Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
5 10 08 HORIZONTES Nazaré POR JUAN M. AMORÓS FOTOS ROCÍO BELASCO Al pie de Nossa Senhora A caballo entre la historia, la tradición y la leyenda, este pequeño pueblo pesquero del centro de Portugal conserva toda su frescura e inocencia bajo el manto protector de Nossa Senhora de Nazaré N Pistas Cómo llegar En coche: Madrid- Cáceres- Leiria Nazaré (600 Km. más corto) Madrid- Salamanca- Coimbra- Leiria (620 Km. más rápido) En avión: vuelos diarios a Lisboa (140 kms. y Oporto (216 kms. Your Hotel Spa Alco- Dónde alojarse baça. Hotel con gran encanto en medio del bosque a 12 kms. de Nazaré. Personal agradabilísimo y buen desayuno. www. yourhotelspa. com Qué comer Las almejas son una de las especialidades. Caldereta Nazarena, Arroz al Tamboril o la Açorda de marisco y, por supuesto, el bacalao. Qué comprar Pescado seco, secado al sol en la misma playa. Marisco y pescado a la plancha. adie que llegue en pleno verano a la localidad de Nazaré, en el centro de Portugal, batida por las frías y vigorosas mareas del más puro Atlántico, podría adivinar ante el bullicioso y colorista espectáculo de los turistas dorándose al sol, la devoción mariana que vive esta ciudad y la influencia que la tradición atribuye a Nossa Senhora de Nazaré en la fundación y desarrollo de la villa pescadora. El propio nombre, Nazaré, está tomado precisamente de esa imagen, de Nossa Senhora de Nazaré, que llegó por estos pagos tras una larga historia. Se dice que la estatua fue tallada por el propio San José y pintada por San Lucas. En lo que respecta a San José no parece que la afirmación pueda ser tomada muy al pie de la letra, ya que dice la tradición que éste era carpintero más de muebles que de tallas. Respecto a San Lucas, no hay documentos que lo avalen, pero tengan por seguro que cualquier nazarenho porfiará más allá de todo argumento histórico para avalar la certeza de la tradición. Lo cierto es que la talla salió de Belén de Judea en el siglo IV en el equipaje de un monje griego llamado Ciríaco, quien partió en viaje a España. Este, al parecer, se la regaló a San Jerónimo, quien a su vez se la dio a San Agustín, quien finalmente la entregó al monasterio de Cauliniana (Mérida) cuyos monjes bautizaron la imagen como Virgem Nossa Senhora da Nazaré El último traslado lo hizo Frei Romano, monje que huyó con la talla del monasterio a territorio portugués, escapando de los árabes. El fraile se asentó en el promontorio que domina Nazaré y escondió la talla bajo una piedra, donde estuvo 4 siglos, hasta que unos pastores la descubrieron en 1178. Las oleadas de peregrinos dieron el último impulso al crecimiento del poblado que comenzó a llamarse Nazaré en homenaje a la virgen. Pero no termina ahí la tradición milagrera. Cuentan que el 22 de mayo de 1180 D. Fuas Roupinho, Oporto Guarda Coimbra Nazaré PORTUGAL Sintra Lisboa Badajoz noble guerrero, alcalde de Coimbra, llegó allí con una partida de caza. Una persecución a ciegas en medio de la niebla a un venado que parecía retarle, le llevó hasta el acantilado. Incapaz de detenerse, viéndose despeñado, D. Fuas invocó a la Virgen y el caballo frenó en seco clavando sus cascos traseros sobre la roca- -se dice que aún hoy se aprecian las huellas- El venado se transformó en humo negro que atribuyeron a manifestación diabólica. Y en recuerdo del episodio, D. Fuas hizo construir una capilla dedicada a la nazarenha que es hoy la iglesia que domina desde la altura todo el pueblo. No es extraño por tanto que Nazaré achaque también a la intervención mariana el último empujón histórico que recibió la villa. Ocurrió en el siglo XVII. Y fue que las aguas del Atlántico descendieron de golpe- -en términos geológicos, por supuesto- -dejando al aire la hoy magnífica Praia de Nazaré La población se extendió progresivamente hacia la playa y comenzó a vivir en su práctica totalidad de la pesca. Hoy Nazaré es una próspera ciu- Descenso del mar En la cornisa aún se aprecian hoy las marcas que dejaron los cascos del caballo de D. Fuas Roupinho cuando milagrosamente paró en seco salvándole de la muerte dad con dos grandes fuentes de ingresos. El turismo y la pesca. Las miles de gentes en pantalón corto y chancletas paseándose por las limpias calles de la ciudad, el abigarrado gentío en las calles estrechas y frescas entre casas blancas con tejados rojos y ropa tendida, las mujerucas apostadas junto a la puerta y el letrero de Alugam- se de quienes esperan alquilar las habitaciones de sus casas a los turistas, y los restaurantes típicos llenos de comensales entre aromas de pescados a la parrilla, se superponen hoy al espíritu mariano que alumbró a la ciudad. Pero todos los años, alrededor del 8 de septiembre, Nazaré recobra el acento religioso que impregna su historia y se viste de fiesta en nombre de Nossa Senhora. La parte alta de la ciudad, el acantilado que domina sobre ella y en el que está construida la iglesia, recibe miles de peregrinos, romeros, visitantes y devotos. El funicular