Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
5 10 08 HORIZONTES Las vistosas alfombras del país cubren las campas del medieval mercado de Tolkuchka Ashjabad Un mercado turcomano Tras independizarse de la URSS, las nuevas autoridades del país llenaron la capital de Turkmenistán de colosales monumentos y gélidos palacios de mármol. Pero el alma de la urbe donde de verdad reside es en el abigarrado y colorista mercado de Tolkuchka TEXTO Y FOTOS: FRANCISCO LÓPEZ- SEIVANE Persia dominada por los ingleses. A finales del siglo XIX, Ashjabad ya relucía con modernos hoteles y tiendas de corte europeo, una estación de ferrocarril de impresionante arquitectura y una efervescente vida social, llevada a cabo principalmente por la mayoritaria población rusa, con los oficiales del ejército a la cabeza. Sin embargo, tanto glamour cosmopolita acabaría como por ensalmo la noche del 6 de octubre de 1948, cuando la ciudad entera desapareció en menos de un minuto a causa de un violento terremoto que alcanzó los nueve grados en la escala de Richter. Era la época de la férrea propaganda estalinista, cuando en la Unión Soviética no podían ocurrir desastres y las cifras oficiales hablaron entonces de 14.000 muertos. A pesar de que durante cinco años el acceso a la zona quedó herméticamen- A shjabad, la desconocida capital de Turkmenistán, ya era famosa por sus vinos hace más de dos mil años. Un terremoto la destruyó por completo en el siglo I, aunque el oasis en que se asentaba, un socorrido, buscado y muy solicitado lugar de paso de la Ruta de la Seda, hizo que los comerciantes la fueran reconstruyendo poco a poco, hasta convertirla otra vez en una próspera ciudad denominada Konyikala, que los mongoles se encargarían de arrasar en el siglo XIII. A partir de entonces, el oasis fue ocupado por tribus turcomanas para quienes la vida urbana no tenía ningún sentido. Cuando los rusos llegaron en 1881, tras la sangrienta victoria de Geoktepe, no encontraron más que un villorrio, pero los enviados del Zar decidieron establecer allí la nueva capital regional, tal vez por su estratégica situación, próxima a la