Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
5 10 08 ACTUALIDAD El uruguayo Carmelo García posa con los papeles del retorno voluntario para inmigrantes. Regresa a Montevideo Inmigrantes Hacer el petate o resisitir ser revisado por el Consejo de Estado. El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, prevé que la normativa esté en marcha en noviembre. El plan favorecería a los inmigrantes procedentes de los 19 países que tienen convenios en materia de Seguridad Social con España, y afectaría sobre todo a ciudadanos ecuatorianos y marroquíes. La prestación se recibiría en dos plazos. El primero, del 40 por 100 del total, en España; el 60 por 100 restante, al mes siguiente, ya en su país de origen. Para obtener el dinero el inmigrante debe renunciar a sus permisos de residencia y trabajo. Asimismo, debe comprometerse a no volver a España en los tres años siguientes. Pasado ese tiempo, puede volver a solicitar la entrada para trabajar, pero el Gobierno no garantiza en ningún caso ese regreso. Si la petición se produce a los cinco años de haberse acogido a este retorno, el Ejecutivo se compromete a darle prioridad en los programas de contratación en origen. En tal caso, además, podrá recuperar la condición administrativa que tenía antes de su repatriación. Por ejemplo, si cuando se fue tenía residencia permanente, al volver no recibirá un permiso inicial, sino permanente. Las asociaciones de inmigrantes miran esta medida con desconfianza, algo así como una forma de darnos boleto con elegancia aprovechando la crisis y creen que la previsión inicial del ministro (más de un millón de posibles solicitantes) es un auténtico disparate. La gente no suele tomar decisiones que afectan a su familia, su trabajo y su calidad de vida de forma precipitada apunta Dora Aguirre, presidenta de la Asociación hispano- ecuatoriana Rumiñahiu. Los inmigrantes forman un sector muy vulnerable. La mayoría de los ecuatorianos piensa que la situación económica no es alentadora en España, pero que las prestaciones sociales son mejores aquí que en su país. Algunos harán el equipaje, pero la mayoría resistirá Entretanto, el Ejecutivo ha tenido que rebajar las expectativas de su operación retorno hasta poco más de 10.000 personas. Luis Rolendio piensa que conseguir trabajo en Ecuador es ahora imposible. Hay manifestaciones a diario, el transporte está paralizado... Lleva en España desde 2004 y se ha movido entre Barcelona (donde viven su ex mujer y sus tres hijos) y Madrid. No he tenido más que trabajos temporales: conductor, repartidor de bebidas, albañil en las torres de Chamartín (Madrid) ayudante de electricista en la T 4 de Barajas... Estar en paro es malo; sin embargo, llevo peor la soledad y el desarraigo Luis Rolendio está en los sitios como si ya se hubiera marchado de ellos. Reflexión antes de decidir Cola en una oficina del Inem, en Madrid (Viene de la página anterior) sar para la cámara. Ni tampoco los otros compatriotas marroquíes (o no, porque en esta asociación se atiende a cualquier inmigrante) que esperan su turno. No es porque algunos no tengamos papeles. Es por vergüenza sugiere una voz. Francisco, un peruano con 4 años de estancia en nuestro país, empleado de la construcción, accede a retratarse siempre y cuando no se me reconozca Por dos días no alcancé el paro. Propuse a mis patronos que trabajaba gratis una semana y no accedieron. Llevo dos meses rastreando sin suerte. Si la mala racha se alarga, tendré que regresar a mi país Ahora el Gobierno español lo pone fácil, en teoría. De las puertas abiertas para la entrada hemos pasado a las puertas abiertas para la salida. Y de par en par. El Consejo de Ministros aprobó hace un par de semanas el plan para el retorno voluntario de inmigrantes desempleados. Se pretende que la legión de extranjeros que se están viendo afectados por la crisis tengan la posibilidad de cobrar todo el subsidio de desempleo de una vez a cambio de hacer el petate y regresar a sus países de origen. El decreto aún no ha entrado en vigor, ya que debe