Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 9 08 ASÍ LO CONTÓ ABC 24 DE OCTUBRE DE 1929 La caída de la bolsa de Nueva York comenzó ese día, conocido como el Jueves Negro, y produjo la recesión económica más importante de EE. UU. El artículo de Juan Pujol publicado poco después en ABC narra el drama bursátil con una visión cáustica y demoledora El drama del jugador U n periódico extranjero ha relatado el drama que la semana pasada se desarrolló en un transatlántico, procedente de Nueva York con rumbo al Havre, lleno de yanquis, que embarcaron ricos y se encontraron empobrecidos al llegar al puerto francés. Los radiogramas les fueron anunciando durante los tres días últimos de la travesía el pánico de la Bolsa neoyorquina, y por minutos el desmoronamiento de sus respectivas fortunas. Las damas, cubiertas de brillantes, sollozaban desesperadas. El médico de a bordo no bastaba para administrar los antiespasmódicos. Los hombres, que al entrar en el barco imponían por su prestancia y su impasibilidad señorial, perdida la compostura se interpelaban a gritos, se agrupaban pálidos o apopléticos ante la cabina de la telegrafía sin hilos, luchando por enviar sus órdenes e instrucciones, o se deja- ban caer anonadados y sombríos en las butacas, atónitos ante la tragedia que se estaba desarrollando a miles de kilómetros, y de la que iban teniendo noticia detallada, como si asistieran desde lejos, impotentes para remediarlo, a un incendio en que se estuviera convirtiendo en pavesas su caudal. Y, una vez en tierra francesa, abandonaron el buque precipitadamente, para cablegrafiar, para evadirse de la atmósfera ominosa en que habían terminado un viaje emprendido con la intención de que fuese de placer. Drama moderno, que a ningún autor se le había ocurrido llevar a un filme, y que daría idea del frágil artificio sobre que se desenvuelve la vida social contemporánea, si la experiencia que los Estados Unidos representan en el mundo, aunque por el momento tenga buen éxito, no fuera cosa excepcional. Esta opulenta mesocracia norteamericana, que abruma un tanto a Europa con su actitud, procede