Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
5 10 08 ASÍ LO CONTÓ ABC 9 DE OCTUBRE DE 1967 El próximo jueves se cumplirá el cuarenta y un aniversario de la muerte de Ernesto Che Guevara en tierras bolivianas. Su vida ha dado pie a varias películas, la última de ellas protagonizada por Benicio del Toro. ABC cubrió con un gran despliegue el óbito del revolucionario argentino La muerte de un símbolo l acontecimiento político más importante de hoy en este continente, desde Cabo de Hornos a la frontera de Canadá es, si se confirma, la muerte del empecinado Ernesto Guevara, el Che en una oscura emboscada guerrillera con el Ejército en los bajos Andes bolivianos. El gobierno de Bolivia y su mando militar han dado anoche una nota oficial en La Paz afirmando la muerte del Che y prometiendo pruebas de la misma, es decir, la exhibición del cadáver. Después de las fotografías y los documentos ofrecidos por el ministro del Exterior boliviano en el curso de la conferencia de cancilleres de la Organización de Estados Americanos, en Washington, quedaron pocas dudas de la presencia de Ernesto Guevara en las estribaciones bolivianas de los Andes. Personalmente, después de ver los documentos exhibidos en la panta- E lla de la O. E. A. hace dos semanas, los pasaportes falsos, dos o tres fotos del Che en el campo, con su gente, sus señales digitales, su caligrafía comparada en las cartas a su madre y las notas de su diario de campaña, creo que, en efecto, Guevara se encontraba en Bolivia dirigiendo a las guerrillas contra el gobierno de La Paz. Me quedó la duda del por qué un revolucionario tan inteligente como el Che dejaba tras de sí papeles tan comprometedores, pero los documentos exhibidos por el ministro me impresionaron. El Che en efecto, estaba o estuvo en Bolivia. Se ha afirmado que estaba enfermo, que su asma y su reumatismo, en la humedad caliente de los bosques bajos, lo tenían inutilizado hasta el punto en que había que moverlo en unas parihuelas. El comunicado boliviano afirma que Guevara pereció en una escaramuza con las fuerzas del Ejército regular el pasado domingo, cer- ca de la población de Valle Grande. Valle Grande se llenó ayer de corresponsales de Prensa, pero hasta ahora, mientras comunico, ninguno de ellos parece haber visto el cadáver del guerrillero argentino. El gobierno promete trasladarlo a Camiri, una de las bases de operaciones del Ejército, o a La Paz, capital de Bolivia. Guevara, según los in-