Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 D 7 LOS DOMINGOS DE Mujeres con jarras... de Jibrail Jabur. Siria, 1950. Colección AIF Norma Jabbur mo Nuevas amistades de García Hortelano o, aún mejor, de El Jarama de Rafael Sánchez Ferlosio. ¿Y qué decir del grupo de estantiguas con ánforas o jarras captado por Jibrail Jabbur en la Siria de 1950, que contrasta con la ligereza de ropas de las Bailarinas con globos que Armand vio con agrado en El Cairo el mismo año en que concluyó la II Guerra Mundial. ¿Una realidad desaparecida? La propia Zeina Arida se encarga de hacer historia: La fotografía fue introducida en el mundo árabe por fotógrafos europeos que viajaron a la región a mediados del siglo XIX para tomar imágenes de yacimientos arqueológicos y paisajes bíblicos. Hacia finales de la década de 1860, los jóvenes indígenas que habían trabajado como aprendices de los pioneros europeos empezaron a tomar sus propias imágenes. La producción local se intensificó después de que Yessai Garabedian, el patriarca armenio de Jerusalén, abriera en esos años el primer laboratorio fotográfico de la región. A los pocos años, la actividad fotográfica se multiplicó, sobre todo a raíz del masivo éxodo de armenios (muchos de ellos fotógrafos) desde Turquía hacia tierras árabes. Este éxodo proporcionó la mano de obra necesaria para satisfacer una verdadera ansia fotográfica, especialmente tras la invención y la llegada a la zona de las cámaras Kodak entre 1880 y 1890 La directora de la Fundación Árabe de la Imagen explica que se optó por no incluir en sus fondos imágenes de viajeros europeos porque cuando la institución fue creada, en 1997, el objetivo era coleccionar, preservar y estudiar el desconocido legado fotográfico de la región. es decir, el trabajo de los fotógrafos locales, fueran árabes o extranjeros instalados en tierras árabes. La obra de los viajeros europeos no despertó el interés de los miembros fundadores de la FAI por varias razones: esas imágenes ya estaban a salvo en museos y colecciones europeas y americanas, y además esas fotografías no mostraban la realidad del mundo árabe, sino una imagen, una idea que esos viajeros tenían de lo que era el mundo árabe Zeina se encarga de disipar las últimas dudas: La colección de la FAI muestra una faceta diferente de las sociedades de Oriente Medio que han sido oscurecidas por imágenes esterotipadas. La gente que vive en la región considera nuestra colección como un importante repertorio que ayuda a luchar contra la percepción general que se tiene de Oriente Medio. Los visitantes suelen reconocer el tipo de fotos que tenían en sus álbumes familiares, o por el contrario se quedan muy sorprendidos de ver aspectos de su país y región de los que no tenían la menor idea La producción local se intensificó después de que Yessai Garabedian, el patriarca armenio de Jerusalén, abriera hacia 1860 el primer laboratorio fotográfico de Oriente Medio