Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
21 9 08 FIRMAS Éste será el año de Cospedal. En sólo tres meses ha aprendido sobre el PP lo que otros han tardado años CHEMA BARROSO PUNTO Y SEGUIDO Mujeres del PP POR PILAR CERNUDA T iene mérito Esperanza Aguirre, pocos políticos han demostrado más capacidad de reacción para corregir errores, desfacer entuertos y sacar cabeza cuando tantos te daban por desaparecida o casi desaparecida en combate. Su congreso regional ha sido un ejemplo de cómo se pueden enderezar caminos que estaban torcidos. Con los vaivenes, dimes y diretes de las tumultuosas relaciones de Esperanza Aguirre y Alberto Ruíz Gallardón habría para escribir un libro. O varios. Libro sobrecogedor el que ha escrito la periodista Reyes Monforte sobre el caso de la abogada valenciana María José Carrascosa. No podemos quedarnos cruzados de bra- zos tras conocer las vivencias de esta mujer que lleva casi dos años en una cárcel de New Jersey sometida a toda clase de penurias, e incluso vejaciones, a pesar de que la Justicia española le ha dado la razón y toda la razón. Señora vicepresidenta de gobierno: estamos ante un caso de malos tratos físicos y psicológicos por parte de un ex marido que la engañó y estafó, un marido con antecedentes delictivos que ella desconocía, que ha utilizado todas las males artes posibles para conseguir su arresto y que ahora abusa de la influencia de su nueva mujer, policía, para intentar machacar en vida a María José. Señora vicepresidenta, ya que ha demostrado su preocupación por las mujeres maltratadas: ¿por qué no dedica solo cinco minutos a anali- zar el expediente de esta abogada valenciana que sufre un calvario desde hace años ante la indiferencia de autoridades consulares y del ministerio de Justicia? Atrévase a leer el libro, quedará conmocionada ante una historia de maternidad, desamor, divorcio y violencia extrema. El abogado y juez ¿o ex juez? Gómez de Liaño ha llamado a Reyes para ofrecer su colaboración profesional si era necesaria. Como a tantos y tantas, la historia de María José Carrascosa tan crudamente contada le ha llenado de estupor, consternación y necesidad de hacer algo, lo que sea, con tal de sacarla del infierno. Y seguimos con libros. Valiente el escrito por el veterano José Luis Torre Murillo, el más veterano de los cronistas vascos. El problema no es ETA Bueno, explica que es ETA pero sobre todo determinados conceptos del nacionalismo. No estamos ante unas reflexiones fáciles de asumir, probablemente porque cuenta verdades como puños y la verdad no siempre es cómoda. En esas páginas aparece desde el significado real de las palabras nación, pueblo y Estado, hasta el papel que han jugado los nacionalismos en Europa, o el papel de la Iglesia vasca, asunto que José Antonio Aguirre llegó a tratar con el Papa en una audiencia concedida en el año 36. 2008 es el año de Cospedal, la mujer elegida por Rajoy para hacerse cargo de la secretaría general del PP. Quien pensaba que colocaba de número dos a una mujer manejable, bisoña en política, se ha equivocado de medio a medio, lleva la secretaría con mano enérgica y nada dubitativa y en solo tres meses ha aprendido sobre el PP lo que otros no han sabido comprender en años. De ella salen la mayoría de las iniciativas del partido y todo apunta a que en próximas elecciones habrá sorpresas, los candidatos cantados a lo mejor no están en las listas; Cospedal tiene muy claro qué es para ella renovación y de qué manera se debe encarar el futuro si se pretenden mejorar sensiblemente los resultados. Algunos la ponen de vuelta y media por su doble lenguaje respecto al agua. Defiende una posición como dirigente del PP de Castilla La Mancha y otra muy distinta como dirigente del PP nacional. Que no cunda el pánico: antes de apoyar el texto del estatuto que establece un calendario para el trasvase del Tajo a tierras de Levante, Cospedal telefoneó a Francisco Camps y a Ramón Luis Valcárcel, a los que explicó lo que hacía, por qué y las consecuencias de su posición dentro y fuera de Castilla La Mancha. Y la comprendieron, la prueba es que los presidentes de Valencia y de Murcia no han dicho una sola palabra contraria a Cospedal. Saben de sobra que no siempre es posible defender lo mismo en distintas regiones.