la soberanía ecuatoguineana, en el proceso de desarrollo del país. El ecuatoguineano lo siente así también y lamenta mucho que no lo hiciéramos. Siendo esencialmente africano, quiere profundamente a España, cuyo proceso político desde el franquismo hasta la fecha considera modélico, siente su raíz hispana como una seña de identidad y un referente frente a los países francófonos vecinos, productores de petróleo, que hasta el descubrimiento de éste y del gas en Guinea, la consideraban como un pariente menor, retrasado e inculto. Se siente huérfana de España Versión extensa: http: www. abc. es 20081010 internaci onal- africa poco- celebrar- guinea- ecuato rial- 200810101812. html