Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26- 27 D 7 LOS DOMINGOS DE Frigiliana Torres mudéjares De las varias rutas que salen de Frigiliana la más bella es, sin duda, la mudéjar en la que destacan los pueblos blancos de Árchez, Sedella, Canillas de Aceituno y Salares. Todos tienen magníficas torres mudéjares, que anteriormente fueron mezquitas y que tras la conquista cristiana fueron encaladas y convertidas en campanarios de iglesia. En la actualidad, el ladrillo mudéjar vuelve a lucir en todo su esplendor. Las más bellas torres son las de los pueblos de Árchez y Salares, que destacan sobre una geografía de casas de arquitectura típicamente morisca. La villa malagueña de las tres culturas Un año más Frigiliana, uno de los más bellos pueblos andaluces, en la Axarquía malagueña, fue escenario del Festival de las Tres Culturas: árabe, judía y cristiana TEXTO Y FOTO: CÉSAR JUSTEL veces un burro cargado de leña se cruza por las empinadas calles con grupos de japoneses, alemanes, británicos o escandinavos. El animal y su dueño posan y aguantan estoicamente ante las cámaras de los turistas y, parados, parecen esperar al próximo grupo que, jadeando, sube la empinada cuesta. Podría creerse que han sido puestos allí para dar más exotismo al lugar, pero no es así. Frigiliana ha conservado sus antiguas costumbres- -vive en buena parte de la agricultura y el animal y su dueño son genuinos, auténticos trabajadores locales- pero se ha adaptado a los nuevos tiempos y tampoco pierde de vista la atracción del turismo. Su aspecto no ha cambiado después de que la mayoría de los moriscos fueran expulsados, cuando, tras su levantamiento y definitiva derrota, la zona se repobló con cristianos llegados casi todos de Jaén. Las tres culturas- -cristiana, musulmana y judía- -dejaron su inde- A Pistas Accesos. A 57 km de Málaga y 6 de Nerja. El camino más bonito es una carretera llena de curvas por Torrox Alojamientos. Muy recomendables las casas rurales como la de Oliver (al lado de la Iglesia) Tel. 679 383 643. La Posada Morisca (a 3 kms, hacia Torrox) Tel. 952 234 151. Almazara (carretera a Nerja) Tel. 952 534 200. Para comer. Platos del lugar, como potajes de verduras, migas o choto al ajillo. En cuanto a vinos, el que llaman del terreno: seco o dulce. El más antiguo restaurante es El Mirador, situado en lo alto, desde donde se contempla una de las mejores vistas de la villa. Otros son Jaime, Nekane, Tangay, Garden o Santo Cristo. Una muchacha ejecuta una danza morisca en las calles de la ciudad leble huella en la localidad, y Frigiliana aún sigue siendo el mismo pueblo de casitas blancas que se empinan en estrechas callejas escalonadas sobre la montaña. La localidad entró en la historia por ser el último reducto de los moriscos sublevados del antiguo reino de Granada. Y la historia de aquella revuelta aún se puede apreciar en la serie de azulejos empotrados en varias de sus calles. A la puerta de sus casas las mujeres charlan o hacen pequeñas labores, indiferentes a los visitantes. Más arriba del cuartel queda la parte más pintoresca, la más morisca. La zona baja es más moderna, aunque no hay ni un rincón que desentone. Frigiliana es pueblo que ha sabido hacerse turista sin perder su sabor antiguo. Sus antiguos habitantes ya supieron ver la importancia del enclave. Prueba de ello son los restos arqueológicos del cercano cortijo Cerrillo de la Sombra, de 3.000 años de antigüedad. La mayor parte de tales vestigios se atesoran en el pequeño museo arqueológico de la localidad. En cuanto llega el autobús que sube desde Nerja, llega la animación que imprimen al pueblo sus visitantes y turistas, que recorren sus rincones históricos- -El Zacatín, El Torrejón... leen la historia narrada en sus azulejos y comen en sus restaurantes. Al atardecer, vuelve la tranquilidad. Es entonces cuando, ya en la más hermosa soledad, conviene tomarse unas tapas de choto, unos callos, o unas migas en La Alegría del Barrio o en el Virtudes. O cenar en las mesas de la plaza de la Iglesia o en la del Ingenio. La mejor vista se obtiene camino de Torrox con los rebaños de ovejas pastando en las laderas. Ahora, a finales de septiembre, una vez terminada la vendimia, se puede ver cómo los campesinos colocan las uvas en los paseros repartidos por las laderas de toda la Axarquía de donde saldrá el famoso moscatel.