Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6- 7 D 7 LOS DOMINGOS DE 298.870 parados... y subiendo El Inem ha hecho públicos los datos esta semana. Septiembre 2008: 2.625.368 parados en España, de los que 298.870 son extranjeros (192.733 hombres y 106.137 mujeres) En un año, 128.289 inmigrantes se han incorporado a esta lista, lo que supone un aumento del 75 por 100. En el último mes, 18.572, un 6,6 por 100 más. El sector servicios es el más afectado, con 140.354 desempleados; la construcción ocupa el segundo lugar, con 88.710. Por comunidades autónomas tenemos a Cataluña con 61.067 parados, seguida de Madrid (51.875) Comunidad Valenciana (41.239) y Andalucía (37.133) A las estadísticas oficiales habría que añadir otras difícilmente cuantificables: ¿cuántos extranjeros en situación irregular deambulan por las calles en busca de un estipendio que les permita, al menos, sobrevivir? ¿Otros 300.000? ¿Más? Karen Janet y Leidy Gloria, hermanas, peruanas, han engordado las listas del Inem durante este año. Karen está separada y tiene dos hijos. Uno, de seis años, está en Perú con la abuela Me lo quiero traer cuando mejore mi situación el otro, de 3, vive aquí con ella. Ha trabajado de teleoperadora, de cajera en una gasolinera y en un supermercado, de almacenista en El Corte Inglés... La situación ahora es muy dura. La prestación se me agota y si no consigo pronto un empleo no sé qué voy a hacer. Sin embargo, las cosas pintan bastante peor en Perú según le cuentan sus parientes. Me quedo en España. La crisis económica no puede durar siempre, ¿verdad? gotá. Hasta ahora se ha ganado la vida como repartidor y cargando material en conciertos. No vine para hacer de estibador o de camarero todo el tiempo. Soy músico y tengo planes, dar clases particulares, producir melodías para cortometrajes y vídeos promocionales... Gran parte del futuro de mi gremio pasa por la informática musical. Lo que sucede es que ahora las cosas no están para alardes, pero soy de los partidarios de resistir Álvaro Zuleta, director general de Aculco, tiene trabajo extra estos días. Y Rocío, una de sus colaboradoras, no despega la oreja del teléfono. La gente llama preocupada. ¿Hay motivos para ello? Hay crisis, sí, pero el impacto mediático y la alarma social también están haciendo lo suyo señala Zuleta. Los inmigrantes tienen más iniciativa que los españoles a la hora de buscar trabajo, porque están acostumbrados a la inestabilidad, a pasar apuros, y saben que moverse y no rendirse es la clave. Muchos tienen aquí a su familia, incluso sus hijos han nacido en España; por lo tanto, no hablamos sólo de trabajo, sino de proyectos de vida. Veo poco probable que esas personas deseen regresar a sus países a no ser que la situación se haga irrespirable. Otra cosa es la situación de los irregulares. Es el sector más vulnerable. Con la mala situación económica el mercado se ha cerrado para ellos. El Gobierno debería buscarles una solución, aunque ésta no pase necesariamente por una regularización masiva Otro síntoma: en la puerta de una conocida cadena de muebles y accesorios para el hogar se han instalado últimamente extranjeros sin trabajo. Se ofrecen a los clientes para ayudarles a cargar las pesadas compras en sus vehículos y, en el caso de que hayan adquirido los típicos muebles- mecano, a montárselos en casa. Las oportunidades se buscan hasta debajo de las piedras. Las ofertas duran poco afirma Kamal Rahmouni, presidente de la Asociación de Trabajadores e Inmigrantes Marroquíes en España (Atime) Antes los candidatos se lo pensaban más; ahora les ofreces algo y lo cogen inmediatamente, no vaya a ser que el que les sigue en la cola tenga menos prejuicios. Trabajo hay. El problema son las condiciones En Atime han detectado que se envía menos dinero a los países de origen. Rahmouni recuer- Se acepta cualquier trabajo No rendirse es la clave da, además, que el mes sagrado del Ramadán implica un gasto extra para los musulmanes Mohamed y Mourad no pueden afrontar extras. Son amigos y están juntos en esto de la crisis. El primero nació en Beni Mellal, capital de la región de Tadla- Azilal, en el centro de Marruecos. Lleva 4 años en España y se lanzó a la aventura porque su hermano le precedió y le fue razonablemente bien. Soy soldador y siempre he tenido trabajo... hasta que llegó 2008. Llegué a cobrar el paro, pero ya se me ha acabado. Mis familiares de Marruecos me preguntan qué tal está la situación, y les digo que chunga, pero sin cargar las tintas porque allí están mucho peor. Así que algunos no descartan venir Mourad, natural de Casablanca, llegó hace 6 años. Vinculado desde siempre al ladrillo, lleva 6 meses en el dique seco. Se lamenta de que le faltan dos meses de cotización para, al menos, cobrar el subsidio. Los de la oficina de empleo sólo me llaman para hacer cursillos. ¿Para qué demonios quiero un cursillo? Necesito dinero. Mi mujer, que es española y ha trabajado de reponedora, también está en el paro. Tenemos una hija pequeña y todos los problemas del mundo Los amigos pasan un buen rato sentados frente a una de las ángeles de la guarda de Atime, negociando una solución. En la mampara que los separa del resto hay un cartel donde aparecen dos personas sentadas en una playa. Se ve el mar azul, un poco picado, y más allá el litoral del mundo rico. El cartel reza: El Estrecho. Aguas de la muerte. Mar de la esperanza Mohamed y Mourad no quieren po (Pasa a la página siguiente) trabajar por mi cuenta como fontanero. Al principio me fue bien: compré una furgoneta e, incluso, contraté a algunos ayudantes. Las cosas cambiaron hace unos meses. Los encargos empezaron a escasear. Hasta que me robaron el coche con todas las herramientas. Eso fue la puntilla. Estuve trabajando en Argentina durante 20 años y viví el corralito Ya sé que esta película no es igual y que el Gobierno no para de alabar el sistema financiero español, pero me estoy sugestionando Ha acudido a contactos, por desgracia amiguetes de tomar un café y poco más y a Aculco para pedir asesoramiento. Muestra los papeles del retorno voluntario. Ya no hay marcha atrás. En pocos días estará en Montevideo. Esta asociación, como tantas otras de inmigrantes en nuestro país, ha visto aumentar el trasiego a principios de curso. Personas en busca de un empleo, de un consejo, de una pista, de esperanza. Como Ángel Romero, colombiano, 29 años. Técnico de sonido. Aterrizó hace un año con su novia desde Bo- Oficinas de Atime, en Madrid. Un lugar al que acudir en busca de ayuda