Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
D 7 5 10 08 LA CARTA DEL CORRESPONSAL 32 D 7 LOS DOMINGOS DE Viena TEXTO Y FOTO: VANESA SUVALSKI Perros sometidos a la ley Para que se mantengan impolutas las calles de la capital austriaca los descuidados dueños de canes pueden ser severamente multados ualquiera que se precie de haber estado en Viena recordará la belleza de sus edificios imperiales, la magia de su centro histórico y, sobre todo, la pulcritud de sus calles. Y es que nada se ha dejado al azar en la antigua capital del Imperio Austrohúngaro. Cada movimiento está reglamentado en la vía pública, y no sólo en lo que a peatones se refiere. Por supuesto, si un paseante cruza la calle por donde se le antoje, y no por la senda peatonal, podría recibir una multa de hasta 140 euros. Pero las estrictas normas no se limitan a los peatones, sino que incluyen también a los animales. En un país donde, según la Oficina de Estadísticas de Austria, uno de cada cuatro habitantes es mayor de sesenta años y en el que los hogares unipersonales representan el 35 por ciento del total no es raro que los austríacos destaquen por su amor a las mascotas. Mientras que los caballos que tiran de los Fiaker- -los famosos carruajes antiguos que por el módico precio de 95 euros le dan a uno una vuelta de una hora por el casco antiguo de la ciudad- -están obligados a usar pañales para que sus necesidades más primarias no ensucien los históricos empedrados, los perros también lo tienen difícil y se les exige cada vez más higiene. Desde febrero de este año, y en el marco de la Acción ciudad limpia existen los llamados Waste Watcher vigilantes de desperdicios una suerte de brigada de 30 cuidadores en servicio desde las seis de la maña- C Coge una bolsita para mi caquita advierte este admonitorio cartel Los Waste Watcher vigilantes de desperdicios, se dedican a patrullar las calles de Viena con la misión de dejarlas impecables y libres de objetos y residuos indeseados na hasta las diez y media de la noche que protegen las aceras de objetos indeseados y las dejan impecables. Pueden verse a estos amantes del orden vestidos con uniforme o de civil, y para el año 2009 se espera que el grupo se amplíe a 150 personas. Quien abandone algún electrodoméstico junto a un árbol, o el carro del supermercado después de la compra o no recoja la caca de su perro corre el riesgo de ser severamente multado. Exactamente es de 36 euros es la sanción que recae sobre quien no tome conciencia de que ningún otro peatón tiene ganas de pisar lo que ha abandonado su mascota. Aunque, según los casos, la multa puede ascender hasta los 1.000 euros y si hubo reincidencia incluso hasta los 2.000 euros. El Ayuntamiento de Viena ha hecho sonar sus cajas con esta nueva medida y ya se han impuesto cientos de multas. Desde febrero, cuando entró en vigor la medida, han sido sancionados unos 200 dueños de perros, mientras que a alrededor de una veintena les ha caído una denuncia policial. Nadie puede aducir que no estaba enterado de la nueva normativa. Las autoridades se encargaron de distribuir 25.000 carteles explicativos en toda la ciudad en los que se ve a un terrier con una frase corta y concisa: Nimm ein Sackerl für mein Gackerl lo que en español significa algo así como Coge una bolsita para mi caquita Parece chocante, pero en dialecto vienés la admonición rima e incluso suena gracioso. Otro de los anuncios apunta a la sanción: ¿Los 36 euros te dan igual? se pregunta. Junto al cartel, por supuesto, se encuentra un pequeño receptáculo expendedor de bolsas de nylon gratuitas para el caso de que el dueño de la mascota no haya salido de casa con la suya propia. Aunque lejos estamos aún de que todos recojan los desperdicios dejados por sus fieles compañeros de cuatro patas, la medida del Ayuntamiento de Viena es un paso más para que los ciudadanos comencemos a respetar la vía pública como un espacio de todos, sea cual sea nuestra especie. PRESIDENTE DE HONOR Guillermo Luca de Tena PRESIDENTA- EDITORA Catalina Luca de Tena CONSEJERO DELEGADO José Manuel Vargas DIRECTOR GENERAL José Luis Romero DIRECTOR Ángel Expósito Mora DIRECTOR ADJUNTO José Antonio Navas SUBDIRECTOR Alberto Aguirre de Cárcer REDACTOR JEFE Alberto Sotillo D 7