Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 9 08 EL ZOO DE PAPEL RADAR Woody Allen: las uvas, en Murcia No resulta fácil imaginarle en Times Square, torturado por el ruido, los neones, las serpentinas y la fiebre aparentemente feliz de la multitud un 31 de diciembre, el próximo. Tampoco tiene aspecto de celebrar la Navidad en pantuflas, junto al árbol y las luces tintineantes, armando los juguetes que haya tenido a bien dejar Papá Noel. En diciembre y enero, Woody Allen estará de gira por Europa en compañía de la New Orleans Jazz Band, y el día 31- -Nochevieja, las uvas, las doce campanadas- -lo pasará en el hotel Intercontinental La Torre Golf Resort de Murcia, en el tajo, con su clarinete y su orquesta. Jazz para cruzar el año. Allen, Eddy Davis (banjo) Conal Fowkes (contrabajo) Robert García (batería) Cinthya Sayer (voz y piano) Simon Wettenhall (trompeta) y Jerry Zigmont (trombón) se reúnen a las 20.45 de cada lunes del año en The Carlyle (en la esquina de la calle 76 con Madison Avenue, Nueva York) un café hotel que muchos músicos y algunos políticos (Truman, Kennedy, Johnson, Nixon, Carter o Reagan) han considerado su segunda casa. También lo es para Woody, desde luego, tan encantado últimamente de pasearse por España y tan poco amigo de la Administración Bush. Si Barack Obama no gana será una humillación y una vergüenza nacional ha dicho estos días. J. F. ALONSO Dos de los retratos de Avedon expuestos en Washington. El ex presidente Reagan, izquierda, y Karl Rove, polémico ex asesor de Bush Avedon No hay constancia de que la preocupación política de Woody Allen le haya llevado a dejarse tentar por un prometedor juego de simulación política en el que cada participante se convierte en un director de campaña en busca de la Casa Blanca. En The Political Machine (hay una versión gratuita en www. politicalmachine com, y otra de pago para PC que cuesta 19,95 dólares) podemos elegir entre uno de los candidatos Woody Allen y su banda, en España, y la política como juego que pugnan por el poder real o bien inventarnos otro. Cada jugador trabaja con estadísticas y mapas auténticos, con herramientas para cambiar el curso de la contienda, con votos en disputa en cada estado. Al cabo, un cóctel de política ficción y entretenimiento con un argumento absolutamente verosímil al que entregarse un fin de semana como éste, quizá con un solo de clarinete como música de fondo. Un visionario archiva los rostros del poder La exposición del fotógrafo Richard Avedon en Washington es un impagable retrato de EE. UU. De sus personajes. De sus miserias POR ROSA BELMONTE ace un par de semanas se inauguró en Washington Retratos de poder la exposición del fotógrafo Richard Avedon. América colgada de la pared. Para asombrar, asustar y despertar admiración. El más grande retratista ofrece la más grande galería de personajes destacados (también alguno anónimo) del siglo XX estadounidense. Incluso del XXI (su último proyecto tuvo como objeto la fauna en las elecciones presidenciales de 2004) La serie La familia encargada en 1976 por Rolling Stone pone contra la pared en 69 piezas al poder político, periodístico o económico de la época, incluyendo a todos los que todavía no eran presidentes (Carter, Reagan o Bush padre) a Rose Kennedy o a Katherine Graham, la editora del Washinton Post con las gafas en el brazo. Antes, en 1969, había retratado (en piezas enormes) la disidencia y la contracultura en el grupo de los Siete de Chicago, donde estaba Tom Hayden, el marido político de Jane Fonda. Los retratos de artistas también son impresionantes. Y no lo digo por el de Rudolf Nureyev recién desertado de la Unión Soviética y desnudo (a la vista del tamaño parece más bien un disparo de Robert Mapplethorpe) Me refería al de Patti Smith (1998) que ofrece la magnífica oportunidad de comprobar de cerca la espesura de su increíble bigote. Con lo mona que es H