Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 9 08 FIRMAS considerar un hombre cercano al PSOE. Su prestigio es generalizado y ha pasado casi treinta años de su vida profesional en la Audiencia Nacional sin que le hayan puesto un pero a su carrera y a sus iniciativas. Por cierto, Zapatero y Rajoy se vieron antes del verano en la famosa entrevista de Moncloa, pero después de esa reunión oficial y fotografiada, hablan bastante más a menudo de lo que la gente cree. Y eso es bueno. Como es magnífico que la sintonía entre Rubalcaba y Trillo funcione como funciona: muy bien. Estos días de atentados y de preocupación los dos políticos han analizado la situación con sensatez, con sentido del Estado, y cambiando impresiones sincera y positivamente. Que se entere ETA: de nuevo hay unidad contra el terrorismo. No sé yo si habrá pacto escrito, pero lo que sí hay es deseo y voluntad de PSOE y PP de que no haya ni una sola fisura en la pelea conjunta contra los terroristas. Y casi mejor no poner el acuerdo sobre el papel, negro sobre blanco, no vaya a ser que por una frase o un quítame allá ese calificativo se venga todo abajo y empiecen las discrepancias. Al PSOE se le ve tranquilo. Cuentan con encuestas que les permite estarlo: en Galicia las cosas van a quedar más o menos como la última vez, lo que permitirá a Touriño seguir en el gobierno con el apoyo del Bloque, y en el País Vasco se ven con posibilidades de gobernar. Por lo visto los atentados de ETA están afectando el voto nacionalista, además del polémico plan Ibarretxe. Hay personas que siempre han votado PNV que empiezan a estar hartas de que ETA siga matando y hartas de que Ibarretxe dedique más empeño a su plan que a ayudar en la lucha contra ETA y sus afines. Y esa gente harta, piensan en el PSOE porque se lo dicen sus encuestas y sondeos, podría inclinarse hacia el PSE para ver si cambia el panorama. Veremos qué ocurre finalmente en las autonómicas de marzo- abril, pero no sería mala cosa que hubiera por primera vez un gobierno no nacionalista en el País Vasco. Está demostrado que los sucesivos gobiernos del PNV han puesto más empeño en profundizar en el autogobierno que en pelear contra los etarras. La economía continúa impregnando la vida política, y cada cual hace la lectura de la crisis según le conviene. Produce sana envidia que Obama y McCain hayan escenificado su decisión de apoyar medidas polémicas para paliar la crisis, llevados por su deseo de pensar en los ciudadanos más que en sus intereses electorales. Qué envidia, qué tiempos aquellos de los Pactos de la Moncloa... Cuánto ha llovido desde entonces, y no siempre para bien... Tranquilidad del PSOE Baltasar Garzón aspira a algo más de lo que ya tiene. A alcanzar un puesto u honor más alto CHEMA BARROSO PUNTO Y SEGUIDO Caras raras POR PILAR CERNUDA uando preguntas, tanto en el Partido Socialista como en el PP, si Garzón tiene alguna posibilidad de ser presidente de la Audiencia Nacional en sustitución de Carlos Dívar, te miran con una cara rara. No responden ni sí ni no ni todo lo contrario, simplemente ponen cara rara. Si indagas un poco más tratando de saber qué hay detrás de ese gesto, da la impresión de que no, de que no van por ahí los tiros, pero cualquiera sabe. Garzón aspira a algo más de lo que tiene, no es ningún secreto; se movió para conseguir el premio Nobel de la paz, sin éxito, y también para un alto cargo en el Tribunal Internacional, también sin éxito. Y ahora... pues a ver, pero no se C ve mucho entusiasmo en los que podrían auparle a ese importante puesto. La sorpresa Dívar ha demostrado una vez más que en política más vale hacer pocas especulaciones, las justas; ha habido patinazos monumentales y más vale no recordarlas porque todo periodista y todo agorero tiene varios en su haber. El nombre de Dívar no había salido en ninguna quiniela, y tampoco en ninguna conversación de los negociadores de la composición del nuevo Consejo General del Poder Judicial. Lo sacó Zapatero a Rajoy cuando regresaban los dos del funeral en Las Palmas por las víctimas de Spanair. Rajoy, imaginamos, se quedó sorprendido por el nombre. A Dívar nadie le puede