Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10- 11 D 7 LOS DOMINGOS DE Un grupo de personas muestra fotos de niños afectados por los productos lácteos contaminados frente al consulado chino en Sidney. El último escándalo de salud pública aparecido cumplimiento de las normas de calidad y sanidad resulta crucial no sólo para los consumidores chinos, sino para el resto del planeta. Sin embargo, el escándalo de la leche adulterada con melamina, que ha intoxicado a 54.000 bebés en el coloso oriental y causado la muerte a cuatro de ellos al provocarles piedras en el riñón, ha hecho saltar las alarmas en los cinco continentes. Tomaremos las medidas oportunas para revitalizar la industria alimentaria y garantizar que nuestros artículos son seguros ha prometido el primer ministro, Wen Jiabao, quien criticó la falta de ética de los empresarios implicados en el fraude. Pero no es la primera vez que sucede algo así. Sin ir más lejos, en 2004 otros 200 niños chinos sufrieron malnutrición y al menos 12 perdieron la vida al ser alimentados con una leche en polvo que no contenía elementos nutritivos. Era sólo el primer aviso de la tragedia que ocurriría cuando se descubrió que, desde diciembre de 2006, al menos un centenar de personas- -365 según otros cálculos- -habían fallecido en Panamá por tomar un jarabe contra el resfriado elaborado con sustancias procedentes de China. En vez de curarlos, el medicamento los llevó a la tumba. El motivo es que no contenía glicerina, que da un sabor dulce a los jarabes, sino un disolvente industrial más barato que se utiliza en los anticongelantes. Casi al mismo tiempo, en marzo de 2007, numerosos perros y gatos de EE. UU. perecieron al ser alimentados con una comida para animales que también contenía melamina, el componente químico que ha vuelto a aparecer en la leche y que es habitual en plásticos y fertilizantes. Debido a su alto porcentaje de nitrógeno, dicha sustancia es diluida en la leche y otros alimentos para aparentar que tienen más proteínas, cuando en realidad puede resultar letal. Además, el veneno no sólo afec- tó a las mascotas, sino también a 2,7 millones de animales de diversas granjas de Indiana, por lo que las autoridades temen que algún día dichas sustancias tóxicas se cuelen en la cadena alimentaria humana. Una posibilidad que ha vuelto a surgir con el fraude de la leche, que ha traspasado fronteras y se ha extendido a derivados lácteos, como las chocolatinas de Cadbury o Snickers, los caramelos de M Ms, las galletas de Oreo o las golosinas de White Rabbit. Igual de masivo fue el escándalo que, el pasado verano, obligó a la multinacional Mattel a retirar 21 millones de juguetes por los altos niveles de plomo de sus pinturas, perjudiciales para los niños. Aunque, posteriormente, la empresa reconoció que el fallo de diseño era suyo, el Gobierno chino prohibió a 764 firmas jugueteras exportar sus productos debido a su mala calidad. Ni siquiera la pena de muerte aplicada en julio de 2007 al anterior máximo encargado de velar por la calidad de los alimentos y fármacos, Zheng Xiaoyu, acabó con los fraudes. En una sentencia ejemplar, este funcionario corrupto fue condenado a muerte por aceptar 616.000 euros en sobornos a cambio de dar su visto bueno a productos que no cumplían las normas, entre ellos un antibiótico que causó la muerte de diez personas en China. Pero, tras su ajusticiamiento, estalló el escándalo de los dentífricos tóxicos, que llevó a la UE a prohibir las marcas Spearmint y Trileaf Spearmint Asimismo, cientos de consumidores japoneses resultaron intoxicados por comer dumplings (raviolis rellenos) importados del gigante asiático. Según la Administración General para la Supervisión de la Calidad, el 20 de los productos chinos no cumple los requisitos de seguridad. Muchos de ellos pasan cada día por nuestras manos haciéndonos más fácil y barata la vida, pero también más peligrosa y breve. REUTERS En marzo del año pasado, numerosos perros y gatos de Estados Unidos. murieron por una comida para animales que contenía melamina ABC ABC Alimento para mascotas con melamina Jarabes con sustancias peligrosas En 2007 un centenar de personas en Panamá murieron por un jarabe contra el resfriado elaborado con sustancias peligrosas procedentes de China Dos marcas de dentífrico chino fueron prohibidas en 2007 por temor a que contuvieran glicol dietileno, sustancia con riesgo para la salud AP Dentríficos prohibidos